La seguridad de todos • La fiesta de los senadores azules

La seguridad de todos • La fiesta de los senadores azules

La seguridad de todos

Entre la espada del crimen organizado que asesina de manera impune a otro uniformado de la policía preventiva y la pared de los índices delictivos en León, que airea convenientemente la Procuraduría de Justicia estatal -y que le cierra la salida-, la alcaldesa Bárbara Botello concluye una semana agobiada por la difusión de la inseguridad en el municipio -todo un tema para los “Tigres…” dominicales.
En tanto, la alcaldesa se reunió ayer con el Consejo Coordinador Empresarial de León, CCEL, que preside José Abugáber Andonie, y del encuentro surgieron dos anuncios que hizo este último a los reporteros.
El primero es que las cabezas empresariales de la ciudad se reunirán con el gobernador Miguel Márquez para pedir una mejor coordinación en materia de seguridad con León, en sintonía con el discurso de la alcaldesa, Bárbara Botello.
Y el segundo, que en breve quedará integrado el Consejo Ciudadano de Seguridad, en sintonía y en adelanto a la propuesta del coordinador de los regidores panistas, Javier Ayala. Abugáber incluso informó que ya se envían las invitaciones a “las veinte personas” que podrían conformarlo.

Bárbara Botello se había quejado con anterioridad de que, pese a sus reiteradas peticiones al gobernador Márquez, las autoridades estatales se niegan a restablecer las mesas de trabajo entre el municipio y el estado, que se mantuvieron en la administración municipal anterior, todavía en poder del PAN, por considerarlas innecesarias.
El objetivo de esas mesas con el Gobierno del Estado, en la versión del gobierno de León, era afinar la coordinación entre ambos y evitar la politización de los asuntos de seguridad, justo lo que ahora percibe el equipo de la alcaldesa.
Y es que a la administración priista de León no le hizo mucha gracia que digamos el dato que al inicio de semana soltó el procurador de Justicia, Carlos Zamarripa: que en León se habían duplicado, en cinco meses, los robos a casas habitación.
Sin descalificar la relación con Zamarripa, para la presidenta municipal, eso es politizar la estadística, cuando los municipios lo que reclaman es información sobre el curso de los detenidos que ellos consignan a la Procuraduría. “La seguridad es una tarea de todos”, desliza la alcaldesa.
En la mesa que demanda -y que espera sea aprobada en los próximos días-, solicitarían la presencia tanto del procurador, Carlos Zamarripa, como del secretario de Seguridad estatal, Álvar Cabeza de Vaca.
En fin, como los delincuentes, visto lo actuado, no suelen preocuparse demasiado de las estrategias oficiales, queda mucho por escribir sobre el punto.

La fiesta de los senadores azules

Los senadores panistas no tienen para cuándo agotar el ridículo público de sus pleitos privados.
Mientras que el jefe nacional de su partido, Gustavo Madero, y el coordinador oficioso de la bancada, Jorge Luis Preciado, se asumen fieles a los dictados para la reforma político-electoral que acuerden en el Pacto por México, Ernesto Cordero y sus muchachos presentan su versión particular, que de entrada recibe un no, tajante, del priismo.
Además, en su iniciativa, los senadores panistas “corderistas” -o “calderonistas”- se hacen acompañar de una parte de los senadores del PRD.
¿Qué quieren? Bueno, empujar las reformas que sean necesarias para crear la figura de jefe de Gabinete (federal); aprobar la segunda vuelta en las elecciones presidenciales y para gobernadores; y decidir la autonomía constitucional de la Procuraduría General de la República.
Estos senadores de oposición -que tuvieron la asesoría de personajes como Diego Valadez, José Woldenberg, Jaime Cárdenas, Luis Carlos Ugalde y Jorge Alcocer, entre otros- buscan un control más estricto a las televisoras -al menos, vía multas- y la autonomía constitucional a organismos como el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, el Coneval.
Emilio Gamboa, el coordinador de los senadores del PRI, dice “no”. Emilio se define harto de los organismos autónomos, y luego, se pone teórico, para ilustrar que el régimen presidencialista no debe ser acotado, sino fortalecido con la división de poderes.
A todo esto, Jorge Luis Preciado, el coordinador de la triste figura que Gustavo Madero impuso a sus senadores, adelanta que él está con el Pacto por México y cierra filas con la reforma que llevó allá su partido y que tiene como cereza del pastel la propuesta de desaparición del IFE, a cambio de un Instituto Nacional Electoral, que se responsabilice de todos los procesos electorales -federales y estatales- en el país.
La próxima semana, el miércoles 24, esta minialianza de senadores panistas y perredistas presentará sus iniciativas ante la Comisión Permanente, para dar inicio al proceso legislativo correspondiente.

Por cierto, la división entre los senadores panistas, originada -más allá de los pesos y centavos que se arrebatan unos a otros, dicho sea sin metáfora- en los abusos del Pacto por México, ya tiene su réplica formal al interior del Partido de la Revolución Democrática, el PRD.
Las tribus de René Bejarano, Marcelo Ebrard y Alejandro Encinas pidieron por escrito en la Comisión Política de su partido que la discusión y los acuerdos sobre los asuntos estructurales vuelvan al Congreso de la Unión y no se decidan en el seno del Pacto por México. Hay un debate interesante en puerta. A ver.

La Jaula

Ya dio señales de vida Isaac González Calderón, el delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, la Profepa, que al recibir el premio de su nombramiento anunció que verificaría incansable los miles de empresas instaladas en el estado de Guanajuato y, puesto manos a la obra, se tomó la foto con los presidentes municipales del corredor industrial.
Abusado que es, esta semana salió a declarar que, cómo no, para vigilar que cumplan las normas federales en materia de medio ambiente, la delegación a su cargo revisará los procesos húmedos que realiza “cada una” de las tenerías en León. Bueno, ya hasta se reunió otra vez con la alcaldesa, Bárbara Botello.
Y no sólo eso. Para ponerle nombre y apellido a su enjundia, el delegado de la Profepa nos adelanta que una de las empresas que va a inspeccionar con lupa en los próximos días es nada menos que “Química Central”, hombre, para verificar, cual Erin Brockovich, que en sus procesos utilicen cromo 3, en lugar de cromo hexavalente -y yo sin mi libro de Química 2-.
En síntesis, don Isaac González nos anuncia que revisará las tenerías de León y las tenerías de la “zona del Rincón”; que hará un muestreo de los pozos de esa región; que evitará que crezca la contaminación del río Turbio; y que el pasivo ambiental acumulado de 340 mil toneladas de cromo 6 “es un problema que tendrá que resolverse a la brevedad”. Y nosotros, tanto tiempo sin él.

Comentarios y quejas: tigresdepapel1@gmail.com y @FPacomares.

Comentarios