Buscar
23:15h. Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

La efervescencia en todos los frentes

“…lo más delicado es que no se haya entendido que el recurso público, sea del partido que sea, no puede ser utilizado para mover la intención del voto, que vale más que un calentador solar, una torta o un refresco…”

 

Guanajuato se convertirá en una verdadera batalla electoral donde el PRI estará dispuesto a ir con todo por la mayoría. Sí, es cierto que en algunos corrillos políticos sostienen que Gerardo Sánchez García va en picada y que podría estar en un cómodo cuarto lugar en la contienda al gobierno del estado. Sí, es cierto también que algún sector del PRI ha solicitado al Comité Ejecutivo Nacional, aunque no de manera formal, una sustitución de perfil, para registrar a otro personaje como su abanderado.

Pero la señal es distinta. Gerardo Sánchez ha solicitado el relevo en nueve delegaciones federales, y parece que se la están cumpliendo. Hoy mismo se da el de Sedatu, donde el nuevo delegado vendrá a formar parte de la estrategia priista para dar batalla en el estado.

Lo mismo Sedesol, Sagarpa, Prospera y otra serie de delegaciones dispuestas a redoblar los tambores de guerra. Esta vez quizá no serán las tarjetas con depósito de dinero, o los monederos electrónicos para las tiendas de autoservicio. Esta vez el recurso público estaría operando a favor del candidato del PRI.

La PGR ya dio muestra de su filia y, en una desmedida muestra de sumisión al Poder Ejecutivo, difundió sin recato imágenes de su circuito cerrado de seguridad en la cual aparecen, entre otras figuras públicas, el candidato aliancista Ricardo Anaya Cortés. Es más, se incluyó el audio de las cámaras de seguridad.

Por eso es más cierta la versión de que Gerardo Sánchez, para lograr repuntar en la elección, solicitó el acomodo de las delegaciones estatales donde su equipo sin recato alguno, comenzó a ofrecer posiciones, puestos y apoyos antes de iniciar la contienda. Esa petición para que el senador con licencia sea relevado como candidato, tal parece que no se dará. 

Sin embargo, es en los municipios donde se dará un nuevo jaloneo dentro del PRI guanajuatense, pues en más de uno están a la búsqueda de candidato. Celaya y Guanajuato, por ejemplo, la competitividad de los perfiles terminó por bajar a quienes ya la tenían en la bolsa. Por lo menos el registro.

En León ya comenzaron a empujar en el CEN del PRI, la posibilidad de hacer un enroque entre Clemente Villalpando -por cierto, electo en convención municipal como precandidato- por Luis Andrés Álvarez Aranda. 

En otros municipios del noreste, no descartan que sean registrados otros perfiles y no los nombres que ya están en la lista. 

Sí, en el PRI suenan los tambores de guerra, una que buscan librar hacia afuera y otra más que se libra adentro, en espera de que no deje muchos heridos en el camino. 

Lo que representa León

Por cierto, León representa 20 o 30 por ciento del padrón electoral del estado. Es aquí donde se definen algunas posiciones y, aun hay poca certeza de quienes estarán abanderando sus proyectos. 

Mientras el PAN no ha definido si va Ricardo Sheffield o bien Héctor López Santillana, en el PVEM lo más claro es que Sergio Contreras Guerrero sería el abanderado de ese partido político. En Morena ven como su mejor perfil a Aurelio Martínez Velázquez y en Movimiento Ciudadano impulsan a Daniel Malacara.

Los candidatos independientes aún no tienen certeza de la definición, y mientras tanto sigue el conteo de firmas, a ver quién habría logrado el objetivo planteado por el órgano electoral.

Hoy por hoy se vive efervescencia al interior de los partidos políticos. Las decisiones afectarán sin duda al estado y su futuro, pero lo más delicado es que no se haya entendido que el recurso público, sea del partido que sea, no puede ser utilizado para mover la intención del voto, que vale más que un calentador solar, una torta o un refresco. Así las cosas. 

El autor es editor de Platino News

Twitter: @martindiegomx

Correo: martin@platino.news