No hay México, hay mexicanos

"He dejado de creer en un México independiente. He optado al contrario, por soñar con mexicanos y mexicanas autónomas y solidarias..."

No hay México, hay mexicanos

Todos al zócalo de su propia plaza interior. Todos a resonar con brío la campaña de Dolores de su propia conciencia. Repasemos las cadenas que nos atan y seamos los padres de nuestra propia patria. He dejado de creer en un México independiente. He optado al contrario, por soñar con mexicanos y mexicanas autónomas y solidarias.

México será independiente cuando los mexicanos nos liberemos de una vez y para siempre de querer ser liberados. Cuando dejemos de darle el derecho exclusivo de liberar a alguien más fuerte, más alto, más valiente, más entrón; a alguien que venga a quitarnos el grillete haciendo, por fin, lo que soñamos que debiera ser un líder de verdad. Aún creemos en los caudillos taquilleros, pero de los que aparecen en los muros inflamados, de los que bajan del cielo, de los que siempre supieron que eran héroes. No creemos en los líderes que se rajan la cara en medio de nuestras calles, entre nuestras horas, frente a nosotros. Ésos son sospechosos, interesados e imperfectos.

México será independiente cuando los mexicanos exijamos justicia contra la corrupción pública, con el mismo brío con el que nos levantemos frente a la corrupción propia. Cuando seamos capaces de exigir cuentas transparentes, por blancas que sean las casas, con la misma vara con la que se exigimos nitidez frente a las cuentas que le debemos a otros, aunque sea al INFONAVIT.

México será independiente cuando, además de clamar contra el abuso de los poderosos, no aprovechemos la primera oportunidad para arrollar al ciclista, golpear a los niños, denigrar a quien no tiene voz para defenderse, o saquemos provecho de quien está justo debajo de nuestra jerarquía.

México será independiente cuando visitemos el Museo de Antropología e Historia con la misma admiración con la que reconozcamos a una María que vende flores, o defendamos la tierra de quien la ostenta desde hace milenios, o reconozcamos las leyes indígenas, tan venerables como las otras.

México será independiente cuando mentemos madres con los mismos decibeles con los que mentemos padres. Cuando ser mujer sea tan indistinto para ser presidente como para ser jefa de familia. Cuando una mujer pueda transitar por la calle con la misma tranquilidad con la que lo hace un diputado.

México será independiente cuando luchemos por la igualdad en las leyes del comercio internacional con el mismo interés con el que consumamos bienes de producción propia. Cuando comprar y tener, no sean el motor de la macro o micro economía, sino el compartir y el ser.

México será independiente cuando dejemos de buscar padres de la patria en un solo hombre; banderas sólo en septiembre, matracas anónimas, bigotes postizos, usurpadores rubios, demonios externos. Entonces sí, a perseguir corruptos, a derribar muros fronterizos, a incendiar la desigualdad y colgar en la Alhóndiga, las cabezas de la hipocresía, el conformismo y la individualidad.

Entonces, y sólo entonces, que Viva México, que Vivan los Mexicanos.

Comentarios