Jaime Panqueva
14:00
24/09/22

Opinión • Entrelíneas • Jaime Panqueva

“Retórica vacía, de esa que estamos acostumbrados a beber diariamente en la política local y nacional…”
Jaime Panqueva
Jaime Panqueva
Opinión • Entrelíneas • Jaime Panqueva

Pasaron los informes con su tradicional besamanos; extras de relleno para darles un toque más humano; despliegue de cámaras, con videos capaces de conmover a los más enconados detractores; los acarraeados y claques, para no tener que recurrir a los aplausos pregrabados; e invitados especiales, el presi del partido, el gober, senadores, diputados de acá y acullá, etc, etc. A esto hay que sumarle la danza de los millones, no me refiero a los invertidos en toda la parafernalia comunicativa (que no son pocos) sino en las cifras de inversiones y gastos que se esgrimen para deleite o confusión del público. Pero vamos mejor a un caso concreto: Irapuato.

Entre lo presumido y lo presuntuoso, 634 millones asignados a la policía o secretaría de seguridad pública (no quedó muy claro a cuál), que alcanzó para 11 nuevas patrullas, uniformes y equipo “diverso” que viene en camino, 95 nuevos elementos y 30 dedicados a policía turística. Imagino que en este rubro se incluye la camioneta blindada de reciente adquisición para la alcaldesa. Gracias a colaboraciones del gobierno estatal, 1.000 millones en obras de “alto impacto” (lo que esto quiera significar), con lo que alcanzó para pavimentar calles y hasta para darle una mano de gato a la catedral… Y vienen más parques vecinales, una división rural de la JAPAMI y el “proyecto de gran visión” para el INFORUM (importado al parecer desde España).

Por si las cifras y tantos logros marean, mejor pasar a estadísticas tomadas del pérfido gobierno federal: según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) del Inegi, durante el primer año de gobierno disminuyeron 5% la extorsión, 14% el robo a casa habitación, 9% los atracos y 11% el robo a vehículos. Por supuesto, no se menciona que la percepción de inseguridad ha seguido al alza y que en el último trimestre roza un escandaloso 90%; pocas ciudades de México tienen este nivel.

Además omitió las estadísticas del Observatorio Ciudadano de Irapuato, que en buena medida contradicen números tan satisfactorios o por lo menos presentables, en particular porque las estadísticas de homicidios y violencia doméstica, por ejemplo, refuerzan esa estratosférica percepción de inseguridad. Pero se trata de apantallar, y bueno, nadie va a repasar tantas cifras…

Todo se desarrollaba bajo un esquema que se ha vuelto tradicional en el show de los informes, un discurso lleno de logros y alegrías hasta poco antes de finalizar, cuando empezó a cambiarse el matiz: “es mi deber como presidenta municipal y como ciudadana asumir una posición que no contradiga mis valores ni traicione mis convicciones: la autoridad que es omisa, cómplice o corrupta está siendo parte central del problema.” Y en un giro, que creo que nadie esperaba, dirigió frases muy dignas de interpretación política: “Señor gobernador: las muestras de su apoyo hacia Irapuato han sido extraordinarias. Siempre estaremos profundamente agradecidos con ellas. Pero le pido que en esta ocasión nos respalde incondicionalmente para hacer las cosas (de forma) diferente. Le pido su voto de confianza porque aquí podríamos encontrar nuevas formas de abordar y solucionar el problema.”

¿A qué senda diferente se refiere? Todos sabemos que los discursos deben leerse entrelíneas, más si había anunciado la semana pasada que hablaría de cómo recibió la administración tras el sexenio de Ricardo Ortiz ¿Se refiere concretamente a romper el pacto de impunidad con autoridades o políticos del municipio o el estado? Acto seguido, la alcaldesa alabó a las fuerzas federales, llamó a la unidad y convocó a un gran acuerdo por la paz de Irapuato: “podemos construir un símbolo de esperanza para el resto del país, basado en la colaboración, el deber y el compromiso.”

Retórica vacía, de esa que estamos acostumbrados a beber diariamente en la política local y nacional, tal vez, pero eso sólo el tiempo y las acciones que continúen por parte de esta administración lo dirán. Estamos expectantes.

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

Comentarios