07:22
02/10/15

Explicación no pedida

Que los cargos en las diversas direcciones, unidades y coordinaciones en el Congreso del Estado “no son cotos de partido”...

Explicación no pedida

Que los cargos en las diversas direcciones, unidades y coordinaciones en el Congreso del Estado “no son cotos de partido”, aseguró –sin que nadie lo preguntara- el diputado presidente de la Junta de Gobierno, Éctor Jaime Ramírez Barba, un poco a la defensiva frente a la casi ingenua malicia reporteril de que el gobernador Miguel Márquez haya impuesto en la Secretaría General del Legislativo, a quien hasta hace días era su propio secretario particular, Christian Javier Cruz Villegas. Cómo pasan a creer.

Echados para adelante, los 19 diputados locales del PAN se reparten a manos llenas los espacios y con una nula oposición del resto de las bancadas, entre pasmadas por su inexperiencia, cooptadoas por la conveniencia y deslumbradas por el oropel de los acuerdos por debajo de la mesa. Excepto el grupo ecologista, que se cuece aparte y cuya coordinadora,  Bety Manrique, dará batalla, como ya adelantó en su cuenta de twitter en un claro mensaje este jueves, de que peleará lo correspondiente a sus números como tercera fuerza política en el estado, “y esperamos que se corresponda en el reparto de comisiones”, sentenció.

Esto porque en estos días, la presunta batalla por cargos y comisiones está a todo lo que da para tener listo el jueves 08 de octubre, el reparto de las 18 comisiones permanentes que dan, más que leyes beneficiosas para la sociedad, la oportunidad del lucimiento político de sus integrantes para, claro está, conseguir futuros cargos públicos, desde alcaldías hasta legislaturas federales, pasando por diversas magistraturas.

“Nosotros quisiéramos todo”, confesó el coordinador panista Éctor Jaime, quien hasta  se permitió ironizar sobre el pataleo discursivo de las otras bancadas que se quejan de “mayoriteo” del PAN, “pero somos mayoría”, dijo perdonando vidas, así que buscarán las mejores y más lucidoras comisiones.

Claro está, como Justicia e Igualdad de Género, que la legislatura  pasada ostentaban congresistas del PRI y de la que ahora se van despidiendo, porque esos cargos los ambicionan los panistas y porque hasta ahora el joven coordinador de la bancada del PRI, Jorge de la Cruz Nieto, se ha destacado por aceptar sin chistar  todo lo que le propone el presidente de la Junta, casi sorprendido de la docilidad de la bancada.

Hasta ahora, lo único que le quedó a la segunda fuerza política al interior del Congreso, a saber el PRI, fue la dirección de Apoyo Parlamentario, donde fue ratificado Eduardo Aboytes Arredondo.

Y paren de contar, pues el resto de cargos serán para panistas, propanistas, simpatizantes del PAN y beneficiarios del mismo partido, pese a lo que declaró el presidente de la Junta.

Para muestra, los nombramientos oficializados ayer mismo, de Héctor González Aguirre como coordinador de comunicación social del legislativo, y quien fue presumido como apartidista, pero que en su trayectoria, fundamentalmente en León, revela su simpatía con los albiazules desde hace al menos 15 años, cuando fue el vocero del entonces alcalde Luis Ernesto Ayala, quien coincidentemente regresa al cabildo leonés, aunque ahora solo como síndico.

El más vistoso y podría decirse importante cargo, por su trascendencia, es el del secretario general, nada menos que por siete años según la ley orgánica, y con lo cual Christian Javier Cruz Villegas rebasará la presente y la siguiente legislatura, con lo cual debe dar gusto perder una curul, con semejante premio de consolación.

Juan Caudillo Rodríguez fue propuesta del PAN para la dirección de Administración y Dany Ángel Martínez Muñoz ratificado como Contralor Interno del Poder Legislativo, quien desde la pasada legislatura salió a propuesta del grupo del PVEM que, por cierto, en esta ocasión le mostró su desprecio y solo votó a favor Bety Manrique, quien seguro ya ajusta cuentas con sus compañeros, que a la primera le salieron respondones y rompieron la unanimidad de votos.

Bueno, hasta el yerno del ex gobernador Juan Manuel Oliva Ramírez, Jorge Jiménez Lona, ya desgasta los pasillos legislativos y se dice que trae etiqueta como coordinador de asesores, mientras renunció, supuestamente  por así convenir a sus intereses, el brillante joven Javier Luna López, quien se desempeñaba como titular de la Unidad de Estudios de las Finanzas Públicas, así que deja un huequito más para amigos y compadres de la flamante mayoría que, si se analiza, no es tal, dado que en la reciente elección apenas votó un 30 por ciento del electorado, y de ese porcentaje más de la mitad fue para no panistas, lo que deja, digamos, un 10 por ciento de representación real, que pondrá e impondrá durante los próximos tres años.

Comentarios