El rompe-vasos (o el mito de la neutralidad)