Buscar
00:39h. Lunes, 23 de Julio de 2018

¿Y si esa violencia en la red sale a las calles?

"...hay ciudadanos que consideran que el mejor motor de búsqueda se llama Facebook y que, para conocer las noticias sin tanto rollo y de manera imparcial, está Twitter..."


Las redes sociales digitales han abierto una caja de pandora de la cual emergen discursos cada vez más radicales que exaltan el odio y la violencia. Para muchos es suficiente motivo para descalificarlas.
María Elena Meneses, investigadora del ITESM CDMX  

El 17 de mayo se celebra el día mundial de Internet, llamada oníricamente la super carretera de la información. Según INEGI, 17.4 millones de hogares disponen de conexión a internet en México, pero esa información es vinculatoria porque hoy se puede tener acceso a internet sin, necesariamente, contar con el servicio en su domicilio.

A través de un hotspot, de conexiones públicas, de un teléfono independiente, del hackeo de WiFi, en fin, hoy los mexicanos tienen acceso a la internet y, con ello, a las redes sociales.

La Asociación mexicana de Internet (AMIPICI) descubrió que la principal actividad de los usuarios que tienen acceso a internet es en 83% ingresar a las redes sociales, y 97%,  considera que las redes sociales son un lugar de búsqueda.

Es decir, hay ciudadanos que consideran que el mejor motor de búsqueda se llama Facebook y que, para conocer las noticias sin tanto rollo y de manera imparcial, está el Twitter. Los videos de YouTube son la fuente de información de muchos ciudadanos que comparten el contenido, en tal nivel que lo han convertido en el mayor broadcasting de la historia de las comunicaciones.

Por lo tanto, las redes sociales son el lugar donde los usuarios mexicanos de internet se conectan.

El peligro que se adquiere con esta nueva circunstancia, es que los mexicanos son informados a través de algoritmos, de comunidades que siguen sus propios intereses y, ahí mismo, no hay la posibilidad de decidir. El algoritmo propio de la red es el que aporta usted por sus propios intereses y bloquea lo que no le ha interesado en la búsqueda.

Max Doe, experto en difusión, contenidos y branding digital de la agencia PlatinoNews, lo pone en lenguaje coloquial: “si buscas en internet relojes, vas a recibir relojes de todo tipo y de todo el mundo. Si buscas fútbol te va a llegar la información de ese deporte. El algoritmo se alimenta y discrimina”. Así es la realidad de las redes sociales.

¿Qué pasa pues con la información que se procesa y se produce a través de estos mecanismos? Hoy día existe un discurso de odio que no puede ser regulado. Es decir, no hay documentos, tratados de derechos humanos que contemplen un qué hacer en caso de los discursos de odio en la era digital.

Los manifiestos que polarizan al país en este momento electoral han llegado a niveles tales, que hay verdaderas legiones en busca de detractores de tal o cual candidato para focalizar su odio contra ellos, y limitar así su libre expresión. Se radicaliza en un imaginario colectivo de “si no estás conmigo, estás contra mí”.

El discurso de odio al ser esquivo y anónimo complica aún más su regulación. La realidad virtual ya superó a la realidad real.

Hoy se han dedicado estudios completos para analizar la realidad que tenemos. La universidad de Oxford publicó su estudio Troops, trolls and troublemakers: a global inventory of organized social,  y parte de sus hallazgos, es que hoy la política encontró otro mecanismo para la manipulación para las redes sociales.

Si bien las redes sociales fueron en su momento el mayor democratizador en países como México, pues daban acceso a otro tipo de información más allá de algunas realidades, el riesgo es considerar que todo lo que publican las redes sociales es cierto.

La buena noticia, Max Doe, es que se puede dejar de ser presa de las legiones. Lo mejor es no hacer caso a lo que las redes sociales publican y evitar ser un pez en la red, dar la vuelta, dejar de seguir, y considerar si se quiere ser un difusor, creador o consumidor de contenidos.

La mala noticia es que hoy hay una andanada de discursos violentos que hacen pensar: ¿Y si esa violencia en la red sale a las calles? Así las cosas.

El autor es periodista que ha publicado en la prensa local, nacional y extranjera. Es analista político y editor en el portal Platino News, Noticias para la Nueva Generación

Twitter: @MartinDiegoMX

Correo: martin@platino.news