Buscar
03:15h. Viernes, 19 de Octubre de 2018

'Antares sigue firme': La historia

"Con este movimiento es probable que se permita a Ricardo Sheffield trabajar en una zona gris con su estructura, para impulsar a Morena desde Guanajuato..."

El grupo de Leonel Godoy Rangel logró imponerse en el terruño al afianzar a Antares Vázquez Alatorre como su candidata al gobierno del estado de Guanajuato, y confirmó que la decisión no la tomará Ricardo Monreal Ávila quien, por cierto, había escuchado a un grupo de ciudadanos interesados por llevar a una medición a la propia Antares y al ex priista Miguel Ángel Chico Herrera.
Con este movimiento es probable que se permita a Ricardo Sheffield trabajar en una zona gris con su estructura, para impulsar a Morena desde Guanajuato, a cambio de lo que le pudieron ofrecer en ese partido político a través del michoacano: formar parte del gabinete presidencial a través de una subsecretaría o una subdelegación.
Godoy y Sheffield no son ajenos: coincidieron cuando el primero fue gobernador de Michoacán  y el segundo, subsecretario de la Reforma Agraria.
Este miércoles se realizó una reunión que se prolongó por casi cuatro horas, encabezada por Ricardo Monreal Ávila y Leonel Godoy Rangel. Ahí participaron, entre otros, Antares Vázquez Alatorre y Miguel Ángel Chico Herrera, y se pretendió dar punto final a los rumores que se generaron al interior de ese partido, para impulsar un relevo en la candidatura al gobierno del estado por ese partido político.
Como preámbulo a dicho encuentro y tras una reunión con estructuras morenistas, el dirigente estatal de ese partido, Ernesto Prieto Gallardo, abrió la posibilidad de un relevo de su candidato a gobernador. Incluso dijo en tono claro un “esto no se acaba hasta que se acaba”, que después matizaría con un: “hasta ahorita la candidata es Antares Vázquez Alatorre”.
Más claro, el ex gobernador de Michoacán defendió a Antares. Pretendió eliminar cualquier duda y solo faltó que agregara un “no se equivoquen” para defender a su candidata. Dos grupos estaban ya enfrentados en la que hasta el día de hoy parecía ser una candidatura no definida entre dos grupos encabezados por los dos coroneles enviados por Andrés Manuel López para ordenar las estructuras. 
Los mensajes eran claros: la reunión no era tersa. Más que de organización, fue de presentar las cartas de ambos bandos. No fue sino hasta que Antares pidió respeto a su investidura como precandidata, que se optó por ceder. No querían que Andrés Manuel pisara el terruño con una rebelión en casa. Godoy defendió con todo a Antares y Monreal pretendió enviar la decisión a la mesa política nacional donde, al final, los responsables de la coalición Morena-PT-PES tomarán la  mejor opción.
No fue un momento para pelear o arrebatar. Eran posiciones duras, rígidas. No se alcanzó a ver la encuesta disponible del PT, donde el mejor calificado era Miguel Ángel Chico. Al final, éste atajó y destensó la situación cuando dejó claro que para él, no era un objetivo a seguir la candidatura al gobierno del estado.
A cambio, y para bajar los ánimos, ofreció la estructura que le acompaña, e incluso logró que le ofrecieran competir por el Distrito 15 federal, con sede en Irapuato, aun cuando ya tiene la candidatura plurinominal. De esas cosas que se pueden hacer para negociar.
Al final del día, se enviarán ya las propuestas para que en lo nacional sean evaluadas, para que sea una mesa ajena a las filias y fobias donde se determine o se confirme al abanderado de Morena en Guanajuato.
Monreal Ávila estaría platicando con actores de otros partidos políticos para sumarlos y, por otro lado, conseguir que López Obrador por lo menos escuche el planteamiento de varias personas que buscan que reflexione por un candidato más competitivo, antes que sus esfuerzos realizados en la República se desinflen en Guanajuato. Así las cosas. 

El autor es editor de Platino News.
Twitter: @martindiegomx
Correo: martin@platino.news