Tigres de Papel • ¡Se acabó! • Francisco Javier Mares

“Este 17 de marzo se cumplirán dos años de la llegada de la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 a Guanajuato…”

WhatsApp Image 2022-03-14 at 7.01.13 AM
Tigres de Papel
Tigres de Papel • ¡Se acabó! • Francisco Javier Mares


El Centro de Salud en la Miguel Alemán, en León, está sentado a mitad del caos: en sus alrededores, nadie obliga a nadie a usar cubrebocas.

La pandemia de covid-19, y con ella el cubrebocas, estarían en retirada.

Los estados de la República mexicana comienzan a saltarse las líneas federales y, en plagio a la moda europea, libres en el verde del semáforo, dicen adiós a la pandemia del Coronavirus SARS-CoV-2 y su mortal covid-19.

La OMS dijo que Europa está en buena posición para controlar al covid-19 debido a la alta tasa de vacunación y al extendido nivel de contagios.

Dinamarca hizo punta y desde el primero de febrero eliminó todas las restricciones al considerar que la variante Ómicron no implica un ‘peligro’: decidieron que el cubrebocas no es obligatorio en espacios abiertos -incluso en interiores-, y han desaparecido las restricciones en la vida social.

Lo demás fue consecuencia.

En Italia, están de nuevo sin mascarilla al aire libre; en Francia, llevar cubrebocas en la calle ya no es obligatorio; en Alemania obliga ‘en sitios donde la gente esté en contacto estrecho’; en el Reino Unido, su uso es opcional en interiores y exteriores; España eliminó la obligatoriedad en exteriores.

A México la moda entró por Nuevo León. Su gobernador, de Movimiento Ciudadano, Samuel García, anuló la obligación del uso de cubrebocas desde este domingo, y dijo que fue gracias a la vacunación ‘y la responsabilidad de los ciudadanos’ –se mantiene en espacios cerrados, planteles educativos y transporte público.

Así que había que preguntar a Claudia Sheinbaum, la jefa de gobierno de la Ciudad de México. Desde el lunes 7 de marzo la capital de la República está en semáforo verde, dijo entonces que no, que todavía no había que olvidarse del uso de cubrebocas -después del anuncio de Nuevo león, matizó que ‘puede ser’, así que seguro será…

Desde abril de 2020, cada cual sus modos, 27 estados del país decidieron el uso de la mascarilla –amén de otros protocolos sanitarios-, mientras encendían veladoras para que pronto existiera una vacuna contra el mal.

Esos estados son: Aguascalientes, Colima, Campeche, Coahuila, Chihuahua, Ciudad de México, Durango, Hidalgo, Jalisco, Estado de México, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Guanajuato, Guerrero, Quintana Roo, Tabasco, Sinaloa, Tamaulipas, Yucatán, Nayarit, Zacatecas, Baja California Sur, Sonora y Querétaro. A contrapelo, desde la mañanera, el presidente AMLO insistió en que de ninguna manera el gobierno federal obligaría al uso de cubrebocas a la población.

En Guanajuato el asunto fue de lo más simpático. Previo acuerdo del Comité Estatal para la Seguridad en Salud, vía decreto que firmó el gobernador Diego Rodríguez, desde el sábado 11 de Julio de 2020, los guanajuatenses y las personas en tránsito, presuntamente están obligados a portar cubrebocas.

Peeero, como dicha obligación no trajo consigo una sanción, el cuarto punto de la orden de marras dejó abierto que los ayuntamientos del estado serían los responsables ‘de su difusión y aplicación’.

Vino entonces el desgarriate.

Antes, en esa comedia negra que fue el gobierno municipal del panista Héctor Germán René López Santillana, en León, a alguien, a mitad de la noche de un domingo, se le ocurrió que desde la mañana siguiente lunes 13 de abril sería obligatorio del uso de cubrebocas en los espacios públicos, así como en el transporte –y envió a los gendarmes a realizar patrullajes intensos ‘para el cumplimiento de la norma, ¿edá?’

Dos años

Este 17 de marzo se cumplirán dos años de la llegada de la pandemia del Coronavirus SARS-CoV-2 a Guanajuato.

En el discurso políticamente correcto, el secretario de Salud Daniel Díaz prevé que el comportamiento del virus sea estacional, y los contagios se agudicen durante la temporada invernal, como sucede con la influenza. Nada más.

Aunque Díaz, así como dice una cosa, dice otra: “Si hay convivencia, en este momento es todavía mejor seguirlo utilizando. En la Semana Santa, el comportamiento social nos va a decir cómo será el panorama las próximas semanas y meses, pero hay que seguir usando el cubrebocas.”

Fuera de su oficina está la realidad, que de tanto en tanto él acomoda...

Al viejo Centro de salud en la Miguel Alemán, en León -cubierta la acera a lo largo de su fachada por los tendidos de ‘los fierreros’, donde hay piezas enigmáticas que lo mismo echarían a andar la máquina del tiempo o el boiler-, lo cercan la ‘Central Metropolitana’ de los autobuses suburbanos -que en el sexenio anterior sembró hijas a lo largo del López Mateos, digan lo que digan el Plan de Desarrollo Urbano y el SIT           y…-, a la que cada fin de semana llegan oleadas de vecinos de las comunidades rurales; el entrañable Nacional Monte de Piedad, el ‘MontePío’, que empuja el peregrinar de los leoneses al subir ‘la cuesta de enero’; una hilera de paraderos de las ‘orugas´, que en esta vía corren con sus vientres a reventar de usuarios, en un desafiante ‘carril reversible’, salido de una mente oficial enfebrecida; el Mercado Aldama, que vive del trajinar de sus viejas glorias priistas, y el Descargue Estrella... Ay, el Descargue Estrella.

A sus puertas nadie ofrece ya alcohol en gel o supervisa que la clientela porte el debido cubrebocas; en sus pasillos desbordantes de vehículos y clientes y vendedores, y cargadores y columnistas extraviados, los contagios también han de ser opcionales. No hay quien exija ni quien se queje.

A lo largo de la Miguel Alemán, esa llaga que León no sabe o no quiere curar, un laberinto de expendios de pastelillos sobrantes; monedas y oro; una cantidad intrigante de consultorios dentales; mueblerías; locales de santería; oferta ambulante de ‘mariguanol’; moteles para la compraventa de amor; fruterías, taquerías, torterías y pollerías; la parafernalia de los celulares; cerrajerías; medicinas similares; calzones para la dama y el caballero, en el ir y venir incesante, a nadie agravia que el otro no lleve el adminículo en boga.

El ‘Descargue Estrella’ es uno de los dos mercados que se irían de la mancha urbana al construirse, allá en los 80’, la Central de Abasto, sobre la vieja salida a Cuerámaro. El otro es el entonces improvisado tianguis ‘Comonfort’, en lo que fue el estacionamiento hacia el que escapaban los presos de la cárcel municipal –ahí se yergue el Museo de las Espiritualidades Leonesas’, o algo así-. Hoy el Comonfort es un mercado de ropa con toda la barba, de pasillos rebosantes de mercancía y clientes en los que a nadie se pide guarde protocolo sanitario alguno. ¿Y ahora qué hacemos con los miles y miles de cubrebocas de todas texturas, formas y estampados, que están a la venta y que ya cuestan menos de un peso, en paquetes de cincuenta?

A estas alturas, el gobierno finge que no se da cuenta, pero los ciudadanos desde hace rato saben que la pandemia acabó… o no. –Porque China no estaría de acuerdo…


A)La Jaula
Así, casual…

Y como para que nadie lo dude, este domingo Salud del estado no reportó muerte alguna en Guanajuato a consecuencia de covid-19. Apenas 26 contagios.

Correspondencia: tigresdepapel001@gmail.com
Twitter: TigresDePapel

Comentarios