Buscar
07:31h. Lunes, 24 de Septiembre de 2018

Campañas convulsas

“…la encarnizada lucha en el manejo del tablero de Ajedrez o del Risk se encuentra desde ahora pues mostrando desde ahora el desapego del voto ciudadano al cual dicen representar…”

Las campañas que vienen se esperan convulsas, igual que las precampañas e intercampañas. Sus saldos no terminarán de convencer a los electores que la mejor vía para la representación popular sean los partidos políticos. Hoy vemos que los tránsfugas están por llenar las boletas electorales.

El caso más reciente fue el del senador Miguel Ángel Chico Herrera quien anunció su salida del PRI, partido donde ni los ven ni los oyen, para enlistarse como candidato por la vía plurinominal del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Con la estructura que lo acompañó por su derrotero priista, da visos de abandonar al tricolor para formar el nuevo corporativismo mexicano encarnado por Andrés Manuel López.

A este proceso falta la definición de candidatos plurinominales y la resolución de un proceso al que llevaron a juicio algunos militantes inscritos, como el caso de Paty Vilches en León, quien sufrió maltrato de su dirigencia, dice ella, al no aclararle el motivo de la no procedencia de su registro como aspirante a diputada local.

Pero tal parece que el dirigente estatal Santiago García López o el propio delegado del CEN del PRI en la entidad, Enrique Martini Castillo, ni los ven ni nos oyen.

Este último, envió un mensaje por WhatsApp a sus correligionarios quienes se alebrestaron al conocer la renuncia de Chico Herrera: “quiero reiterar que desde el día de mi llegada, estableci comunicación con el Senador Miguel Ángel Chico y platiqué varias veces invitándolo a dialogar y buscar rutas de operación y negociación política. Quiero aclarar que soy un político serio y de palabra. Para nada soy un títere de nadie. Soy un profesional de la política con temple y carácter y decisión formado en el partido con 50 años de militancia”.

Y como si no fuera urgente, su mensaje remata: “en los próximos días y cada día que pase verán mi actuar”. Por cierto, la compostura de la ortografía es cortesía de este reportero.

En el PAN tampoco hay calma. Si apenas la inscripción para ver si podrían ser designados provocó un terremoto al interior de ese partido, ahora que vean cómo quedaron las designaciones habrá otros motivos para cerrar, de inmediato, la cicatriz que quedará. Más cuando en ese partido acusan del agandalle de los dirigentes estatales en todo el país, de las posiciones que serían para otros que creen tener derecho de sangre. En Guanajuato el dirigente estatal fue por una candidatura y, así, dejó a medias el proceso que apenas comienza.

En algunos casos, los candidatos independientes dieron muestras que más bien fueron disidentes. No habrán de ser más que una figura testimonial y anecdótica de la pantomima de participación social que permitieron los partidos políticos al fijar las reglas al Instituto Electoral del Estado de Guanajuato. Sí, partidos políticos representados en el Congreso de Guanajuato quienes decidieron y punto.

Veamos. Este lunes estarán ya como candidatos presidenciales por la vía independiente Margarita Zavala Gómez del Campo (ex PAN), Jaime Rodríguez Calderón (ex PRI) y Armando Ríos Píter (ex PRD). Los únicos que habrían logrado alcanzar la meta de las 866 mil 595 firmas que fijó la autoridad electoral.

En el caso de León los candidatos independientes habrían quedado fuera de las boletas aún y con el hartazgo ciudadano que dicen haber escuchado y que, al final de cuentas, les dio la espalda para que por lo menos alguno de ellos, lograra hacer historia al participar en la boleta electoral como ciudadano sin partido.

Por eso la puja por el poder se centra en los partidos políticos. Es ahí donde la encarnizada lucha en el manejo del tablero de Ajedrez o del Risk se encuentra desde ahora pues mostrando desde ahora el desapego del voto ciudadano al cual dicen representar… en una apología de aquella frase de Luis Echeverría Álvarez: “ni nos beneficia, ni nos perjudica, sino todo lo contrario”.