Es Lo Cotidiano

Llegan al Congreso obras de Tina Modotti

Exponen 20 fotos en el marco del FIC

337A7FBD-5C60-4ADC-9462-8421A4B915AE
Llegan al Congreso obras de Tina Modotti

Guanajuato, Gto. El pintor y muralista guanajuatense Diego Rivera y la fotógrafa italiana Tina Modotti fueron revolucionarios. Fueron comunistas. Fueron reproductores de la imagen de la mexicanidad de su tiempo: él, en su obra mural, para crear un mito de lo popular, del folklore oficioso, y contribuir a la construcción de un nacionalismo revolucionario y una identidad nacional desde el poder del Estado; ella, para retratar desde un innovador sentido estético y narrativo a ese México profundo, alejado de la complacencia oficialista. Fueron amantes, fueron cómplices, fueron camaradas.

Ahora, como parte de la celebración de aniversario 50 del Festival Internacional Cervantino, en el Congreso del Estado de Guanajuato inició la exposición “Tina Modotti. En el marco de Tina y Diego. Camaradas”.

Es un montaje realizado en colaboración con el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Dirección de Museos del Instituto Estatal de Cultura de Guanajuato. Se trata de una selección de más de 20 fotografías de la renombrada fotógrafa italiana durante su estancia en México de 1923 a 1929. Es una obra que hace un registro documental del México postrevolucionario, en la que desarrolló un lenguaje experimental en el juego de los ángulos y los contrastes de luz. Conjuga conciencia social y vanguardismo estético.

Tina Modotti fue hija de obreros y al explorar al mundo de su tiempo llegó a participar en la industria fílmica de los Estados Unidos, desde joven se integró a la militancia comunista y ese compromiso la trajo a México, para documentar la obra de los muralistas, convertirse en amiga íntima de Frida Kahlo y terminar por involucrarse íntimamente con el muralista guanajuatense.

Parte de las 400 fotografías que le entregó al mundo están ahora en uno de los vestíbulos del Congreso de la tierra que vio nacer a Rivera y que durante décadas lo relegara como su hijo por su condición ideológica.

La muestra fue alabada por la diputada María de la Luz Hernández Martínez, presidenta de la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología y Cultura; fue presumida por Adriana Camarena, directora del Instituto Estatal de la Cultura de Guanajuato, quien destacó la importancia de esta exposición en el marco de los 50 años de la Fiesta del Espíritu; y fue destacada como una invitación a la reflexión por parte del presidente del Congreso del Estado de Guanajuato, Martín López Camacho.

Ahí está la obra de la italiana, que estuvo en la Unión Soviética, que fue miliciana republicana en España, que nació en 1896 y murió en 1942, como suelen morir los y las artistas que se inmortalizan: en plenitud.

Ahí está la obra de Tinísima, la acusada de intentar asesinar a Pascual Ortiz Rubio, la literariamente exaltada por Elena Poniatowska, la que tuvo un féretro envuelto en la bandera de la hoz y el martillo, con esa figura esculpida por el grabador Leopoldo Méndez y de poesía que le cantó Pablo Neruda.

Comentarios