Lunes. 18.11.2019
El Tiempo

El humedal Los Cárcamos y el City Center

“…porque se puede prescindir de todo, menos del agua.”

El humedal Los Cárcamos y el City Center

Sólo después que el último árbol sea cortado, sólo después que el último río haya sido envenenado, sólo después que el último pez haya sido atrapado, sólo entonces nos daremos cuenta que no nos podemos comer el dinero.
Profecía de los Indios Cree

 

 

En este mes se cumplieron tres años de que el ahora ex gobernador Miguel Márquez y el reelecto alcalde de León, Héctor López Santillana, colocaron la primera piedra de lo que en un inicio se conoció como el City Park, un ambicioso proyecto inmobiliario a cargo de México Retail Properties y Grupo IMPULZA.

Este proyecto, autoproclamado como “el futuro”, que dispuso de una inversión inicial de 2 mil millones de pesos, incluía originalmente tres torres —ahora  son cinco- en un área total de 29.550 m2, y que además contará con un centro comercial, un hotel de lujo, oficinas de 14 niveles y un complejo habitacional de 183 departamentos.

¿Pero qué lo hace tan controversial?

El proyecto se realiza a un costado del parque Los Cárcamos, ubicado en la zona norte de la ciudad. hace veinte años que este lugar fue rescatado con una inversión millonaria por el gobierno municipal del abandono en que se encontraba, y pasó de ser un vertedero de basura a convertirse en un parque con vivero, temazcal y centro de acopio para reciclaje.

Sin embargo, en 2016 la administración local, sin contar con los estudios pertinentes ni competencia en la materia, ajena a todo proceso y fuera de tiempo y forma, autorizó la construcción del ahora llamado City Center un mes después de ser colocada la primera piedra, y disponiendo para esto de terrenos que originalmente pertenecían al parque, permitiendo la remoción de 200 árboles.

Pero la cosa se pone peor: a quince metros del City Center, y dentro del terreno que le fue “autorizado”, se encuentra un humedal de los tres que tenemos en Guanajuato —los otros dos son la presa de Silva en San Francisco del Rincón y la laguna de Yuriria–. Allí habitan 180 especies de aves, cuatro de ellas en peligro de extinción.

Se trata de un ecosistema de vital importancia para la ciudad, que hoy es explotado por México Retail Properties y Grupo IMPULZA para la construcción de su proyecto, utilizándolo a la vez como material de construcción (agua) y vertedero de desechos, contaminando su agua —nuestra agua- con descargas residuales y aceites, aumentando el ph para volverlo  más ácido, causando  la muerte de cientos de aves y peces que allí habitan.

Los humedales son áreas que permanecen en condiciones de saturación de agua por largos períodos de tiempo. Previenen inundaciones, filtran y almacenan el agua y ayudan a regular el clima —limitando la cantidad de carbono presente en la atmósfera, manteniendo un nivel por debajo de los 2ºC, con lo que contribuyen a evitar el calentamiento global.

La pérdida del humedal de Los Cárcamos conllevaría inevitablemente a la transformación de un filtro natural de dióxido de carbono en una fuente directa de emisión de CO2, así como a la pérdida de especies en peligro de extinción, a las ya conocidas —y temidas- inundaciones, y a la contaminación y carestía del vital líquido.

Datos escalofriantes

La situación del agua en el país es preocupante: México ocupa el lugar 24 de 164 países con estrés hídrico; esto quiere decir que la demanda de agua es superior a la cantidad disponible en un año. Así mismo, Guanajuato ocupa el lugar 10 de las regiones en América que más agua consumen, según el Instituto de Recursos Mundiales (WRI). En León, el conflicto por el agua se hace cada vez más grande, el aumento de la población y la industria, además de la situación con El Zapotillo, no hacen más que empeorar las cosas.

¿Pero qué tan cerca nos encontramos del Día Cero, y qué estamos haciendo para evitarlo?

El proyecto City Center lleva un avance del 40% y cuenta con la aceptación de gran parte de la población. No obstante, otros tantos han conformado una organización de protección y defensa llamada “Salvemos el Humedal los Cárcamos”, que realiza diferentes actividades en pro del bienestar del parque y en especial del humedal:  estrategias legales, jornadas de limpieza, veladas de arte, pláticas y conferencias para informar y crear conciencia sobre lo que se encuentra en riesgo, siendo la próxima una concentración programada para este 17 de noviembre.

¿Realmente necesitamos otra plaza comercial —cuando otras como “La Gran Plaza” y “Plaza Venecia” se encuentran abandonadas– bajo el lema de “el futuro” y el desarrollo sustentable?  Ante connotaciones tan prácticas y prometedoras, ¿quién podría oponerse al desarrollo, a la creación de empleos, al crecimiento económico? ¿Pero crecimiento económico de quién?

¿Vale la pena canjear nuestras —y de las siguientes generaciones– zonas naturales, nuestro oxígeno, agua, flora y fauna, por apostarle a un proyecto que se encuentra a escasos metros de la principal plaza comercial de la ciudad, violando los derechos humanos a un ambiente sano, y privilegiando un modelo de desarrollo elitista y clasista que favorece únicamente a sus propietarios?

Se estima que para 2050 la población mundial habrá aumentado un 66%, y mientras más crecen las ciudades, más se van extinguiendo los humedales. Allí están además las pésimas expectativas de crecimiento para México y el mundo. En los siguientes años, otra plaza comercial no mejorará la situación y tal vez sí lleve a un efecto contrario.

Países avanzados en sus políticas ambientales, como Suecia y Canadá han reconocido que la riqueza de una nación se encuentra en su agua, su tierra, su aire y su biodiversidad, optando por el rescate de los humedales, porque se puede prescindir de todo, menos del agua.

Comentarios