18:00
30/05/18

Con dinero o sin dinero

“…si la fiesta ya está pagada con pastel, adornos, serpentinas y todo, ¿por qué no exigimos escuchar propuestas? Es muy cara la guerra de lodo en la que algunos candidatos viven, pagada con recursos de todas y todos…

Con dinero o sin dinero

Caja Negra

Martín Diego (*)

En este país las elecciones se ganan con dinero.
Sustraído de dinerobajolamesa.org

En Guanajuato los partidos políticos recibieron en conjunto 67 millones 504 mil 548 pesos para financiarse en estas campañas políticas. El PAN recibió más de 21.5 millones de pesos (MDP), el PRI 14.1 MDP, PRD 6.1 MDP, PT 1.2 MDP, PVEM 8.2 MDP, Movimiento Ciudadano 4.7 MDP, Nueva Alianza 5.2 MDP, Morena 4.8 MDP y Encuentro Social 1.2 MDP, en cantidades cerradas.

Ese recurso está destinado para que los partidos políticos puedan operar en este proceso electoral. Apenas para unos dulces, habría replicado un político al enterarse del recurso pues, dijo, esa cantidad no alcanzaba para las campañas.

¿Será muy poquito? Quizá, pues cada candidato a gobernador en el estado tiene permiso de gastar hasta 58 millones, 771 mil 945.21 pesos, según el proyecto CPFPP/001/2018 de la comisión respectiva del Instituto Electoral del Estado de Guanajuato. Es decir, si los candidatos reunieran hasta esa cantidad, elegir a uno de entre los ocho candidatos al gobierno estatal costaría 470 millones, 175 mil 560 pesos.

El tope de campaña para elegir a candidato a diputado local va entre los 2.2  y los 2.6 millones de pesos. En total, y entre todos los candidatos a diputados locales por los 22 distritos electorales, podrán gastar hasta 53 millones, 422 mil 425 pesos.

Para elegir a los 46 ayuntamientos hay permiso de gastar hasta 58 millones, 771 mil 954 pesos entre todos. Por supuesto que Xichú tiene el tope de campaña más bajo, con 234 mil 10 pesos, y León el más alto, con hasta 12 millones, 587 mil 422 pesos. El voto de usted costará 15 pesos con 40 centavos.

Así es el costo de lo que con eufemismo llaman fiesta democrática. Pero, si la fiesta ya está pagada con pastel, adornos, serpentinas y todo, ¿por qué no exigimos escuchar propuestas? Es muy cara la guerra de lodo en la que algunos candidatos viven, pagada con recursos de todas y todos.

Es por eso que la exigencia de todos a que presenten una campaña disruptiva para dar a conocer de manera puntual sus proyectos, era el objetivo al acortar los periodos. No se logró y, por lo contrario, elevó el costo de las campañas, a decir de Luis Carlos Ugalde.

¿Pero qué pasa si algunos candidatos quieren poner sus condiciones al órgano electoral, es decir, no sujetarse a las reglas y en cambio desacreditar al árbitro de la contienda, en una palabra, mandar al diablo a las instituciones?

El caso Irapuato ocupó muchos espacios en la red a partir de esta semana. El candidato del PAN, Ricardo Ortiz, rechazó ir al debate. Acto seguido, la candidata del PRI, Yulma Rocha, también declinó participar. Los argumentos de ambos embonan en lo que dice ser su estrategia de campaña.

¿Y los ciudadanos?

Así como hay el planteamiento de multar a los ciudadanos que no acudan a votar, el órgano electoral debería establecer mecanismos para que los candidatos estén obligados a dar propuestas basadas en evidencias y no en ocurrencias.

Pues bien, la fiesta electoral salió cara. Así que más valdrá tener por lo menos 4 millones de votos el 1 de julio -en realidad son 4 millones 382 mil 15 guanajuatenses en posibilidad de emitir su voto-, porque de lo contrario, quedará comprobado que la elección se gana con dinero,  no con votos. Así las cosas.

(*) El autor es periodista que ha publicado en la prensa local, nacional y extranjera. Es analista político y editor en el portal Platino News, Noticias para la Nueva Generación

Twitter: @MartinDiegoMX

Correo: martin@platino.news

Comentarios