Tigres de Papel • Puras penas • Francisco Javier Mares

“…‘legislan’ para las graderías, así ‘la norma’ sirva para dos cosas…”

Tigres de Papel 280222 - Puras penas
Tigres de Papel - Puras penas
Tigres de Papel • Puras penas • Francisco Javier Mares

Las señoras y los señores diputados al Congreso local, que al menos bajo sus membretes forman en ‘la oposición’, debieran estar atentos a los alcances de una declaración ‘banquetera’ de su compañera de nómina, la panista Laura Cristina Márquez Alcalá, una de las vocecillas más estridentes de las ‘derechas’ de la aldea, quien anuncia un nuevo Código Penal para el estado de Guanajuato.

Cierto, la legisladora azul apenas dijo que el Grupo Parlamentario de su partido, el de Acción Nacional, el PAN, en el Congreso del estado, hará una revisión ‘integral’ –esa palabreja les fascina- al Código Penal del estado, con todo el ‘rollo’ del caso: que hacen un trabajo ‘profundo’ y de ‘alto impacto’; con miras de ‘largo alcance’, y que el punto de partida es la ‘proporcionalidad de las penas’.

Y entonces explicó, como en la escuelita, que el castigo debe ser ‘suficiente’ y en atención al daño que se genera ‘al bien jurídico’: se busca proteger a la persona y a su patrimonio –estudien, porque habría examen sorpresa.

Adelanta doña Cristina que la reforma avanzaría en dos vías: primero un diagnóstico y, claro, también una ‘consulta pública’ –hombre, el asunto es ‘muy técnico’, requiere de tiempo y ‘de un profundo análisis’, la materia es delicada y exige de ‘mucho estudio’ –así que ciudadanos de a pie, absténganse.

En los foros y las consultas se escucharía a especialistas, académicos y ‘operadores de la norma’, cuyas sabias disertaciones definirían ‘la orientación’ de la iniciativa correspondiente –en realidad, no: se les usará, como siempre, para validar lo ya cocinado.

Pudorosa, la diputada por León concedió a los reporteros que ‘no se atrevía’ a hablar de ‘un nuevo código’ pero, bueno, que de lo que se desprenda del análisis sí se podría considerar ‘una nueva norma’. Ah. Ok.

A ver. Esta esquina ideológica siempre ha defendido que las multas resuelven los problemas: ‘si te pasas el alto ya no pagarás 300, pagarás mil’; ‘Si manejas alcoholizado pagarás medio millón e irás a la cárcel’; ‘Si te retrasas en el pago del predial, uy, los recargos serán del 2000.2 por ciento’… Y así. Nunca han resuelto uno solo, pero ahí siguen.

Hacen eso y ‘legislan’ para las graderías, así ‘la norma’ sirva para dos cosas. En el sexenio del gobernador Miguel Márquez, con la hoy secretaria de Gobierno, Libia Denisse García Muñoz Ledo como ariete en el Congreso, llevaron a la ley tonterías como perseguir ‘de oficio’ a ‘los bajadores’. Desde el mundillo empresarial hubo hasta quien les aplaudió, obvio, y ahí tenemos otra bonita ‘letra muerta’.

Esto que se viene es mucho más grave.

Oríllese a la derecha

Seguramente el Código Penal para el estado de Guanajuato y leyes que le acompañan, requieren de ajustes y actualizaciones –y si no, también, porque los diputados necesitan cobrar-. Aquí el meollo del asunto son los alcances de la iniciativa –nunca mejor aplicado el término-, y el perfil de la promotora.

El Código Penal es algo demasiado serio como para dejarlo al arbitrio de la diputada panista Laura Cristina Márquez Alcalá, licenciada en derecho por la UDL, presidenta de la Comisión de ‘Justicia’ –vaya apelativo-, una de las voces públicas más renuentes a garantizar las libertades civiles en asuntos como la interrupción del embarazo, el matrimonio igualitario, el derecho a la identidad, etcétera ¿En verdad los opositores van a callar y conceder esa tutoría?

Aquí es donde la cosa se poner seria. Mire usted, el jefe del Congreso, el diputado panista leonés Luis Ernesto Ayala Torres, eterno aspirante a la gubernatura –una elección más y sería par del tricolor ‘Nacho’ Vázquez Torres-, tiene en la palma de la mano, a punta de concesiones, a la Junta de Gobierno y Coordinación Política, que como usted bien sabe, la integran los coordinadores de los grupos parlamentarios –por lo visto y actuado, hasta ahora, meros compañeros de viaje.

Luis Ernesto, como la cosa legislativa no se le da –ni le interesa- demasiado, pasa la vida firmando ‘convenios’ hasta con la tienda de la esquina; se permite entrevistas ‘a modo’ con los amigos; construye en encuentros cercanos del tercer tipo su candidatura, y deshoja con hastío el calendario. Pero, ojo, ingenuo no es: el gobernador Diego Rodríguez saca las papas calientes del horno legislativo… y Laura Cristina ya ‘mentefactura’ un mazazo a los derechos de los ciudadanos desde el mismísimo Código Penal, mientras el exalcalde, exsíndico, exsecretario de Gobierno, mira a través de su ventana. Al tiempo.  

¿Qué van a hacer los ‘opositores’? Doble contra sencillo: nada.

A los priistas les llevó apenas un par de meses confirmar lo que todos sabíamos: son los ‘paleros’ del PAN en turno. Oiga, cobran como diputados, la presidenta del ex partidazo, Ruth Tiscareño, y el secretario general del mismo, Alejandro Arias –que en realidad funcionan a la inversa- ¿Qué esperaban? Su compañera Yulma Rocha juega a la disidencia… hasta donde Luis Ernesto lo permite.

Y Morena, bueno, Morena es el folclor. Su coordinador, Ernesto Millán, es un fantasma; su presidente del partido, Ernesto Prieto, por fin dejó la curul, y al resto, incluido su diputado estrella, David Martínez, dicen los que saben, hay que hacer una laaarga fila para acercarse a ellos. Que son como semidioses.

Del resto de la oposición en el pleno, representantes sólo de sí mismos, nada que agregar, además de los ‘sombrerazos’ ocasionales en busca de las fotos de prensa.

Así, Laura y su PAN tienen el camino despejado para andar lo que quieran, con los ciudadanos a su merced. Diosito nos agarre confesados.


(A)La Jaula
El Mijis murió

En una más de esas cosas que solo suceden en México, la Fiscalía del estado de Tamaulipas dijo a sus familiares que Pedro Carrizales Becerra, “El Mijis”, ex diputado al Congreso de San Luis Potosí, murió en un accidente vial, que su camioneta se incendió y el cuerpo se incineró. ¿¡Qué estupidez es esta!? Pues la versión oficial. Vamos, ni siquiera fue el fiscal quien informó a los deudos. Mandaron a un burócrata menor a dar esa versión. Que el accidente ocurrió el 3 o 4 de febrero en una carretera federal. Lea esto: que en ese tramo ‘hay pasto sintético’ y ello ocasionó que la camioneta se “incendiara más rápido”. Que otra camioneta parecidita también se había accidentado, y no sabían cuál era cuál. Y que pues por eso se tardaron en identificar los restos. En el sitio donde habría ocurrido ‘el accidente’, ilustra la revista ‘Proceso’, circula el brazo armado del Cártel del Noreste y se han reportado más de 85 desapariciones de personas. La última ocasión en que se vio con vida a ‘El Mijis’ fue el 31 de enero, al salir de Saltillo, Coahuila, rumbo a Monterrey, Nuevo León. A ver qué nos dice hoy el presidente AMLO.

Correspondencia. Tigresdepapel001@gmail.com
Twitter: TigresDePapel

Comentarios