Sapal, murieron cinco

“…alguien, algunos, debieran levantar la mano en favor de los deudos...”

Tigres de Papel
Tigres de Papel
Sapal, murieron cinco

Algo está muy podrido ya en el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León, el sapal.

A las denuncias de raterías continuadas y corruptelas sistemáticas y negocios inmorales a la primera oportunidad, denunciados y documentados públicamente en los años recientes, se suma ahora la muerte de cinco trabajadores en hechos en los que se pretender ocultar la negligencia criminal en una forma que insulta la inteligencia.

El consejo del sapal, como el de Desarrollo Urbano, como el patronato de la feria del pueblo, es uno de esos entes que se convirtieron en botín de los apellidos frecuentes en las páginas de sociales y a cuyos asientos, en casos francamente lastimeros, les han dado incluso un carácter no oficial de hereditarios.

En el sapal en concreto, paramunicipal que restregó siempre al resto de la burocracia de la ciudad su propio club deportivo —allí pegado a la cortina de la presa 'del Palote'-, despachó un director que durante muchos años cobró un sueldo superior al de los propios alcaldes. Nadie en el mundillo de la política local niega al sapal su condición de 'burocracia dorada' del aparato municipal. 

Desde el sapal, las administraciones panistas convencieron a la ciudad del muy discutible privilegio de formar entre las pocas ciudades del país que pagan el costo del agua 'a precio real', sin cuotas clientelares, porque para eso había llegado 'la participación ciudadana.' El sapal como insignia de una ciudad en progreso.

Pues bien, la noche del viernes vía redes, llamadas telefónicas, mensajes de whatsapp, comenzó a circular un aviso alarmante: hay cinco muertos en la planta de tratamiento del sapal.

Con el escándalo de la movilización policial, de protección civil, bomberos, guardias privados, funcionarios, agentes ministeriales y la alarma de los familiares como música de fondo, el sapal envió un primer boletín, de ocho renglones, a las 23.36 horas, sólo para confirmar los hechos.

—“El Sistema de Alcantarillado y Agua Potable de León (sapal) lamenta profundamente los hechos sucedidos esta noche, que derivaron en la muerte de cinco de nuestros colaboradores en el Módulo de Desbaste de la Planta de Tratamiento Municipal.

“sapal siempre ha contado con medidas y protocolos de seguridad estrictos y desde el primer momento, enfocamos todo nuestro esfuerzo para el esclarecimiento de lo ocurrido.

“Tomaremos todas las acciones pertinentes para que tragedias como ésta no vuelvan a ocurrir. Acompañamos el dolor de sus familias, a quienes extendemos nuestro apoyo” —los familiares, de entrada, se estrellaron en un portazo.

En la planta de tratamiento de aguas residuales y su módulo de desbaste en el fraccionamiento industrial 'Santa Croce', a la salida a San Francisco del Rincón, muy a pesar de 'las medidas y protocolos de seguridad estrictos', la tragedia había estallado, por ahí de las siete de la noche.

Apenas el viernes de la semana que inicia hará dos meses que el sapal se hace cargo de esas instalaciones. El 23 de septiembre venció la concesión a 'Ecosys III', una relación contractual de 20 años. La recuperación del control de la planta se hizo con fuerza pública, rotura de cerrojos y demás modales finos que se acostumbran en esas diligencias. sapal pagaba a la empresa 200 millones de pesos al año y se quejaba de incumpliento en el servicio; la empresa hacía lo propio respecto al agua que le daban a tratar.

Los peritos ministeriales encontraron los cuerpos al lado 'de un estanque de químicos'. Las víctimas han sido identificadas únicamente como Omar Ignacio, Juan Antonio, Alberto de Jesús, Víctor Ricardo y José Salvador, avecinados todos en León.

El sábado, a las 17:01 horas, el sapal, en un segundo boletín comenzó a ofrecer su versión tramposa de los hechos:

“Nuestro personal técnico realizó un monitoreo ambiental de las concentraciones de ácido sulfhídrico en las diferentes áreas de la planta (...) Permiten suponer que se generó una alta concentración de gases tóxicos en un área abierta, es decir, al aire libre dentro de las instalaciones.”

Que para el sapal “lo más importante es preservar la integridad y salud física de su personal y la ciudadanía. Brindaremos a sus familias todo nuestro apoyo y el acompañamiento —palabreja que les encanta en el gobierno- que sea necesario.”


​¿Quién por los deudos?

óolo hasta entonces, a las 17.52 horas del sábado, prácticamente 24 horas después de los hechos, la muerte de cinco trabajadores del sistema de agua de la ciudad mereció una posición del alcalde panista Héctor Germán René López Santillana —con más de cinco años en el cargo-, un tuit de 28 palabras:

—“Lamento el fallecimiento de 5 colaboradores de @sapalleon, nuestro total apoyo a sus familias ante tan lamentable hecho y toda la colaboración de la institución para determinar las causas” —punto, listo, sanseacabó.

En declaraciones que difunde el diario 'a.m.', el presidente del consejo directivo del sapal, el empresario Jorge Ramírez Hernández, define que “fue un accidente, algo muy lamentable, desgraciadamente las cosas se salieron de control, y hubo un accidente lamentabilísimo.”

Y, claro, revictimiza a los fallecidos:

—“Sí tenemos protocolos de seguridad, se les entregaron mascarillas... y desgraciadamente no las llevaban puestas en su momento” —ergo: ellos tuvieron la culpa.

¿A quiénes encarga el sapal, tareas tan peligrosas?, a cinco muchachos entre los 18 y los 21 años de edad, uno de ellos 'supervisor', y los otros cuatro trabajadores sindicalizados, 'todos con experiencia en plantas tratadoras' —al menos uno de ellos entonces, adquirió esa 'experiencia' siendo menor de edad, un niño, si es que tenía más de dos años 'de experiencia'-, que fueron contratados un mes y medio atrás.

Aquí entra a escena Víctor Hugo Varela Flores, a la zazón diputado local por el PRI, y a lo largo de décadas jefe de la Confederación de Trabajadores de México, la CTM León, primero, y en el estado ahora —el sindicato del sapal está adherido placenteramente para las partes a la CTM.

Muy serio en su papel, Varela advierte de la posibilidad de una acción penal en contra 'de los encargados y directores responsables del personal'; de esclarecer la eventual responsabilidad de 'terceros', si se virtieron otro tipo de 'líquidos' al drenaje; y revisar si realmente existía una capacitación adecuada al trabajo que desempeñaban.

“Maniobrar con químicos altamente dañinos, requiere de protocolos, capacitación en su manejo, preparación y equipo especial...” pues no, parece que no. Hay cinco muertos.

El presidente del sapal, Jorge Ramírez, apura la defensa de los protocolos y el equipamiento; el expediente queda en las manos del fiscal estatal Carlos Zamarripa; el sindicalista de la CTM es un decir- Hugo Varela sabe de negociaciones. No suena bien.

Los tiempos políticos están encima, así fuera únicamente por eso, alguien, algunos, debieran levantar la mano en favor de los deudos... y sí, de la justicia.

Que no les dé pena; de cualquier manera, en las campañas les van a decir de todo...

 

(A) La Jaula

Eso que llaman FIG

Ya acaba la fiesta privada del Festival Internacional del Globo de León, FIG 2020, que tuvo como sede el 'Country Club de Golf', y a estrellas de Televisa como invitadas. Muy bien todo. Muy bonito. Sí, yo creo que ya nos quedamos acá. ¿No, ya a la presa no, verdad?

Correspondencia: tigresdepapel001@gmail.com

Twitter: TigresDePapel

Comentarios