Se van los po­lis • Más de fe­mi­ni­ci­dios

Se van los po­lis • Más de fe­mi­ni­ci­dios

Se van los po­lis
Fi­nal­men­te, lue­go de un par de tro­pie­zos ini­cia­les, la al­cal­de­sa de León, Bár­ba­ra Bo­te­llo San­ti­bá­ñez, lle­vó a buen puer­to la ta­rea de de­pu­ra­ción de los po­li­cías mu­ni­ci­pa­les re­pro­ba­dos en los exá­me­nes de con­trol y con­fian­za que or­de­na la Fe­de­ra­ción, y ha­bría que re­co­no­cer­le la la­bor.
De la Policía mu­ni­ci­pal de León se ha­brían ido unos qui­nien­tos ele­men­tos; los ca­sos más so­na­dos son los de los co­man­dan­tes Jo­sé Luis Cas­ti­llo –to­da­vía en la ad­mi­nis­tra­ción de Ri­car­do Shef­field- y Jo­sé Luis He­rre­ra, quien se irá ape­nas re­gre­se de va­ca­cio­nes, ofi­cial­men­te, por re­nun­cia y no por des­pi­do. Se tra­ta de dos so­bre­vi­vien­tes de los go­bier­nos priis­tas an­tes de la lar­ga no­che azul: vein­ti­cin­co años, na­da más.
Mu­cho es lo que se ha ha­bla­do y es­cri­to so­bre la “her­man­dad” que go­bier­na a la Policía de León, in­clu­so por en­ci­ma del di­rec­tor o del se­cre­ta­rio en tur­no; con la de­pu­ra­ción for­mal­men­te con­clui­da, se­gún el anun­cio que hi­zo ayer la pre­si­den­ta mu­ni­ci­pal, Bár­ba­ra Bo­te­llo, los ac­tua­les res­pon­sa­bles de la cor­po­ra­ción, el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad, ge­ne­ral Mi­guel Pi­za­rro, y el di­rec­tor Fran­cis­co Agui­le­ra, ya no ten­drán pre­tex­to pa­ra que sean no­to­rias las me­jo­ras en el ac­tuar de los po­li­cías.
Pi­za­rro y Agui­le­ra se que­dan con mil 186 ele­men­tos, más los ca­de­tes que pue­dan egre­sar de la Aca­de­mia en el cor­to pla­zo. To­dos ellos, de acuer­do con el di­cho de la al­cal­de­sa, tie­nen apro­ba­dos aho­ra sí los exá­me­nes de con­trol de con­fian­za; evi­den­te­men­te, en el go­bier­no de León qui­sie­ran au­men­tar el nú­me­ro de efec­ti­vos pe­ro, la ver­dad, no se apre­cia ma­yor en­tu­sias­mo en­tre la po­bla­ción por su­mar­se a esas fi­las.
Bár­ba­ra Bo­te­llo se re­fi­rió ayer al te­ma en la ce­re­mo­nia de ho­no­res a la ban­de­ra y di­jo que la de­pu­ra­ción de la Policía de León cum­ple con los re­que­ri­mien­tos de la Ley Ge­ne­ral del Sis­te­ma Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca; León se­ría el pri­me­ro de los 46 mu­ni­ci­pios de Gua­na­jua­to en cum­plir con la li­qui­da­ción de los po­li­cías re­pro­ba­dos.
Con la ta­rea he­cha, y de acuer­do con lo de­cla­ra­do por el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca del es­ta­do, Ál­var Ca­be­za de Va­ca, la Policía de León ya no ten­dría pro­ble­ma al­gu­no pa­ra la coor­di­na­ción con las fuer­zas es­ta­ta­les ni pa­ra la ca­na­li­za­ción de los re­cur­sos fe­de­ra­les del Sub­se­mun.
Ál­var fue je­fe de la Policía leo­ne­sa y co­no­ce por nom­bre y ape­lli­do a sus ele­men­tos, así que se­rá de lo más in­te­re­san­te co­no­cer su opi­nión so­bre la de­pu­ra­ción rea­li­za­da por el go­bier­no priis­ta de Bár­ba­ra Bo­te­llo; y ya en es­to de las opi­nio­nes, se­gu­ro al­guien le pre­gun­ta­rá a Ge­rar­do Tru­ji­llo, la ca­be­za es­ta­tal del PAN, qué opi­nión le me­re­ce que los su­yos se ato­ren mien­tras la Al­cal­de­sa priis­ta de León avan­za.
Bár­ba­ra Bo­te­llo di­jo ayer que no úni­ca­men­te en el es­ta­do, si­no a ni­vel na­cio­nal, León es el pri­mer mu­ni­ci­pio en fi­ni­qui­tar ese pen­dien­te que, en es­te ca­so, le he­re­da­ron los go­bier­nos de Ac­ción Na­cio­nal.
La cuen­ta de las li­qui­da­cio­nes de los po­li­cías ya va en 21 mi­llo­nes de pe­sos, in­for­mó la al­cal­de­sa, pe­ro, a su la­do, el te­so­re­ro Ro­ber­to Pes­que­ra di­ría que en un cál­cu­lo op­ti­mis­ta, muy pro­ba­ble­men­te lle­ga­rá a los se­sen­ta mi­llo­nes de pe­sos; del te­nor de las ne­go­cia­cio­nes con los des­pe­di­dos, no se sa­be mu­cho, da­do que ha­ce un ra­to ya que los po­li­cías des­pe­di­dos no se ma­ni­fies­tan en las ca­lles co­mo lo ve­nían ha­cien­do.
Ade­más del apo­yo que con­ce­dió el Go­bier­no del Es­ta­do, a tí­tu­lo de ade­lan­to de par­ti­ci­pa­cio­nes, la al­cal­de­sa Bo­te­llo di­jo que lo re­cur­sos pa­ra las li­qui­da­cio­nes se ob­tu­vie­ron de los in­gre­sos por pa­gos del im­pues­to pre­dial, una re­cau­da­ción ré­cord en dos me­ses, que re­co­no­ció a los ciu­da­da­nos.
En la de­pu­ra­ción de la Policía se fue­ron has­ta los es­col­tas del se­cre­ta­rio del Ayun­ta­mien­to, Mar­tín Or­tiz Gar­cía; del di­rec­tor de la cor­po­ra­ción, Fran­cis­co Agui­le­ra Can­de­las, y del se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, el ge­ne­ral Mi­guel Pi­za­rro Ar­za­te. Su­po­ne­mos que los van a sus­ti­tuir…

Más de fe­mi­ni­ci­dios
La di­pu­ta­da fe­de­ral del PAN Ka­ri­na La­bas­ti­da So­te­lo lo di­jo muy cla­ri­to: por mo­ti­vos po­lí­ti­cos, fra­ca­san los in­ten­tos pa­ra emi­tir una aler­ta por vio­len­cia de gé­ne­ro en los es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca con el ma­yor nú­me­ro de fe­mi­ni­ci­dios en el país.
Cla­ro, Ka­ri­na alu­día al es­ta­do de Mé­xi­co, la en­ti­dad que re­pre­sen­ta, pe­ro na­da mal es­ta­ría in­vi­tar­la a que se dé una vuel­ta por Gua­na­jua­to.
Ka­ri­na La­bas­ti­da, con el aval de las le­gis­la­do­ras fe­de­ra­les del PAN el PRI y el PRD, pro­mo­vió un pun­to de acuer­do pa­ra que la Cá­ma­ra de Di­pu­ta­dos ex­hor­te a los go­ber­na­do­res a aten­der las ci­fras –alar­man­tes en al­gu­nos ca­sos- de ase­si­na­tos a mu­je­res, pe­ro no lle­ga­ron a más.
De­nun­cia en­ton­ces que en el Sis­te­ma Na­cio­nal el te­ma se par­ti­di­za y su­po­nen que las so­li­ci­tu­des tie­nen co­mo tras­fon­do “pe­gar­le” po­lí­ti­ca­men­te al par­ti­do que go­bier­na la en­ti­dad en cues­tión. No, Ka­ri­na si­guió re­fi­rién­do­se al Es­ta­do de Mé­xi­co, no a Gua­na­jua­to.
Las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil han so­li­ci­ta­do a la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción una aler­ta de gé­ne­ro en en­ti­da­des co­mo Oa­xa­ca, Nue­vo León, Gue­rre­ro, Ve­ra­cruz, el es­ta­do de Mé­xi­co y, sí, Gua­na­jua­to. Sus re­que­ri­mien­tos han si­do ig­no­ra­dos olím­pi­ca­men­te.
La di­pu­ta­da pa­nis­ta no se an­da por las ra­mas, y di­ce que en­ton­ces, si es ne­ce­sa­rio par­ti­di­zar el te­ma, que se ha­ga, pe­ro en fa­vor de las mu­je­res: que acep­ten que la aler­ta se apli­que en el Es­ta­do de Mé­xi­co, que es go­ber­na­do por el PRI; en Gua­na­jua­to, don­de go­bier­na el PAN, y en Mo­re­los, don­de el go­bier­no es del PRD.
Bien por la di­pu­ta­da azul, pe­ro mi­re us­ted: el sá­ba­do se rea­li­za­ron cin­co mar­chas si­mul­tá­neas en León, Ira­pua­to, San Mi­guel de Allen­de, Gua­na­jua­to y Acám­ba­ro, pre­ci­sa­men­te en de­fen­sa de los de­re­chos de las mu­je­res y pa­ra pe­dir un fre­no a la ra­cha de fe­mi­ni­ci­dios que se vi­ve en el es­ta­do, di­gan lo que di­gan las au­to­ri­da­des.
En la ca­pi­tal del es­ta­do mar­chó la jo­ven Ma­ría Luz Sal­ce­do, víc­ti­ma de la vio­len­cia de un hom­bre y del des­pre­cio del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.
En León, unas cien per­so­nas fue­ron de la Cal­za­da de los Hé­roes a la pla­za prin­ci­pal, en de­man­da de un fre­no a los fe­mi­ni­ci­dos que no re­co­no­ce el go­bier­no.
Pe­ro mien­tras las mu­je­res mar­chan en re­cla­mo de res­pe­to a su dig­ni­dad, no pier­da de vis­ta la opi­nión que se per­mi­tió el obis­po de Ce­la­ya, Ben­ja­mín Cas­ti­llo; pa­ra es­te pre­la­do, los ase­si­na­tos a mu­je­res que se han co­me­ti­do en el es­ta­do de Gua­na­jua­to son “cir­cuns­tan­cia­les” y no se de­ben ca­li­fi­car co­mo fe­mi­ni­ci­dios.
Tex­tual: “No creo que sea co­sa de gé­ne­ro. Son ho­mi­ci­dios cu­yas cau­sas se de­ben in­ves­ti­gar y no se de­be ha­cer más es­cán­da­lo en es­te sen­ti­do; es du­ro de­cir­lo, pe­ro son crí­me­nes nor­ma­les, cir­cuns­tan­cia­les”.
Es más, se­gún el se­ñor obis­po, en mu­chos de los ca­sos de ho­mi­ci­dios a mu­je­res se tra­ta de ven­gan­zas por­que “las mu­je­res es­tán ca­da vez más in­mis­cui­das en ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas”. Pun­to.

La Jau­la
El di­rec­tor de De­sa­rro­llo Ur­ba­no del mu­ni­ci­pio, Ós­car Pons Gon­zá­lez in­for­ma que en León fun­cio­nan 140 ga­so­li­ne­ras, que a vein­te de ellas se les ne­gó el per­mi­so de uso de sue­lo, y que de un par más, si­gue en li­ti­gio su even­tual aper­tu­ra. Es­tas dos se­rían las que se ubi­can so­bre el bu­le­var Adol­fo Ló­pez Ma­teos, prác­ti­ca­men­te una al la­do de la otra y jus­to fren­te a la guar­de­ría del Ins­ti­tu­to Me­xi­ca­no del Se­gu­ro So­cial.
La mul­ti­pli­ca­ción de las ga­so­li­ne­ras en León es otra de las he­ren­cias del exal­cal­de pa­nis­ta Ri­car­do Shef­field y han si­do un ver­da­de­ro do­lor de ca­be­za pa­ra la al­cal­de­sa priis­ta, Bár­ba­ra Bo­te­llo: de 82 se fue­ron a 140.
Mien­tras que el IMSS pro­mo­vía un jui­cio de am­pa­ro pa­ra que sus ve­ci­nas de Ox­xo Gas y Gas­mart no co­men­za­ran a fun­cio­nar, la al­cal­de­sa Bár­ba­ra Bo­te­llo con­se­guía de ese ins­ti­tu­to la re­ne­go­cia­ción de una deu­da y has­ta la cons­truc­ción de una nue­va clí­ni­ca del Se­gu­ro en León.
Su­po­ner que la no aper­tu­ra de esas ga­so­li­ne­ras fue par­te del tra­to se­ría pen­sar mal, muy mal.

Co­men­ta­rios y que­jas: ti­gres­de­pa­pel1@g­mail­.com y @FPa­co­ma­res.

Comentarios