Domingo. 13.10.2019
El Tiempo
Jesús Batta González
07:46
11/10/19

Estamos requetemal, pero vamos requetebién

“…la recesión mundial del año próximo afectará a una economía doméstica debilitada…”

Estamos requetemal, pero vamos requetebién

Si observamos las cifras del INEGI, del Banco de México y agencias calificadoras, encontraremos que la economía mexicana ha sufrido serios descalabros, y que la recesión mundial del año próximo afectará a una economía doméstica debilitada.

La economía mexicana en 2019 decrecerá en alrededor del 1% y en 2020, si no existe recesión, en el mejor de los casos el PIB se mantendrá en 0%, o sea que además de estancamiento económico habrá recesión, según todos los pronósticos de largo plazo.

Si existe recesión hay dos maneras de enfrenar la crisis: la científica y la providencial: la científica es encomendarse a la Virgen de Guadalupe.

La inseguridad en México es sólo atacada con recomendaciones a las madres de los delincuentes para que regañen a sus hijos, o con palabrotas presidenciales como fuchi guacala, y también con militarización disfrazada de guardias civiles.

Si preguntamos a las madres beneficiadas por las estancias infantiles que fueron clausuradas, el panorama no es precisamente el de un Estado de bienestar.

Lo mismo se puede decir de las casas de protección a las mujeres maltratadas, que se cancelaron, igual que la cancelación del Seguro Popular, que dejó a miles de enfermos esperando la operación que nunca podrán pagar.

Si observamos las protestas de los parientes de enfermos de cáncer, de los que tienen infección VIH y otros enfermos, aparte de desesperados, encontraremos que están esperando el desenlace mortal de sus parientes.

Si preguntamos a los que tenían programada este año una operación costosa y que pagaría el Seguro Popular, aparte de odio manifiestan una desesperación rayando en el resentimiento.

Obviamente no preguntaremos a los perjudicados por la cancelación del MAIM Texcoco, ni a los beneficiados por las Zonas Económicas de Desarrollo, ni a los operadores de los proyectos cancelados por la voluntad de YSQ.

¿Por qué AMLO dice que vamos requetebién?

Porque tiene alta aceptación en las encuestas.

Porque está funcionando para los objetivos del presidente el programa de dotación de dinero a ninis, ancianos, madres solteras y campesinos pobres, y se han generado 266 centros electorales que mantendrán el voto duro a Morena para la elección de 2021 y para la reelección de 2024, en personajes políticos elegidos por el presidente.

El presidente ha logrado quitar los contrapesos; han renunciado los mejores economistas del Banco De México, de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, de las comisiones negociadoras del turismo, de la promoción de inversiones, del Instituto Emprendedor, de Las Comisiones de Energía, y últimamente, el ministro de la Suprema Corte de Justicia, de apellido Medina Mora.

Ahora, como en los viejos tiempos, la palabra presidencial es la del Tlatoani.

Está reuniendo a través de Alfonso Romo alrededor de 6,000 empresarios para que inviertan en su programa de infraestructura, aún no han invertido, y la economía está estancada, pero al menos se toman la foto juntos y el presidente no les llama avariciosos ni codiciosos.

Hasta aquí las cosas se mantienen bajo el control político casi total de López Obrador, lo cual podrá, si no pasa algo excepcional, imponer su forma de gobernar con autoridad, legalidad y aceptación de los ciudadanos en su mayor parte.

El problema de edificar una política social basada en repartir dinero en efectivo a largo plazo no funciona, tal y como se presentara en las experiencias siguientes:

El presidente Lázaro Cárdenas llenaba de dinero avionetas, viajaba a los ejidos y repartía efectivo a los campesinos. Lo pudo hacer durante un tiempo antes de desequilibrar las finanzas públicas.

En tiempo del General Perón en Argentina, su esposa Eva Perón repartía dinero en efectivo en la Casa Rosada, y a los pocos años la economía de Argentina quebró, a pesar de que en épocas anteriores había sido considerada nación con economía desarrollada.

El ex presidente de Perú Alan García (que se suicidó antes de ser enjuiciado por recibir dinero de la empresa Odebrecht) repartió dinero primero de los impuestos, y luego de emisión monetaria, dejando la inflación en 4,000,000% al año), dejando quebrada la economía de su país al repartir dinero sin orden.

Hugo Chávez y Nicolás Maduro repartieron dinero en efectivo y de paso quebraron la economía de Venezuela. Actualmente ese país tiene una economía fallida, con inflaciones superiores a 3 millones por ciento cada año, y teniendo uno de los mejores yacimientos petroleros del mundo los venezolanos viven la miseria más atroz.

Ojalá el programa de AMLO no pase la misma suerte.

En este sentido, es conveniente que los afiliados o simpatizantes de Morena lean las siguientes recomendaciones de Santiago Levy en su último libro, cuyo título es: Esfuerzos mal recompensados: la elusiva búsqueda de la prosperidad en México (BID, 2018).

Héctor Aguilar Camín en Milenio Diario, y Jorge Castañeda Guttman en Nexos, resumen esta propuesta en los puntos siguientes:

Las propuestas de Santiago Levy rumbo a una prosperidad compartida con seguridad social universal son 10:

  1. Garantizar el derecho ciudadano a la salud, independientemente del régimen laboral del ciudadano. Este sistema debería ser financiado directamente por la tributación y administrado por la Secretaría de Salud.
  2. Abrir el IMSS a toda la población, trasladando su pasivo laboral al gobierno federal, lo que resolverá su crónico problema financiero.
  3. Establecer una pensión ciudadana para mayores de 68 años, indexada a la inflación, equivalente a 50 por ciento del salario mínimo, o mil 599 pesos.
  4. Universalizar el acceso y ampliar la cobertura de guarderías en 130% (800 mil espacios más), con un costo por niño equivalente al de las guarderías del IMSS, administrado por la Secretaría de Bienestar.
  5. Crear un seguro de desempleo universal para trabajadores formales o informales, financiado por aportaciones patronales.
  6. Establecer la obligación de los trabajadores de cotizar en su Afore, independientemente de si tienen un empleo formal o informal, de modo que nunca se interrumpa su ahorro, y al final del ciclo siempre tengan una pensión.
  7.  Reducir las comisiones de las Afores y subsidiar el ahorro voluntario, para aumentar las pensiones de retiro. Asegurar que todos los trabajadores tengan una pensión al jubilarse, independientemente de si han estado poco o mucho tiempo en empleos informales.
  8. Facilitar que el Infonavit pueda dar crédito de vivienda a trabajadores formales o informales, y remplazar la fuente de financiamiento de aportaciones a la nómina por emisión de deuda.
  9. Trasladar la cobranza de las contribuciones de seguridad social del IMSS al SAT y homologar las definiciones de salario base, reduciendo los costos de cumplimiento de las empresas y mitigando la evasión.
  10. Reducir sustancialmente los costos de contratación formal, en particular para los trabajadores de bajos salarios.

Habrá resistencia de grupos de interés, pues el espíritu de estas reformas es romper los derechos sociales cerrados, y generalizarlos a través de los muros institucionales vigentes. Levy ve cuatro obstáculos:

  1. Derechos adquiridos de los trabajadores
  2. 2. Resistencia burocrática
  3. 3. Costumbre mental
  4. 4. Cuánto cuesta todo, y quién paga.

 

Comentarios