Buscar
01:57h. Domingo, 24 de Junio de 2018

Irapuato en el FITU

“…no imaginaban que la obra participaría en el 25 Festival Internacional de Teatro Universitario (FITU) de la UNAM, ni tampoco que estaría entre las finalistas de su categoría…”


Hace poco más de ocho meses, sentía el nerviosismo en los jóvenes integrantes de la Compañía de Repertorio Teatral del Instituto Irapuato, ante la inminencia de la primera representación de Memorias con Sabines. Su director, Roberto Rivero Barquín, se escuchaba a lo lejos dando las últimas instrucciones en el pequeño foro que alberga en su interior la Casa de Cultura de Chinacos. Tomamos asiento en uno de los salones para charlar con el protagonista Gustavo Adolfo Juárez Téllez, y parte del elenco, Edson García y Karen Fernández, todos jóvenes estudiantes que habían vivido durante algunos meses, en el caso de Karen, o años, como Edson, el desarrollo artístico del grupo.

Para el número 6 de la revista Argonauta, hablamos de las puestas en escena pasadas; obras clásicas como Sueño de una noche de verano o Antígona, incursiones en el musical con la adaptación de El hombre de la Mancha, o piezas cómicas de autores mexicanos contemporáneos como Corridos de mi tierra, Sueños islámicos y La historia ridícula del oso polar que se quedó encerrado en el baño del restaurante. Edson comentó sobre la evolución de la Compañía, patente en la puesta en escena de obras cada vez más retadoras; de comedias ligeras en sus inicios a obras de mayor complejidad que requieren mucha mayor preparación, y abordan temas que han hecho crecer al público.

Sabían el compromiso que entrañaba representarla frente a su autor, Jaime Sabines Córdova, quien había ofrecido montar su texto tras ver actuar a la Compañía en el Festival ITI Unesco en la Ciudad de México. Gustavo, quien encarna a Sabines padre, habló sobre la relación entre el poeta y su hijo, con quien había mantenido contacto durante el proceso de preparación. La dramaturgia está enmarcada por los versos más reconocidos del autor chiapaneco e incluye coreografías, preparadas por Sara Muñoz Villalvazo, interpretadas entre otras por Karen, quien llegó a la compañía a través de su trabajo en la danza.

La dirección misma del montaje plantea un reto pues no sólo involucra la actuación, la poesía y la danza, sino también la pintura, que debe ser realizada por los espectadores, y es coordinada por el artista plástico Pavel Eudave. El desempeño actoral busca ante todo romper la cuarta pared para interactuar con los espectadores. Por entonces, con el cosquilleo de la adrenalina, mis interlocutores no imaginaban que la obra participaría en el 25 Festival Internacional de Teatro Universitario (FITU) de la UNAM, ni tampoco que estaría entre las finalistas de su categoría.

El lunes pasado, Memorias con Sabines se presentó en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón del CCU de la UNAM. El festival se cierra este domingo y a las 7:00pm se presentará el veredicto de los jurados. Me pareció relevante participar de este logro por parte de un grupo de la ciudad, como fruto de un esfuerzo continuo de sus actores y director, pero también apoyado de manera decidida por su institución educativa y en particular por César Cervantes, director de Difusión y Cultura de Instituto Irapuato. 

Quienes deseen buscar más detalles del festival y las otras 3 obras finalistas de esta categoría, pueden ingresar a esta dirección.

Quienes deseen escuchar la ceremonia en que se presentará el veredicto, pueden ingresar a la página del Instituto Irapuato donde se transmitirá en directo.

Quienes deseen escuchar más detalles narrados por su director, pueden escuchar por internet el programa La nave de Argos el próximo jueves, 22 de febrero, a las 16:00 horas.

La mejor de las suertes al maestro Rivero Barquín y a estos jóvenes: su empeño y trabajo aportan una bocanada de aire fresco a nuestra ciudad.

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com