El Evangelio según • Dura lección • Víctor Hugo Pérez Nieto

“Por lo pronto, este mes se volvió a romper el récord de homicidios dolosos…”
El Evangelio según • Dura lección • Víctor Hugo Pérez Nieto


La masacre de Uvalde Texas nos deja, además de un amargo sabor de boca, una dura lección. No voy a hablar de la controvertida quinta enmienda que permite la comercialización en EU de armas de asalto que nada tienen que ver con la cacería o alguna otra actividad deportiva o de defensa personal (cañones de 30 mm o 50mm son inútiles en labores que no sean antimateriales,como su uso para derribar helicópteros o perforar blindajes reactivos). Debido a su venta, como si se tratara de dulces, en México los cárteles han adquirido un poder de fuego suficiente para enfrentar a las fuerzas armadas.

Pero la lección que debemos aprender es la falta de respuesta oportuna de las autoridades. Se tiene el registro de que por lo menos dos niños hicieron varias llamadas al 911 pidiendo auxilio, y el tiempo transcurrido entre la primera llamada hasta que fue abatido el tirador fue de 40 minutos, una eternidad que costó varias vidas inocentes. Algo similar había sucedido en Suecia en el verano del 2011, cuando Andrés Breivik, un extremista de la derecha europea tuvo el tiempo suficiente para ejecutar un atentado en el centro de Oslo a las 05:25:22 y luego dirigirse a la isla de Utoya, donde disparó contra niños y adolescentes que se encontraban en un campamento de verano, durante 70 minutos. Hasta 3 horas después del primer atentado, se entregó a las autoridades Anders Behring Breivik. Fueron77 víctimas mortales que se pudieron evitar si las autoridades suecas hubiesen actuado con agilidad, decisión y precisión, matando al atacante antes que se cobrará tal cantidad de víctimas.

En México no llevamos aguardando ni 40 minutos ni 3 horas, sino nada más ni nada menos que 4 años de retraso para detener a los perpetradores de las masacres,esperando una estrategia de seguridad que no sea sólo demagogia (que si abrazos, que la protección a los delincuentes, que si también son humanos, etc.), discusiones para teólogos y filósofos, no para los encargados de nuestra seguridad.

Por lo pronto, este mes se volvió a romper el récord de homicidios dolosos, y si las autoridades no entienden quesi por abatir a un delincuente se van a salvar muchas más vidas, entonces que también en México se legisle una suerte de quinta enmienda, para que todos tengamos acceso a los recursos materiales mínimos para defendernos y no quedar al amparo de esos seres humanos que tanto cuida, quiere y hasta respeta la 4T.

Comentarios