Buscar
12:34h. Sábado, 15 de Diciembre de 2018

“Ampliaré el espectro de la transparencia con algunos puntos que todos los candidatos suelen obviar, y que a los electores nos gustaría tener muy claros antes de decidir nuestro sufragio….”

Qué alegría, qué felicidad, por fin empezaron las campañas presidenciales en serio. Ya no más pre-, inter-, ni baticampañas, entramos en la recta final. Y como suele suceder cuando la competencia es despiadada, las ocurrencias brotan como manantiales, o también como el agua dentro de las embarcaciones a punto de naufragar. Hace unos días nos enteramos que ya no son 3 de 3. Con la inflación y el gasolinazo ahora vamos en 7 de 7. 

Y para que no digan que la realidad puede más que la ficción, en un acopio de fantasía pura, decidí ayudar con este ejercicio democrático. Ampliaré el espectro de la transparencia con algunos puntos que todos los candidatos suelen obviar, y que a los electores nos gustaría tener muy claros antes de decidir nuestro sufragio. 

Estos requisitos adicionales pueden sumarse a los siete que ya presentó el candidato oficial, y para hacerlos bien electorales, los llamaré 18 de 18, para que coincida con la edad de quienes pueden acudir por primera vez a las urnas.

Espero que esta breve lista sea tenida en cuenta el INE para el registro de independientes del próximo ciclo electoral. Digo, para ponérselas un poquito más difícil, ¿no? 

Dice así:

1. En relación al cuarto nuevo elemento, a la opinión técnica del contador público que acredita la congruencia de la evolución patrimonial del candidato, debe adjuntársele una certificación de un notario público sobre la inexistencia de relaciones laborales entre dicho contador y el candidato en los últimos diez años. Ya sea como subalterno en alguna dependencia pública o bajo honorarios (por ejemplo, como el encargado de rendir las declaraciones del candidato...).

2. A las diversas fes que ese notario público pueda realizar sobre la veracidad de los documentos, no estaría de más anexar una opinión del colegio notarial sobre la probidad del notario en cuestión, para estar seguros de que no sea de los que lavan las páginas de sus libros de registro...

3. Un certificado de la policía de tránsito de la localidad habitada por el candidato donde se establezca si ha ofrecido mordidas a sus elementos y, en caso afirmativo, si éstas se encontraban dentro de los montos establecidos por el tabulador de la corporación.

4. Como del Estado laico queda cada vez menos, un certificado eclesiástico sobre el pago oportuno de su diezmo y limosnas de misas dominicales. En caso de ser ateo, un certificado de no adeudo de Netflix.

5. Una certificación de la Comisión Federal de Electricidad sobre la inexistencia de diablitos en las instalaciones eléctricas de sus domicilios y propiedades declaradas. 

6. Presentar la visa norteamericana de fecha reciente, así ya sabremos que se ha revisado hasta la saciedad su historial de redes sociales. En caso de no tener visa, valdrá un comprobante de probidad emitido por el software Pegasus, aunque digan que no existe, que la PGR nunca lo instaló y que no lo siguen usando...

7. A pesar de que será el primero de los requisitos que tirarán de esta lista: Certificado de inspección de su domicilio y oficinas donde conste que no se encontró software, películas o canciones piratas. 

8. Comprobante de pago puntual de piso a una agrupación delictiva de carácter nacional o estatal. Por cierto, tema que no se ha mencionado en las campañas de nuestro estado. 

9. Holograma de verificación de que su auto no emplea combustibles robados a Pemex por elementos o ex-elementos de Pemex. El cual, por supuesto, es expedido por Pemex.

10. Aquellos candidatos que manifiesten sus pasión por “ler” o leer, deberán presentar una relación de los libros tomados en préstamo a sus amistades cercanas o entidades que todavía los presten. Sabemos que muchos pasarán sin problemas por este trámite.  

11. Pergamino expedido por chamán, médium, brujo o nahual debidamente certificado, donde se niegue haber tenido tratos con cualquier entidad paranormal o fantasma. Incluye empresas y fideicomisos offshore. 

Si llegaron al final de la lista y palomearon sin cesar los requisitos, los felicito, porque seguramente han encontrado al candidato ideal. Aquel que sí merece el #YoSiSoyHonesto; les recomiendo que voten por él en las próximas elecciones de Finlandia o Suecia. Por lo pronto, nos quedan unos meses inundados de spots, ocurrencias y declaraciones, para escoger lo menos pior. ¡Buena suerte!

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com