17:54
25/06/18

La evidencia que no ven

“Hoy las encuestas dan más información que la tendencia electoral. Son una herramienta cognitiva pero también para la acción. Muestran el día a día de la sociedad y arrojan información para la toma de decisiones….”

 

La evidencia que no ven

Las encuestas electorales tienen sus limitaciones, ya que éstas suelen ser cambiantes, influenciables y son proclives a ser manipulables. Esto no sólo puede perjudicar a los partidos políticos, sino a los ciudadanos que se quieren informar. No obstante, esto no ha impedido que las encuestas sean una herramienta recurrente en las elecciones.
Consultoría Mitofsky

 

Las encuestas forman parte ya del lenguaje de las campañas políticas en nuestra época y forman parte de una estrategia para inhibir, cambiar, incidir, fomentar o, incluso, transgredir el sentido del voto.

No es sorpresa que a medida que se acerca el momento culmen en un proceso electoral, salgan las encuestas donde todo mundo gana, nadie queda en el tercero, y al patito feo siempre lo mandan al fondo. Ya es un comportamiento normal.

Sin embargo y más allá de ser una herramienta de la estrategia electoral, las encuestas arrojan mucha luz sobre el comportamiento de los ciudadanos y sobre cómo se va moviendo la sociedad en torno a los intereses que no pueden enmascarar.

Platicaba con Francisco Pacheco, director en jefe de Grupo Triple E, una de las casas encuestadoras más asertivas en la región. Con café cortado en mano, le preguntaba sobre lo que han arrojado las encuestas, más allá de los virtuales ganadores o seguros perdedores de la elección.

Por primera vez, me comentó el interlocutor, existe el fenómeno de la reelección. El sentir de los ciudadanos frente a una elección consecutiva del actor político en funciones. Es el plebiscito, el palomazo o castigo a su autoridad y, reconoce el ciudadano que tiene el poder de decisión.

Contrario lo que se pudiera pensar, el director de Grupo Triple E me comentó que la ciudadanía está informada. Que hoy sabe que habrá elecciones y se alista a formar parte de este proceso democrático, convertirse en el gran elector. Lo curioso es que, cae en cuenta la masa social, tres años son pocos para poder evaluar a un gobierno local. En su mayoría, los electores buscarían la reelección.

Otro hallazgo interesante en los datos de la encuestadora, es que hoy los ciudadanos ven con agrado que haya equidad de género aunque, por otro lado, al elector no le importa si su voto es para un hombre o para una mujer. Lo que le interesan son los resultados. Es aquí donde se encuentra la gran riqueza de la encuesta. Resultados. Si la mayoría de los candidatos hubiera enarbolado su branding de gobierno por encima de su marketing político, hoy sería una competencia, no por el más popular, sino por el más capaz.

Hoy, por ejemplo, el ciudadano sí pretende ir a votar. Contrario a la elección anterior federal, que salió un 50 por ciento del padrón electoral en Guanajuato para emitir su voto, la tendencia podría ser de un 58 o 60 por ciento de la ciudadanía saliendo a emitir su voto. Creen que con su sufragio pueden incidir en las decisiones de este país.

Es ese comportamiento que no se había visibilizado. La evidencia que no ven, dicen los expertos.

Hoy las encuestas dan más información que la tendencia electoral. Son una herramienta cognitiva pero también para la acción. Muestran el día a día de la sociedad y arrojan información para la toma de decisiones.

Por ejemplo. En las encuestas de Grupo Triple E se pregunta a la ciudadanía por qué medios de información quieren tener acceso a los candidatos. La respuesta fue: por perifoneo, bardas, visitas domiciliarias, volantes y mitines.

En alto porcentaje, dicen los ciudadanos, no quieren ver a los candidatos en los medios masivos, aunque sí los siguen consumiendo para enterarse de las noticias. De mayor credibilidad para la gente aún son los diarios, aunque avanzan muy rápido las redes sociales por el acceso a internet.

Es información alterna, que sirve para la toma de decisiones y que, no lo descarte, forma parte de un insumo primigenio para lo que viene ya en papel de gobierno pues, ahí en las encuestas, hay información que pocos leen. No sólo basta ver cuántos puntos de ventaja llevan sobre su segundo lugar; también qué quiere escuchar o saber el público. Cautivar a la audiencia, finalmente. Así las cosas.

.

.

.

El autor es periodista que ha publicado en la prensa local, nacional y extranjera. Es analista político y editor en el portal Platino News, Noticias para la Nueva Generación

www.platino.news

Twitter: @MartinDiegoMX

Correo: martin@platino.news

Comentarios