Jaime Panqueva
23:48
05/11/22

Hablemos de videojuegos • Jaime Panqueva

"Como la mentefactura ya está perfectamente instalada en este valle de la industria 4.0, decidí entrar de lleno al bisnes de los videojuegos, con la esperanza de que algo de los 198.400 millones de dólares que se mueven en este ramo caiga en mi bolsillo"
Hablemos de videojuegos • Jaime Panqueva

Como la mentefactura ya está perfectamente instalada en este valle de la industria 4.0, decidí entrar de lleno al bisnes de los videojuegos, con la esperanza de que algo de los 198.400 millones de dólares que se mueven en este ramo caiga en mi bolsillo. La idea me la trajo el lanzamiento de una nueva escenografía del Call of Duty Modern Warfare 2, que introdujo esta semana un mapa para sus combates seis contra seis inspirado en Guanajuato capital. Lo llaman Mercado de las Almas y, como ya nos tiene acostumbrados la empresa de software Activision Blizzard, (con un valor de mercado a febrero de este año de 63.5 millardos de dólares) el realismo de sus gráficos nos transporta a la pequeña ciudad de Las Almas, gobernada por el Cártel de La Araña. Hasta que por algunos enfrentamientos internos “El Sin Nombre” (al final sabremos que es una mujer) funda el Cártel de las Almas. Aquí cito literalmente la descripción del fandom de la saga: “Para obtener el apoyo público, el cártel construyó infraestructura como escuelas, hospitales y carreteras… siguió sobornando a oficiales del ejército mexicano y de las fuerzas policiales para obtener protección, y reclutó a ex soldados como sicarios.”

Pero El sin nombre no se queda sólo con el control territorial y los “negocios” locales, “comenzó a contrabandear bienes por todo el mundo para grupos terroristas como Al-Qatala sabiendo que mientras el terrorismo siga siendo una amenaza global, Estados Unidos estaría demasiado distraído para adoptar un enfoque de línea dura hacia la Guerra contra las Drogas.” Aquí entran los gringos y, por supuesto, el asunto se vuelve un campo de combate entre terroristas, narcos, soldados corruptos contra el grupo élite militar mexicano, llamado Los Vaqueros, al que se suman las fuerzas de élite Task Force 141 y la Shadow Company. El botín consiste en un par de misiles que el cártel ha ayudado a contrabandear a los extremistas de Medio Oriente. 

Como cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, y además la realidad supera a la ficción, vislumbro algunas posibilidades para diferentes videojuegos para celular de asombrosa actualidad. Por supuesto, por aquello del marketing globlal, los he bautizado con un nombre muy bonito en inglés.

Age of Armies: Variante local de los juegos de estrategia; el jugador debe administrar un ejército de 20 mil 292 elementos, que incluye a los 6 mil 800 de la Secretaría de la Defensa y de la Guardia Nacional; a los 4 mil 152 de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, 700 de la Fiscalía General del Estado, 140 de la Fiscalía General de la República y 8 mil 500 de las policías municipales. Con estos poquitos y miles de millones de presupuesto debe brindar seguridad a 6 millones de habitantes en un área de territorio de escasos 30.608 kilómetros cuadrados, sin selvas ni lugares inaccesibles y plagado de cámaras de videovigilancia. Sólo hay que considerar que desconocemos el tamaño de las fuerzas enemigas, mas no de quienes los apoyan. Además que no sabemos cuántos elementos del propio ejército trabajan para el enemigo… 

Constifrogs!: Una variante actualizada del tradicional Frogger en combinación con los Battletoads. El jugador debe tratar de meter en su costal la mayor cantidad de batracios posibles con el fin de alcanzar una mayoría calificada que permita hacer reformas constitucionales. No importa cómo lo logres mientras el bicho entre en el saco y alcances tu meta, todo vale. En dos modalidades, estatal y nacional, los niveles a superar nos llevan desde otorgar prisión preventiva oficiosa a diversos delitos, reformar o contrarreformar la legislación energética, hasta militarizar indefinidamente un país. La imaginación es el límite…

Por el momento aquí me detengo con el compromiso de traer nuevas versiones para la próxima semana. Loading

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

Comentarios