León, entre la crónica y la historia

“León es historia, cultura y tradición, que no debe ser patrimonio de unos pocos, sino diálogo cotidiano y orgullo de todos…”
León, entre la crónica y la historia

Era diciembre de 1575 y formalmente inicia la historia de lo que ahora es León, Guanajuato. Documentos de su erección podremos encontrar en archivos como el de Sevilla, Simancas, en España, o bien en el Archivo General de la Nación y a lo largo de estos 444 años, la crónica y la historia se ha encargado de darnos cuenta de su proceso a lo largo de estas centurias, misma que debe ser compartida a la población por medios accesibles, como este portal.

Pongamos que hablo de León es una colaboración quincenal en esta plataforma que me permitirá compartir con ustedes,lectores, los productos que como historiador me encuentro en mis visitas a archivos, bibliotecas, fototecas, con la idea de compartir la trascendencia de la patria chica, nuestro León, de todos los días.

Debo confesarme leonés por los cuatro flancos, nacido en la Zona Centro, muy cercano al Jardín de San Juan de Dios, el Carro Verde, San Miguel. Egresado de la Escuela Modelo, de la que me tocó vivir los festejos por el centenario de su inauguración en 1883. De niño, mi abuelo materno, don José Ramírez, me contaba de cómo era el Moral, el Calvario, y cómo en aquel entonces la naciente zona dorada de León, eran puros huizachales. El mismo León, en otros tiempos.

A mi abuela materna, Ana Ramírez, nacida en la Hacienda de Santa Ana del Conde de la Valenciana, el movimiento de la revolución constitucionalista la obligó a venir con su familia y avecindarse en el Barrio Arriba, y desde ahí vivió en 1926 la Guerra Cristera, lo que para ella es la suspensión de cultos, y donde su mamá, mi grande Paulita, al pertenecer a la adoración nocturna, estaba muy informada de lo que ocurría en ese momento. Ahora mi mamá Anita, como cariñosamente la llamamos, tiene 102 años y su memoria estan fresca que me sigue compartiendo sus anécdotas infantiles, de paseos familiares, visitas a ciudades cercanas, desde el León que ella conoció en su infancia.

Personajes como José Sóstenes Lira, Crispín Espinoza, Juan José Orozco, José Guadalupe Romero, Pedro González, Toribio Esquivel Obregón, Vicente González del Castillo, Jesús Rodríguez Frausto, Arturo Navarro Valtierra, María de la Cruz Labarthe, Adriana Centeno, Mariano González Leal, cada uno en su tiempo, y con su estilo, se han encargado de compilar efemérides, historias, tradiciones de este sitio, episodios del pasado que lo encumbra, o retratan momentos difíciles de esta ahora ciudad y su intervención en las épicas de la historia nacional. Por lo que respecta a un servidor, seguiré muy modestamente lo que sea de mi interés para compartirles en estas líneas, y traer a la realidad actual la importancia del Histórico León, Guanajuato.

Entonces, pongamos que hablo de León: de sus veinticuatro manzanas históricas, de sus barrios centenarios, de sus oficios que nos han dado identidad: rancheros, cuchilleros, reboceros, zapateros, curtidores; de sus iglesias y camposantos, de sus ilustres personajes, de la vida eclesiástica, civil y política; de los desastres naturales y la bonhomía de épocas pasadas; de cuando fuimos capital del estado en enero de 1915 o sede mundialista en 1986. Una mezcla de crónica e historia para compartir, pues León es más que una guacamaya o una llamarada. León es historia, cultura y tradición, que no debe ser patrimonio de unos pocos, sino diálogo cotidiano y orgullo de todos.

Comentarios