No todo es rosa mexicano