Es Lo Cotidiano

Andamos en Catar • Día trece: Ganar, perder, calificar • Fernando Cuevas

"Así terminó la primera fase mundialista"
Uruguay
Uruguay
Andamos en Catar • Día trece: Ganar, perder, calificar • Fernando Cuevas

Brasileños y suizos en el grupo G, portugueses y coreanos en el H, terminaron calificando a la siguiente ronda: aunque las cabezas de grupo perdieron y mandaron al campo a varios suplentes, terminaron clasificando, mientras que el drama corrió por cuenta de los uruguayos y cameruneses, que ganaron pero se quedaron en la orilla. Así terminó la primera fase mundialista.

Portugal pierde y queda dentro

Muy pronto el equipo lusitano se fue al frente en el marcador frente a una Corea que se jugaba la vida. Ya con la clasificación en el bolsillo, la selección de Portugal salió con varios cambios en su alineación y al parecer tendrían una día tranquilo con el gol de Horta, tras remate a servicio de Dalot que recibió un pase largo bien arrastrado hasta la zona comprometida. Pero los asiáticos, lejos de perder el ímpetu o dar el asunto por perdido, fueron mejorando su desempeño, mientras que los portugueses se terminaban de conocer y acoplar, a pesar de enviar otro aviso a puerta. El empate llegó en tiro de esquina, después de un gol anulado, en el que la pelota quedó a modo para que Kim Young-Gown la terminara empujando al 27’ y todavía tuvo una Cristiano que no pudo hacer efectiva.

Para la segunda mitad, el equipo de rojo se dio cuenta que podría darle la voltereta y empezó a jugar en consecuencia: una aproximación con sólido disparo pasados los veinte minutos, confirmaba la intuición. Tuvieron paciencia y siguieron intentándolo hasta que llegó el milagroso tanto cuando el reloj estaba muy cerca de agotarse: Son condujo una pelota desde propio campo en trepidante contragolpe y tras rodearse de rivales, le puso un pase preciso la movimiento de Hwang Hee-chan, quien venció al arquero para consumar una de las victorias históricas de este equipo, dejando fuera a los uruguayos y accediendo a la siguiente fase para, de paso, romper las quinielas. Un drama que se vivió en dos campos a la vez, con el acostumbrad contraste.

Uruguay gana y queda fuera

El problema para Uruguay se presentó en los dos partidos previos, dado que con Ghana hicieron lo que tenían qué hacer pero no se esperaban el marcador del otro partido definitorio del grupo, con todo y ese dramático gol coreano de último minuto. Tuvieron un penal a su favor los africanos que dejaron ir y en seis minutos, De Arrascaeta puso un doblete para mandar al frente a los charrúas pasada la mitad de la primera parte: el primero, rematado a bocajarro tras un contragolpe comandado por Suárez; el segundo, una obra maestra colectiva que fue profusamente celebrada por esa sensación de estar acariciando la siguiente fase. En tanto, los ghaneses trataban de reaccionar de manera muy tímida, como asumiendo su rol de actores de reparto en el drama que vendría.

Pero sin saberlo del todo, necesitaban un tercero a su favor que se presentó en forma de opciones que dejaron ir, después de una tentativa de los africanos al inicio del segundo medio. Un discutible penal que no se señaló, llegadas de Pellistri y Valverde, por partida doble, y toda la garra y desesperación puesta en el campo para terminar con el marcador a favor y el resultado en contra. Kudus trataba de inquietar la meta de los sudamericanos sin mayores consecuencias, solo para tratar de entretener la avalancha que montaron de los de azul para buscar el gol clave. Al final, las lágrimas de Núñez y Suárez reflejaron el esfuerzo hecho y la tristeza de no haberlo traducido en un resultado que les alcanzara para seguir con vida en el certamen e inesperadamente estarán pronto de regreso a casa.

Camerún gana y queda fuera

La selección de Brasil, ya calificada, decidió descansar a la mayor parte de sus estelares, como ha sido la usanza en este Mundial, para enfrentar su compromiso ante Camerún, que necesitaba el triunfo y ver el resultado del otro partido para aspirar a algún premio clasificatorio. Desde el inicio, los brasileños, ahora de azul, presionaron la portería camerunés y tuvieron un par de oportunidad antes del cuarto de hora de juego y si bien mantuvieron presencia al frente, la presión se fue diluyendo y las opciones se espaciaban cada vez más; incluso hacia el final de la primera parte, por poco el conjunto de verde logra la anotación en un remate de cabeza bien desviado por el arquero.

Para hacer honor a su apodo, Leones indomables, los cameruneses adelantaron filas para la segunda mitad, sabiendo que estaban frente a su última llamada para permanecer en la justa. Pasados cinco minutos, tuvieron una aproximación que pasó cerca del poste carioca y desde ya se notaba mayor ambición y menos temor, si bien recibían algunos contragolpes que resolvía el arquero. La apuesta de Camerún era clara: elevar el nivel de atrevimiento conforme fueran pasando los minutos, sin adelantarse a los tiempos pero sin renunciar a la encomienda. Así fue: ya sobre el final, un cabezazo imparable en plena carrera de Aboubakar, que hasta vio la roja por quitarse la camiseta y ganarse la segunda amarilla, para marcar la diferencia y darle a su selección un triunfo histórico sobre los poderosos pentacampeones, aunque no haya sido suficiente para llegar a octavos.

Suiza gana y entra

En duelo europeo, Suiza y Serbia tenían que salir a buscar el partido, sobre todo los segundos, si querían seguir con vida en el torneo. El juego fue trepidante desde el inicio, con los suizos a punto de anotar antes de que corriera el primer minuto de juego y los serbios dejando una pelota en el poste a los 10 de tiempo corrido. Fueron los helvéticos, ahora de blanco, quienes se fueron arriba con fulminante disparo de Shaqiri al 20’. Seis minutos más tarde, Mitrovic conectó de cabeza para colocar la pelota en zona inalcanzable para el portero y emparejar el marcador. Pasaron otros diez minutos de emociones y Vlahovic se encargó de darle la vuelta y poner arriba a los serbios aprovechando una mala entrega, pero en este toma y daca, Embolo volvió a anotar en la Copa de frente a portería, poco después, para volver a igualar los cartones.

La segunda parte empezó con todo. En una combinación que terminó siendo una pintura, Freuler le volvió a dar la ventaja a los suizos, quienes con este resultado tenían el boleto de octavos en su mano, más cerca todavía cuando se perdieron del cuarto mandando una pelota por arriba de la portería del conjunto serbio, que empezó a apretar la salida y a llegar con más frecuencia, buscando el del empate que cerca estuvieron de alcanzarlo en un par de jugadas que terminó conjurando el portero suizo. Los minutos finales veían cómo era más probable un tanto de los helvéticos que el del empate, mientras los ánimos se iban caldeando por el reclamo de un penal y otra jugada que terminó con empujones fuera del campo. Uno de los partidos más intensos y de mayores emociones de esta primera fase: los serbios vinieron y dieron gran espectáculo, en tanto los suizos confirman su consistencia y califican por tercer mundial consecutivo.

Comentarios