Jaime Panqueva
10:46
30/03/19

Ferias y Ferias

"¿Serán pretextos para volver al “rescate” de nuevo? Ya veremos cuánta feria habrá que gastarse para que esto suceda."


Primer trimestre del año y no salimos de las ferias en Guanajuato. Arrancamos con la de León, que paraliza cualquier intento de actividad cultural en el Teatro del Bicentenario, y luego seguimos con las ferias regionales.

Confieso que este año ni siquiera hice el esfuerzo de acercarme a la de Irapuato tras ver la bajísima calidad del cartel que, disculparán el juego de palabras, tiene más pinta de cártel... huachicolero. Me llama la atención que desde el lanzamiento de esta edición, los organizadores sentenciaron que el evento no sería evaluado por la afluencia de público (ellos, que son tan amigos de esas estadísticas), quizás porque se nota cómo la inseguridad está golpeando al sector restaurantero y de espectáculos en las noches. Y aunque se le sigue anteponiendo el adjetivo apócope de “gran”, se siente el bajón en este trabajo que realizaba antes el municipio. Grande, eso sí, es la paradoja: cuando la feria era ciudadana e iba despegando, le cortaron las alas municipalizándola. Y desde hace unos años, cuando funcionaba de forma bastante decorosa y producía utilidades, la volvieron a ciudadanizar... ¿Serán pretextos para volver al “rescate” de nuevo? Ya veremos cuánta feria habrá que gastarse para que esto suceda.

Mientras, se le siguen escamoteando recursos municipales a la cultura, y se limita el uso del Teatro de la Ciudad durante La gran feria para no robarle público al Inforum, y no es invento mío, funcionarios del IMCAR dixerunt.

Pero vamos a otro asunto, porque cuando se menciona la palabra Feria, todo el mundo piensa en alegría, animación y alborozo, aunque su origen fue primordialmente comercial. En la Edad Media con el resurgimiento del comercio y el lento crecimiento de las ciudades, germinó la necesidad de establecer centros donde pudieran converger los mercaderes a intercambiar sus manufacturas y conocimientos, para hacer acuerdos y conocer los incipientes adelantos. Hay testimonios escritos de que la feria de Leipzig, por ejemplo, se estableció hacia el año de 1165 de nuestra era, y que del mercado de otoño y primavera de sus inicios evolucionaría a una importante feria de muestras hacia mediados del siglo XIX. A comienzos del XX se convertiría en una de las exhibiciones industriales más importantes del mundo, donde se exponían, por ejemplo, prototipos de trenes. Tras el desastre alemán de la segunda guerra y la inclusión de Leipzig en la zona de ocupación soviética, la batuta de las ferias industriales fue asumida por la ciudad de Hannover, que realizó su primer evento como feria de exportación en 1947. Desde entonces se ha erigido como la principal feria tecnológica del mundo con un recito ferial que cubre casi medio millón de metros cuadrados, y recibe durante cinco días más de 220.000 visitantes especializados, de los cuales más de una tercera parte provienen de países diferentes a Alemania.   

A este tipo de feria, no al relajo que se imaginan, irá nuestro flamante gobernador Diego Sinhué Rodríguez para amarrar la realización del 9 al 11 octubre en León de una feria subsidiaria llamada Industrial Transformation México, que promete ser: “el primer evento sobre Industria 4.0 en Latinoamérica, hecho a la medida para México.”

Lo cual sonaría mucho más bonito si las industrias del 1.0 al 3.0 no nos tuvieran respirando la contaminación que respiramos, o si no tuviéramos los índices de delincuencia actuales en donde la figura del gobernador es eclipsada por su vocera de seguridad, el fiscal y el secretario de seguridad, que muy poco o nada esclarecen a los medios locales. Donde a pesar de los operativos y la llegada de más fuerzas de seguridad estatales, no disminuyen las ejecuciones, que mantienen un promedio de 10 personas diarias.

Pareciera que la mayoría de los guanajuatenses eligieron a un apocrisiario, no a un gobernante. O que este se siente mucho más cómodo tomándose la foto pasaporte en mano en el aeropuerto del Bajío con destino a Singapur, Dallas o Frankfurt, que diciéndole a los habitantes de su estado de qué lado está y contra quiénes se libra esta guerra, y si pueden estar tranquilos porque ya ni les van a cobrar piso, ni correrán el riesgo de convertirse en víctimas colaterales.

Y mientras nuestro gober se sube al avión, cuyo boleto aéreo y viáticos pagamos todos los habitantes de Guanajuato, inicia el lunes, en la entrañable plaza Hidalgo de Irapuato, otra feria. Esta sufre de anemia presupuestal, es 1.0 y carece de visitantes extranjeros registrados, pero es un innegable referente local que tiene muchas ganas, corazón y buenas ofertas para todos los bolsillos: La IX Feria del Libro de Irapuato.

Este lunes, 1 de abril, a partir de las 5:00pm será inaugurada con los Botes Cantan, y a las 19:00hrs. presentaremos el extraordinario homenaje literario que Marco Vanzzini realizó a los artistas visuales de su ciudad en la novela Pintor. La feria del libro de Irapuato discurrirá hasta el 14 de abril y ya comentaremos algo más de los eventos que tiene previstos. Allí los veo.

 

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

Comentarios