Tigres de Papel • Políticos en la mira • Francisco Javier Mares

“…los números de la violencia desnudan que la élite política ni siquiera ha sabido cuidarse a sí misma…”

D82FBD38-8512-4B09-9E67-CBDA97C0ACE3
Tigres de Papel • Políticos en la mira • Francisco Javier Mares


Mientras los gobiernos en funciones, los responsables electorales y los candidatos a las diputaciones federales, locales y a los ayuntamientos, balbucean incoherencias en los asuntos de seguridad, los números de la violencia escalan y desnudan que la élite política ni siquiera ha sabido cuidarse a sí misma.

En el arranque de mayo, el mes crítico del proceso electoral que inició el 7 de septiembre de 2020, salvo una convocatoria tímida del presidente Andrés Manuel López Obrador, en el plano local ni el Gobierno del estado y, menos, las autoridades municipales o el Instituto Estatal Electoral, el IEEG, se pronuncian de manera clara, concreta, puntual sobre esa realidad.

Hasta el corte de la primera quincena de abril —en el recuento de 'Etellekt Consultores'-, a lo largo del proceso electoral en marcha se habían cometido ya 68 asesinatos contra políticos o funcionarios de gobierno —21 de ellos, aspirantes a un puesto de elección popular, en número sólo inferior al de la elección de 2018.

En esa baja de la estadística habría que considerar el calendario electoral breve y el confinamiento obligado por la pandemia de Covid-19, que trajeron una disminución en la movilidad social, y animaron a los candidatos a restringir sus recorridos y convocar multitudes. El mes más violento ha sido noviembre, en el que mataron a 15 políticos en México.

Sin bien la letalidad disminuyó, no fue así con el número de incidentes. Se contabilizan en 317 las acciones tipificadas como delitos, que van desde homicidios hasta daños en propiedad.

En el espectro más oscuro, 87% de los 68 políticos asesinados participaban en las esferas locales. Han matado lo mismo a alcaldes en funciones, que a líderes municipales de los partidos. Y, ojo, el 75% de las víctimas fatales eran opositores en los estados o en las municipalidades.

Tampoco es que la violencia político-electoral se haya desatado a lo largo y lo ancho del territorio nacional. Sus puntos de concentración son el golfo y el sur del país. Veracruz ha sido escenario de 14 de los 68 asesinatos a políticos. La mala es que esa expansión alcanza a Guanajuato. El segundo lugar de la lista negra lo tiene Oaxaca, con ocho víctimas; Guerrero es segundo, con siete... y el estado de Guanajuato, tercero, aporta cinco homicidios.

El gobierno federal presentó e impulsó el 4 de marzo un 'Acuerdo con gobernadores y mesas de paz estatales'. Convocó a todos los gobernadores solo para informar de mesas de trabajo y refuerzo a la seguridad en los estados y los municipios considerados de alto riesgo. Dio a conocer en ese momento que se habían dispuesto medidas de protección a 41 candidatos —22 con policías estatales, 16 de la Guardia Nacional y tres de autoridades locales.

Acá había llamado la atención nacional el asesinato al diputado local panista con licencia Juan Antonio Acosta Cano, precandidato único de su partido a la presidencia municipal de Juventino Rosas, ocurrido el 12 de enero, de mañana, en plena plaza principal de esa comunidad —en un crimen que 'esclareció’ sin explicar el fiscal carlos Zamarripa.

Atrapados

Ahora bien, no está suficientemente acreditado que la violencia política sea consecuencia de la actuación impune del crimen organizado. Si bien buena parte de los embates contra aspirantes, funcionarios y políticos sí es perpetrada por los cárteles de la delincuencia, están ahí presentes también los cacicazgos locales e incluso las disputas al interior de los partidos políticos y sus organizaciones afines.

Hasta ahora, el Movimiento de Regeneración Nacional, y el Revolucionario Institucional son los partidos que han sido blanco de más ataques a sus militantes, y esto se explicaría en razón de que son los cuerpos políticos que despliegan una mayor presencia territorial. El antecedente del proceso electoral de 2018 ilustra que 'los picos' se alcanzan en dos momentos: la definición de las candidaturas y el mes inmediato anterior a las elecciones —y aquí es donde uno encaja aquello de: lo peor está por venir.

Hasta ahora, pues, nadie parece ni pretende estar en condiciones de arriesgar respuestas.

La candidata del PAN a la Presidencia municipal de León, Alejandra Gutiérrez, compromete 'una reestructura presupuestal para destinarlo a seguridad'. Que eso permitirá 'contar con un recurso mayor para reforzar todos los aspectos en esta materia...' Es decir, ni idea.

Su par, el aspirante de Morena a esa posición —su ex compañero de partido, además-, Ricardo Sheffield —quien ya estuvo ahí y comenzó el manoseo de secretarios de seguridad municipales, tuvo tres- dice que hay que 'cambiar el modelo' de seguridad pública de la ciudad, con orientación a la atención a víctimas en lo que, de atender a los recursos y las atribuciones de los municipios, no es más que un mero discurso de campaña.

Todavía la mañana del martes 30 de marzo, Alejandro Galicia Juárez, candidato del PRD a la alcaldía de Apaseo el Grande, y su acompañante Juan Ignacio de la Cruz Ávila, delegado de su partido, fueron acribillados a balazos. Galicia murió y de la Cruz quedó herido de gravedad.

Esta semana, la candidata a diputada federal por el Distrito 15 con cabecera en Irapuato, la panista Itzel Balderas, informó que le asignaron cuatro agentes de la Guardia Nacional para su protección en campaña, una vez que el INE acreditó su solicitud al comprobar violencia digital en su contra en razón de género.

De todo esto y más informaría en 'la mañanera' de AMLO este viernes la secretaria federal de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez. El expediente de la violencia política en el proceso electoral en curso en México, en Guanajuato, sigue abierto.


 

(A) La Jaula

Marca Covid.

Guanajuato corre en sentido contrario. La Organización Panamericana de la Salud, OPS, advierte que la tendencia de la pandemia de covid-19 se acelera en el continente americano. Fue mucho más mortífera en los primeros cuatro meses del 2021 que en todo el 2020. En Canadá, su tasa de infección superó la de los Estados Unidos por primera vez desde la aparición de la plaga. En el Caribe y Centroamérica, aumentan imparables los casos. En Sudamérica, hay un alza en los positivos. En el continente están tres de los cinco países que más muertes registran en todo el mundo: Estados Unidos, Brasil y México. Vacunarse, ya, es clave ante la aparición de nuevas cepas en distintas partes del planeta. México recibe vacunas a cuentagotas. En Guanajuato, los decesos se encaminan a los once mil y los contagios acumulados, a los 132 mil. A nivel nacional, el estado es el tercero con el mayor número de casos positivos. Ah, pero abrimos los estadios, soñamos con la Feria de León y en una de esas, este lunes nos amanecemos 'en verde'. Salud.

Correspondencia: tigresdepapel001@gmail.com

Twitter: TigresDePapel

Comentarios