Es lo Cotidiano

Para socavar al PRIANRD en Guanajuato, Morena afilia a prianrdistas

Con Bárbara Botello, otra vuelta de tuerca chapulinesca

Bárbara Botello
Foto: Redes Sociale
Para socavar al PRIANRD en Guanajuato, Morena afilia a prianrdistas

Guanajuato, Gto. La incorporación de Bárbara Botello a las filas del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) tiene un peso mediático mayor que otros casos similares, pero es uno más de militantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Partido Acción Nacional (PAN) que pasan a la 4T.

Botello Santibáñez no encontrará caras extrañas en su nuevo partido: algunos de quienes fueron sus colaboradores desde hace tiempo están en Morena y forman parte del grupo político del expanista Ricardo Sheffield.

Morenistas antes tricolores

En septiembre de 2020, el entonces morenista Marcelino Trejo entonó el canto de sirena política a José Pedroza Cobián, ex director de Desarrollo Organizacional de León en el gobierno de Botello (2015-2018). También trató de seducir al ex regidor Salvador Ramírez Argote y a José Cruz Hernández, quien fuera contralor en la administración de Ricardo Sheffield Padilla como presidente municipal de León. Cruz estuvo luego en la secretaría particular de Bárbara Botello.

Vanessa Montes de Oca, quien fue regidora priista de 2018 a 2021, terminó por incorporarse a Morena. Al concluir su gestión, fue incorporada a un cargo administrativo en la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), de la que Sheffield es el director.

Jorge Marcelino Trejo, quien finalmente logró que priistas saltaran a Morena,  ahora es asesor de la alcaldesa panista leonesa Alejandra Gutiérrez. En su momento también abordó a Bárbara y ésta se convirtió en su asesora cuando el hombre estuvo en campaña.

La misma Bárbara y sus excolaboradores serán recibidos por el primer exbarbarista que se fue a Morena: Aarón Lira Patlán, quien tiene rato ya como funcionario en la Profeco.

Otros expriistas en Morena

Entre otrora militantes del tricolor que ahora son 4T destacan Miguel Ángel Chico Herrera, Gerardo Zavala Procell, José Aguirre Gallardo e Irma González, de Irapuato.

Los expanistas

El caso más recientemente sonado de paso de un panista a las filas de Morena es el del salmantino Justino Arriaga, quien el 30 de enero renunció al PAN y se integró a la 4T. No se fue solo: se llevó a su suplente, Herminio Torres Ajuria y a tres militantes de base panista más.

Arriaga es el expanista más destacado entre los integrados a Morena, luego de Ricardo Sheffield y Alma Alcaraz, quien fue diputada panista en Sinaloa. Otra de sangre blanquiazul es la senadora Antares Vázquez.

No son los únicos azules pintados de guinda: el actual presidente municipal de Silao, Carlos García, y su exhomóloha salmantina Beatriz Hernández primero fueron panistas. El actual presidente del Consejo Estatal morenista, Ramón Rudel Oliva Hernández, inició su carrera política en el Partido Acción Nacional (PAN).

En la capital del estado destaca el caso de Roberto Loya, quien del PAN brincó al PRD y luego a Morena, para quedar a la sombra de Ricardo Sheffield.

Los examarillos

En tiempos del dominio de los “Chuchos” en el PRD, los seguidores guanajuatenses de López Obrador eran relegados. Al separarse Morena del Partido de la Revolución Democrática para convertirse en partido político, pocos perredistas se fueron a la aventura. 

En este grupo destacan la ahora senadora Martha Lucía “Malú” Mícher Camarena y su esposo David Martínez Mendizábal, ahora diputado local. Ambos son fieles seguidores de Marcel Ebrard y con él brincaron a Morena. Aunque Malú destacó a nivel nacional, David fue sistemáticamente relegado en el PRD. 

Otro de los iniciantes con Morena es el leonés Enrique de Alba, férreo opositor a la cúpula perredista, fiel seguidor de Andrés Manuel López Obrador y cuestionado en su quehacer político y por corrupción tanto dentro como fuera del Sol Azteca. Tras estar a punto de ser diputado federal plurinominal, fue temporalmente diputado local sustituto. Recientemente acaba de incorporar a Morena a Josefina Nicasio, quien en el PRD había sido cercana a René Bejarano.

Pero la mayor parte del perredismo guanajuatense integrado a Morena trató de irse a la segura. Entre el debilitamiento del PRD (que perdió su registro en Guanajuato) se sumaron a la 4T años después de su inicio: destaca en ese grupo Rosario Cañada, de Apaseo el Grande, consejera e integrante de la dirigencia estatal amarilla.

Caso especial es el de Emmanuel Reyes, que fuera cercano al finado dirigente perredista Hugo Estefanía. Reyes también estuvo vinculado con el alcalde de Villagrán, Juan Lara, quien recientemente acaba de retornar al PRI.

Emmanuel Reyes llegó a la diputación federal por la alianza PAN-PRD, pera renunciar al Sol Azteca y brincar a Morena, con cuyas siglas se reeligió. Con él se llevó a su suplente, el penjamense santanapacuense Ramiro Zaragoza, otro también exhuguista.

En Irapuato, el dirigente ucemista y experredista Aarón Cabañas Marcial también brincó a Morena y fue candidato a diputado federal. En el caso del municipio de Guanajuato, Paloma Robles Lacayo, quien fuera candidata externa por el PRD, ahora es combativa opositora regidora morenista.