Buscar
13:30h. Martes, 21 de Agosto de 2018

¿Quién ganará la Presidencia de México el 1 de julio de 2018?

“¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de cada candidato para ganar la elección del 2018?”

Esta pregunta será respondida adecuadamente precisamente en esa fecha, no antes ni después.

Este artículo viene a cuento de una reunión familiar realizada en Metepec, Estado de México.

A esa reunión asistieron algunos invitados, pero para los efectos de este artículo me referiré a una empleada de la Agenda Interior del Presidente actual y un ayudante de un Diputado Federal por Morena.

El ayudante del Diputado estaba ofreciendo puestos de trabajo dentro del Gobierno Federal a todos los asistentes, en especial a la empleada de Peña Nieto, y hasta le decía que le mejoraría el salario y el tabulador, y el resto de los invitados tendríamos mejores trabajos, mejores sueldos, mejores prestaciones y una vida mejor.

Al parecer, los morenos ya están seguros de ganar las elecciones.

En este artículo se afirma que aunque el señor López Obrador tiene una enorme población que lo conoce, aún no se han realizado las elecciones del 2018.

Para empezar, en la boleta definitiva aparecerán Margarita Zavala, Ricardo Anaya, Andes Manuel López Obrador y José Antonio Meade.

¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de cada candidato para ganar la elección del 2018?

Margarita Zavala

Fortalezas. Tiene una larga carrera política: ha sido diputada, senadora y funcionaria del PAN.

Antes de que Ricardo Anaya se apropiara del PAN, era la panista con mayor popularidad para ser Presidenta de México.

Conoce los laberintos de la Presidencia de México.

La apoyan los calderoncitos sean panistas o no panistas.

Le restará muchos votos a Ricardo Anaya, de panistas y no panistas.

Debilidades. Muchos mexicanos la identifican con la guerra al narco iniciada por su esposo.

No tiene la base electoral del PAN, como independiente tiene muy poco presupuesto para la campaña electoral y en el INE le ponen todo tipo de trabas, igual que a los otros precandidatos independientes.

Apenas en abril empezará la población a identificarla como candidata, situación que contrasta con los 20 años de candidatura del más aventajado, AMLO.

Es muy difícil que gane la presidencia, debido a que no tiene la estructura del PAN que Anaya agandalló.

Andrés Manuel López Obrador

Fortalezas. Lleva más de 18 años de campaña presidencial.

En este momento es el candidato más conocido de México y, por consecuencia, el que si en este momento fuera la elección, la ganaría.

Tiene una amplia base de seguidores, que forman su voto duro, que en muchas ocasiones son parte de la clientela que logró formar desde cuando gobernó la CDMX, antes DF.

Tiene el presupuesto de tres partidos políticos, lo cual le permite hacer una campaña recorriendo el país y llenando de publicidad los medios de comunicación, sin tener que preocuparse por pedir dinero adicional a sus seguidores.

Realiza promesas que el común de los mexicanos cree, aunque algunas no puedan ser cumplidas sin causar desequilibrios.

Es el único que promete cambiar el modelo de desarrollo, aunque nunca ha dicho cómo le haría, porque el Plan de Gobierno que le elaboró Abel Hibert tiene puras generalidades, y en los libros de materia económica que le elaboró Mario Di Constanzo y él firma, no menciona cómo lograr un cambio de modelo, ni cuáles serían sus objetivos y metas específicas.

Su fortaleza es el hecho de que la gente si cree que cambiará el modelo de desarrollo económico.

Debilidades. Asociarse con Elba Esther Gordillo, con los maestros de la CNTE, con Napito, Alfonso Romo, René Bejarano y cientos de personas impresentables que, si bien le pueden dar dinero, base electoral y hasta funcionarios de casilla, siempre se recuerda la corrupción, la vulgaridad y el desprecio de estas personas por México.

El pleito contra el Aeropuerto de Texcoco le ha enemistado con los mejores técnicos y diseñadores de aeropuertos del mundo, pero le ha beneficiado porque las masas quieren un presidente pleitero que haga la vida imposible a los ricos, a los empresarios y, en general, a los que harían negocios en el Aeropuerto.

Es debilidad porque el Aeropuerto sí hace falta, y AMLO lo sabe porque es un viajero frecuente en aviones, y aunque cuestionarlo le sirva en su grilla electoral, tarde o temprano se utilizará, a no ser que provoque invasiones de masas pobres a los terrenos y se les otorguen escrituras.

También es debilidad porque si se cancela ese aeropuerto, a la calificación crediticia de México se le quitará el grado de inversión y los intereses preferenciales subirán alrededor de 20% respecto a la base Libor y sobre tasa, provocando un incremento de la deuda, sin beneficio económico.

Lo mismo se puede decir de las Reformas, que aunque no puede modificarlas si no tiene mayoría en el congreso, puede convocar a una Asamblea constituyente para emitir una Constitución Moral y desplazar al poder Legislativo por uno leal a AMLO.

Tiene muchas dificultades en su léxico para ligar ideas, lo cual pueden perjudicarle en los debates.

Ricardo Anaya Cortés

Fortalezas. Es un buen orador y hábil formador de conceptos políticos.

Tiene lucidez en manifestar sus ideas, tanto en los medios de comunicación como en sus discursos ante sus seguidores.

Las estructuras partidistas del PAN las tiene muy controladas, por lo cual puede diseñar la logística, la estrategia y las tácticas en una institución reconocida y en todo el territorio mexicano.

Tiene los recursos económicos que se asignan a tres partidos políticos, junto con sus anuncios publicitarios.

Debilidades. Tiene que explicar por qué recurrió a hacer negocios con empresas fantasmas en Paraísos fiscales, lo que está prohibido en México. También de dónde sacó 54 millones para su negocio inmobiliario, explicar la riqueza inmobiliaria de su familia política en el tiempo que fue funcionario del gobierno de Querétaro,  así como las cuentas de banco de Atlanta, Georgia, cuando su residencia era en esa ciudad y gobernaba el PAN a control remoto, por medio de sus incondicionales.

Si muchos gobernadores del PRI y del PAN han sido investigados y metidos a la cárcel, por qué no presenta todos sus argumentos y deja de esconderé en las faldas de una boxeadora, a quien a lo mejor quiere nombrar su Secretaria de Defensa.

En su afán de llegar a presidente del PAN y controlar todo, apuñaló por la espalda a decenas de líderes que tarde o temprano se la cobrarán, y no desarrollará plenamente el uso de la estructura partidista.

La mayoría de los panista que conozco en el Bajío dicen que votarían por Margarita y no por Anaya.

El maridaje con el PRD y el MC no es entendido por los del PAN, y buscan en lo más profundo de su ser atascar esta coalición.

José Antonio Meade

Fortalezas. Es el mejor preparado para ocupar el puesto de Presidente de México, desde el punto de vista de conocimiento de la economía y el derecho.

Tiene una base electoral de voto duro, que permite al PRI tener resultados mínimos con los que puede ganarse una elección aunque no se tenga carisma ni sea popular su candidato, que sólo con Madrazo falló porque los priistas jugaron con Calderón (con Labastida perdió porque Zedillo pactó con Fox, y el priista realizó todas las acciones políticas para que su partido perdiera ante Vicente).

En mancuerna con el Gobierno Federal, esta base electoral –extendida en todos los rincones de México- puede instrumentar una campaña final par manifestarse en forma contundente el día de la elección.

Debilidades. El PRI es considerado el partido más corrupto de México y similar fama tienen el Verde y Nueva Alianza, por lo cual sus compañeros de viaje son impresentables ante el electorado de México.

La estrategia electoral de su campaña se parece a la del Gobierno Federal, a cuyos mensajes publicitarios no se les cree, porque no unen a la gente común y corriente. Necesita conectar con la raza para que los electores le den su voto; de otra forma, aunque tuviera al mejor candidato en lo personal, no levantará los votos suficientes.

Necesita separarse de Peña Nieto, porque ante el electorado, éste es una persona tóxica.