Jesús Batta González
14:59
15/10/15

Sveriges Riksbanks pris i ekonomisk vetenskap till Alfred Nobels minne 2015

"Ahora les hablaré sobre Angus Deaton, aunque ya no es noticia, pues desde hace días se sabe que ganó el Premio Nobel de Economía 2015"

Sveriges Riksbanks pris i ekonomisk vetenskap till Alfred Nobels minne 2015

El título del artículo es para que el lector afirme que el que escribe perdió la chaveta y es ‘bien mamila’.

Como en estos momentos no tengo la mínima imaginación para escribir título que llame la atención, busqué un artificio que sea marketeable (de marketing), aunque el lector promedio me va a odiar.

Ni modo.

Ahora les hablaré sobre Angus Deaton, aunque ya no es noticia, pues desde hace días se sabe que ganó el Premio Nobel de Economía 2015.

Este escocés estudio Economía en la Universidad de Cambridge y es investigador de la de Princeton.

Al parecer todos los economistas nos congratulamos que se reconozca con este premio a un investigador de la economía, que ubica al ser humano en el centro de los intereses económicos.

Conviene saber que los neoclásicos (vulgarmente conocidos como neoliberales), neo keynesianos, marxistas y demás especies han centrado sus estudios económicos en la producción, en la distribución y consumo de bienes y servicios.

Desde 1998, cuando se otorgó el Nobel a Amarthya Sen, no había sido otorgado a un economista humanista, por lo que la de este año es una buena noticia.

No en balde todas las escuelas han estado de acuerdo en que se le otorgue el premio a Deaton, pero… ¿qué investigó este señor, como para merecerlo?

Lo más superficial que se dice de él es que estudió y concluyó que existe correlación entre la felicidad y el ingreso, siempre y cuando éste no rebase los 75 mil dólares al año. En otras palabras: en este rango de ingreso anual se encuentra la felicidad, propiciada por el consumo de bienes y servicios.

En este punto los mexicanos no somos felices, porque casi nadie tiene un millón 260,000 pesos anuales (equivalentes a 75 mil dólares), porque casi el 80% de la población mexicana es pobre; y los ricotes tampoco lo son, porque se pasan la vida perfeccionando sus técnicas de codicia y para quitar su ingreso a los mas pobretones.

Es conocida su teoría, conocida también como la Paradoja Deaton, basada en la observación de un exceso de suavidad en el consumo frente a las crisis permanentes e imprevistas de los ingresos.

Además realizo el análisis del comportamiento de los hogares a nivel microeconómico.

Las áreas de investigación de Deaton incluyen la medición de la pobreza mundial, economía de la salud y el desarrollo económico.

Uno de sus trabajos, conocido como Almost Ideal Demand System (Sistema casi ideal de demanda), un modelo de la demanda de los consumidores, es empleado por los economistas para estudiar el comportamiento del consumidor. Es un elaborado tratado de la demanda del consumidor, proporcionando una aproximación de primer orden, arbitrario a cualquier sistema de demanda, que satisface los axiomas de la elección, evitando características poco atractivas de otros modelos.

Su trabajo más profundo fue Consumption, Poverty and Welfare, que ha sido clave para comprender mejor el papel del consumo como elemento fundamental en la medición del bienestar y la pobreza, para encuadrar factores como la alimentación, los patrones que diferencian a una familia con hijos de otra sin ellos.

¿Por qué la alimentación es crítica?

Porque el tener un acceso directo a crédito o no, condiciona la forma de vivir y de gastar. Porque los que piensan que algo es causa, ignoran a menudo que en realidad están ante las consecuencias.

Para ir más allá de las relaciones habituales entre la renta disponible de los hogares y su nivel de consumo.

Y, sobre todo, para que los economistas acepten con más humildad las limitaciones para ese análisis, lo que es muy difícil, dado que los economistas nos hemos especializado en convertir nuestra autoestima en soberbia absoluta.

Qué bueno que haya economistas humanistas, y ojalá los otros se pongan a trabajar en situar al ser humano en el centro de sus estudios.

Comentarios