Es lo Cotidiano

En puerta, aumento al pasaje urbano de Guanajuato Capital

Se espera su discusión en próxima sesión de Ayuntamiento

camion
En puerta, aumento al pasaje urbano de Guanajuato Capital
En puerta, aumento al pasaje urbano de Guanajuato Capital

Guanajuato, Gto. Tras una reunión entre representantes del municipio y de los concesionarios y permisionarios de autobuses urbanos, se prevé que en la próxima sesión de Ayuntamiento se discuta el aumento del costo del pasaje de 7 a 10 pesos en el municipio.

La propuesta será planteada por la mayoría panista y expondrán a qué se comprometen los prestadores del servicio para mejorarlo.

Los números

El municipio de Guanajuato ha otorgado permisos y concesiones a un total de 48 personas, entre físicas y morales. Agrupados en empresas están (Autobuses Urbanos de Guanajuato (AUGSA), Transportes Unidos de Guanajuato (TUSA, con un sector de la familia Ávalos Santoyo como principal accionista), Transportes Urbanos de Guanajuato Ávalos (TUGASA, con otro sector de la misma familia), DIAVA (otro grupo de Ávalos como predominantes), Autobuses Suburbanos de Guanajuato (de Felipe Barrientos) y CUGSA (con diversas familias como integrantes de la empresa). El resto son concesiones individuales.

En total controlan un parque de 222 autobuses, pero sólo circulan entre 120 y 140, sea por estar en mantenimiento o descompuestos. El reporte más reciente, de febrero de este año, era de 128 unidades en circulación.

Esos autobuses cubren 35 rutas, entre urbanas y suburbanas. Cada concesionario tiene el permiso para atender rutas determinadas y ningún otro puede intervenir. Así, en una ruta se suprime una unidad, no existe la posibilidad de que otro concesionario le aporte una de apoyo. Actualmente, el precio del pasaje es de 7 pesos general y cuatro para estudiantes y adultos mayores.

Las propuestas de modernización y de integración del transporte urbano de pasajeros, planteadas por sectores de la sociedad civil, especialistas e integrantes del ayuntamiento, se enfrentan a la realidad anterior, con una urgencia inmediata: al menos 15 unidades cumplirán la antigüedad determinada en la Ley de Movilidad, lo que reducirá a menos de la mitad el número de buses disponibles. Hay rutas que operan con una sola unidad, lo que hace que la salida sea cada una o dos horas, sin contar los señalamientos por mal estado mecánico de los autobuses.

Participación social y respuesta de ediles y empresarios

A mediados del año pasado, el gobierno municipal lanzó una convocatoria para que se presentaran propuestas para mejorar el servicio. En el mes de abril, el gobierno municipal recibió 13 propuestas.

Sin embargo, no hubo respuesta ni difusión de las mismas, razón por la cual, varias de las personas que las presentaron se organizaron para presentarlas ante los concesionarios. Tuvieron apoyo de regidoras de oposición, en especial de la morenista Paloma Robles Lacayo.

A lo largo del año realizaron una serie de reuniones en las que predominaron dos posturas: propuestas de un Sistema Integrado de Transporte con mejoras en el servicio y la insistencia de aumentar el pasaje, que actualmente es de 7 pesos general y cuatro para estudiantes y adultos mayores.

El síndico Rodrigo Martínez se sumó a las últimas reuniones y planteó una serie de análisis del servicio con propuestas basadas en modelos urbanos que él, como académico, ha estudiado.

Posteriormente hubo una reunión entre ciudadanía, funcionarios y representantes del SIT de León, en la que el presidente municipal, Alejandro Navarro, fijó postura de que los prestadores del servicio corrigieran deficiencias y que se les concediera un aumento moderado. La oposición social fue determinante para que se pospusiera el aumento.

El regidor panista Carlos Chávez instó al ayuntamiento a aplicar lo antes posible un Plan de Movilidad para transitar hacia la modernización del servicio de autobuses en el municipio.

La morenista Paloma Robles Lacayo reclamó la ausencia de una base de datos pública relacionada con el servicio. 

Los empresarios del transporte señalaron que el aumento servirá apenas para resarcir pérdidas y no les ayuda para adquirir nuevas unidades: una de modelo reciente cuesta hasta dos millones de pesos, lo que los ha llevado a adquirir, cuando les ha sido posible, unidades usadas.

Es el tema fuerte de la siguiente sesión de Ayuntamiento.