Buscar
06:46h. Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Entre campañas electorales y arengas

"...la violencia ha costado a los mexicanos 21% del Producto Interno Bruto; su impacto económico fue ocho veces mayor que la inversión pública en salud, y siete veces más que la inversión en educación en el presupuesto nacional de 2017..."


Según el Índice de Paz México 2018, presentado por el Instituto para la Economía y la Paz, Guanajuato se encuentra en las entidades federativas a media tabla en violencia, crecimiento y criminalidad.

No es consuelo para nadie que estemos en una calificación que no nos permita la tranquilidad en nuestra persona y nuestros bienes, pero sus hallazgos revelan que la polarización política y el ámbito de competencias para la procuración de justicia, se han convertido en el nudo que evita una seguridad más focalizada y, por el contrario, ha incentivado el crecimiento de las tasas delincuenciales.

El estudio revela que en los dos últimos años el país entero se vio sumergido en una escalada de violencia que llegó a niveles máximos históricos, al grado de contabilizar 24 muertes por cada 29 mil víctimas. El reporte abunda que el aumento en la tasa de homicidios en 2017 se acompañó de un incremento sustancial en la tasa de violencia con armas de fuego, que se elevó 36%, y 28 de los 32 estados del país reportan tasas crecientes de delitos cometidos con armas de fuego.

El documento hace otras revelaciones: La violencia en México dejó un impacto económico que asciende a los 249 mil millones de dólares, es decir, la violencia ha costado a los mexicanos 21% del Producto Interno Bruto; su impacto económico fue ocho veces mayor que la inversión pública en salud, y siete veces más que la inversión en educación en el presupuesto nacional de 2017.

Guanajuato no es una isla, por supuesto. El impacto nacional incide en esta entidad que se ubica en la región centro del país. El documento advierte que mientras Baja California Sur es la entidad federativa más insegura, Yucatán se encuentra como el estado más seguro. De las 32 localidades, Guanajuato se ubica en la posición 19.

Según el IPM hay muchos factores que inciden en el tema de la inseguridad pública en el país, y el primer tractor es la corrupción. ¿En verdad han enfocado ahí sus baterías los candidatos a gobernador, senadores, diputados federales? ¿Lo enfocarán ahí los candidatos a diputados locales o a alcaldes?

El estudio consideró que Guanajuato tuvo una calificación 0.313 por ciento menor que el año pasado, y no se encuentra en las entidades federativas dentro del foco rojo de dicho organismo, pero tampoco entre los mejores estados para vivir.

Ante la evidencia no hay ocurrencia y, el documento propone que a fin de mejorar el marco de seguridad pública y paz integral, se requiere: reducir la corrupción y la impunidad; desarrollar la capacidad institucional con transparencia y rendición de cuentas; proteger a los jóvenes; proteger los espacios públicos; desarrollar la confianza y demostrar los avances de indicadores; hacer frente a la dinámica específica subyacente a la violencia con armas de fuego, el comercio ilegal, la extorsión, el secuestro y las distintas formas de homicidio y, sobre todo, poner mayor énfasis en los procesos de reforma.

Como se podrá ver, hay tarea para todos los candidatos que buscan un cargo público pagado con el dinero de los mexicanos. Entonces, ¿por qué no se ponen a generar un plan de acción en lugar de hacer arengas políticas en las faldas de las siglas partidistas?

Si bien es cierto que el sistema democrático mexicano es más partidista que ciudadano, es momento que los candidatos volteen a ver a los electores quienes, por cierto, pagamos la fiestecita.

Van dos semanas de campaña y las propuestas del qué, quién, cómo, cuándo, dónde y por qué, no han llegado.

Por cierto, hoy las campañas están tan alejadas de los ciudadanos, que no han terminado de fraguar sus propias planillas. Siguen las renuncias de candidatos a regidores en el PRI, en Morena hay siete municipios donde es difícil que puedan competir y 11 más están en vilo, y en el PAN no se ponen de acuerdo para trabajar en municipios como Abasolo, Pénjamo, Irapuato, Ocampo y Silao, entre otros.

Así como, si la verdadera preocupación de los candidatos fuera la seguridad, basta con hacer la búsqueda más reciente de insumos y leer los hallazgos. Así las cosas.

 (*) El autor es periodista que ha publicado en la prensa local, nacional y extranjera. Es analista político y editor en el portal Platino News, Noticias para la Nueva Generación

www.platino.news

Twitter: @MartinDiegoMX

Correo: martin@platino.news