Tigres de Papel • Una baraja 'de medio cachete' • Francisco Javier Mares

“21 legisladores son blanquiazules. No pocos de ellos son 'repetidores', de sólida vocación reeleccionista…”

Tigres de Papel 270921
Tigres de Papel
Tigres de Papel • Una baraja 'de medio cachete' • Francisco Javier Mares

Y allá van de nuevo...

Este sábado estrenaron sus curules los 36 diputados -18 hombres y 18 mujeres- que inician la LXV Legislatura del Congreso de Guanajuato.

Cada uno de ellos, nada más por lo que corresponde a su sueldo formal -'dieta', le llaman-, costará a los guanajuatenses una renta mensual de 106 mil pesos.

El nuevo 'pastor' de los legisladores al Congreso local es el panista leonés, ex alcalde y ex secretario de Gobierno, Luis Ernesto Ayala Torres -a él corresponderá levantar el tiradero que dejó su antecesor, el cortazarense Jesús Oviedo Herrera.

En el aniversario 30 de su hegemonía en el poder de Guanajuato, el panismo se presenta con una mayoría aplastante, poco apta para el juego democrático, pero efectiva al imponer visiones: 21 legisladores son blanquiazules. No pocos de ellos son 'repetidores', de sólida vocación reeleccionista; los hay 'mandones' en el partido; retoños de los grupos al interior y hasta novedades interesantes.

El segundo grupo parlamentario es el del Movimiento de Regeneración Nacional, la Morena de AMLO que, pian/pianito, ya suma ocho diputados en el estado en que más rechazo cosecha el presidente. Luego está el PRI -con una integración de diván, francamente-, que lleva cuatro. Atrás viene vienen los verdes, con dos y Movimiento Ciudadano, que se quedó con una poltrona.

La Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso, que es la burbuja madre en que las fracciones discuten pero negocian pero cobran las decisiones, antes de llevar la simulación al Pleno, la preside, claro, Luis Ernesto Ayala Torres como capitán del grupo parlamentario mayoritario. Están ahí con él: Ernesto Millán Soberanes, de Morena -y vicepresidente de la junta-; el priista Alejandro Arias Ávila; Gerardo Fernández González por los verdes, y Dessire Ángel Rocha, que lleva la representación de Movimiento Ciudadano.

La Mesa Directiva para el Primer Periodo Ordinario de Sesiones lleva como presidente al panista, repetidor, Armando Rangel Hernández. Lo acompaña Cuauhtémoc Becerra González, de Morena, como vicepresidente, y la primera secretaria es Noemí Márquez Márquez, sí, del PAN.

A la sesión primera, presencial y de traje -a excepción del morenista Cuauhtémoc Becerra, que llegó de chamarra-, los cubrebocas institucionales o partidistas como accesorios discretos, asistieron el gobernador Diego Rodríguez y el titular del Poder Judicial, Héctor Tinajero. Nada interesante dijeron ahí. Diego, si acaso, refirió su respeto a los poderes.

En su turno, el presidente del Congreso, el panista Armando Rangel, de una buena vez advirtió que la tribuna del Congreso del Estado será caja de resonancia de debates que alcanzarán el nivel de las descalificaciones, así que avisados estamos.

Más de lo mismo

Los diputados, todos, hablaron de los temas que suponen ellos serán su materia de trabajo: la seguridad pública, la educación, la salud, la economía maltrecha por la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 y 'el desarrollo' del estado. Todo muy bien, aunque nada digno de recordar.

En entrevista de pasillo, el nuevo jefe del Congreso, Luis Ernesto Ayala, adelantó que buscarían consenso con los presidentes municipales para acordar iniciativas y reformas en materia de seguridad pública. La violencia le parece preocupante y se reuniría con cada uno de los alcaldes -que inician sus gestiones el próximo domingo 10 de octubre-, para acordar programas de trabajo de resultados prontos -mucho habrá que afinar el discurso legislativo de Luis Ernesto.

A Luis Ernesto y asociados se les vendrá encima la agenda de temas nacionales. El hombre promete apertura para ocuparse de las iniciativas que procuran los matrimonios entre personas del mismo sexo y la interrupción del embarazo, que no son muy del contentillo de su partido.

Si bien esos temas que son de la sociedad organizada y en el ámbito partidario del catálogo de Morena, ganan terreno rápidamente en país, hasta alcanzar Querétaro, aunque en Guanajuato -que tiene una senadora, Alejandra Reynoso, que se suma al 'Vox' español- los azules se resisten a dar su brazo a torcer, hay un pendiente que desde el inicio de esta LXV Legislatura, será 'la piedrita en el zapato' de los diputados panistas: el fiscal todopoderoso Carlos Zamarripa  Aguirre.

Así lo adelanta, ya, la diputada por Morena Alma Alcaraz Hernández. La remoción anticipada del Fiscal General del Estado será una de las principales tareas de su grupo parlamentario en el Congreso de Guanajuato -A Zamarripa, cierto, lo sostiene el apoyo del gobernador, en un respaldo que no necesariamente compartiría Luis Ernesto Ayala.

Una causa par desde esa fracción será poner en Ley la participación de los diputados en el nombramiento y remoción eventual del secretario de Seguridad Pública del Estado -hoy en la persona de Alvar Cabeza de Vaca, al reverso de la moneda que lleva como cara al fiscal Zamarripa.

La otra novedad es que el grupo parlamentario de Morena anuncia que renunciarán al abanico de apoyos con los que suelen consentirse los diputados, tales como el fondo de ahorro, el seguro de gastos médicos de élite... y los coches del año para cada uno de ellos. Los morenistas irán solos en esto; eso, seguro.

Por cierto, el diputado que se irá primero -los estatutos de su partido así se lo demandan-, Ernesto Prieto Gallardo, a la vez líder estatal de Morena -y es una de dos-... se permitió llegar 40 minutos tarde a la sesión. Seguro tenía otras cosas más importantes qué hacer.

 

 

(A) La Jaula
Aquella toma de posesión

Este domingo, el PAN apagó 30 velitas en su pastel de cumpleaños en el gobierno de Guanajuato. A las cuatro y media de la tarde del jueves 26 de septiembre de 1991, en sesión solemne de la LV Legislatura local en el Auditorio del estado, el ex alcalde leonés Carlos Medina Plascencia rindió protesta como el primer Gobernador (interino) de Guanajuato, emanado del Partido de Acción Nacional, el PAN. Le acompañaron en la foto su padrino político, el Presidente Carlos Salinas de Gortari; el Presidente del Congreso local entrante, Carlos Chaurand Arzate y el Gobernador saliente, Rafael Corrales Ayala. Tres priistas, un azul. Carlos Medina leyó un discurso de ocho páginas al pleno del Congreso de Guanajuato: 20 diputados del PRI, 6 del PAN y uno por cada uno de los partidos PDM, PRD, PPS y PFCRN, con los que supuestamente habría de convocar a elecciones extraordinarias. No fue así. Se siguió con la legislatura que presidió Francisco Arroyo. Asistieron como invitados especiales, el obispo de León, Anselmo Zarza y Bernal y el presidente nacional del PAN, Luis H. Álvarez. Afuera del auditorio, 'vivas' de los panistas a Vicente Fox y mentadas de madre desde las gargantas priistas. Nada grave pasó ahí. El resto es historia conocida.


 

Correspondencia: tigresdepapel001@gmail.com
Twitter: TigresDePapel

Comentarios