Es lo Cotidiano

Cuarenta historias para enfermarse de espanto

Bernardo Monroy

Cuarenta historias para enfermarse de espanto

Todos tenemos nuestras historias de terror consentidas. Fueron aquellas que nos produjeron pesadillas, que nos hicieron ir a dormir al cuarto de nuestros padres, con las que temblamos al calor de la fogata en el campamento, o las que nos sirvieron para apapachar a nuestra pareja en el cine.

A continuación presento mis 40 historias de miedo favoritas. En orden aleatorio, sin más criterio que los sustos que me causaron. Casi todas ellas están disponibles en la red, en Youtube o son tan famosas que se encuentran en cualquier antología.

¡Felices pesadillas!

El modelo de Pickman, de H.P. Lovecraft

Relato de uno de los maestros del género, sobre un pintor que usa monstruos auténticos para plasmar en lienzos sus escalofriantes criaturas. Narrado como si el lector estuviera conversando con el narrador, El modelo de Pickman no pertenece a Los Mitos de Cthulhu pero es bastante escalofriante.

El coco, de Stephen King

Cuento sobre un padre de familia que asiste a ayuda terapéutica porque el mismísimo Coco ha salido del armario a matar a sus hijos. El maestro del terror publicó este relato en su primero libro de cuentos, El umbral de la noche, donde se vale de los terrores infantiles para espantar al lector, un elemento recurrente en su obra.

Cero en geometría, de Fredrick Brown

Henry está a punto de reprobar Geometría, por lo que opta por usar un libro de magia negra para invocar a un demonio, pero las consecuencias resultan inesperadas y cargadas de un humor negro desternillante. Mini relato de uno de los más importantes autores de ciencia ficción, fantasía y terror.

Con tiempo suficiente al fin, de Lynn Venable

Cuento famoso gracias a su adaptación en la serie Dimensión Desconocida, sobre un amante de la lectura a quiee no le dan tiempo de leer, por lo que se refugia en una bóveda. Al salir, resulta ser el último sobreviviente a la guerra nuclear, pero comete un error que le cuesta la estabilidad en un mundo destruido.

Es una buena vida, de Jerome Bixby

Otro cuento famoso gracias a Dimensión Desconocida, famoso gracias a su parodia en Los Simpson. Cuenta la vida de Anthony Freemont, un niño omnipotente que vive en un pueblito y obliga a todos sus habitantes a cumplirle su más mínimo capricho. El relato resulta aterrador por el hecho que es un mocoso quien tiene poder absoluto y no sabe qué hacer con él.

La multitud, de Ray Bradbury

Sin duda, todos nos hemos preguntado por qué cuando hay un accidente siempre se llena de una multitud de mirones. Pues bien, el sensacional escritor de Fahrenheit 451 y Las crónicas marcianas nos ofrece una respuesta: se trata de las ánimas en pena de quienes murieron allí.

El lote # 249

Cuento del creador de Sherlock Holmes. Doyle tiene muchas historias de terror, opacadas a causa de su máxima creación. En El Lote # 249 aborda otro de los personajes habituales del género: la momia viviente. Lo interesante de este cuento es que profundiza en la afición por la egiptología durante la época victoriana.

El joven Goodman Brown, de Nathaniel Hawthorne

Ambientada en Nueva Inglaterra durante los Juicios de Salem, cuenta lo que le sucede a un muchacho que durante su caminata es acompañado nada menos que por el Señor de las Tinieblas.

El caballo invisible, de William Hope Hodgson

Un caballo espectral, como el de la pintura Incubus de Fuseli, aterroriza en una mansión. Sólo se escucha el galope y cómo avienta las cosas al cabalgar, por lo que los residentes llaman a Carnacki, el Cazafantasmas recurrente en la obra de Hodgson, quien fuera maestro de Lovecraft.

El Yattering y Jack, de Clive Barker

Un demonio de grado inferior es el encargado de volver loco a un godínez cualquiera, de nombre Jack. El hombre es tan mediocre, tan insignificante y gris, que todos los intentos del diablillo por joderlo resultan infructuosos. Curiosa historia en la que el lector empatiza más con el demonio que con el humano.

La quinta rueda, de Bret Easton Ellis

El autor de Psicópata americano cuenta en su libro Los confidentes el relato de dos tipos que secuestran a un niño para pedir rescate. Los dos lo maltratan y sodomizan con un aburrimiento y monotonía escalofriantes. La quinta rueda no habla de personajes sobrenaturales, sino de la maldad humana.

El mejor cuento de terror, de Joe Hill

Dicen que hijo de tigre pintito, y Joe Hill es la prueba, pues es el hijo de Stephen King. En este cuento, un editor de antologías literarias se topa con un escritor que personifica los principales clichés del género, desde La matanza de Texas hasta la casa embrujada.

La máscara de la muerte roja, de Edgar Allan Poe

Un clásico del género, indiscutible. Nada qué decir de esta historia que no se haya dicho o adaptado con anterioridad, ya sea por entusiastas scouts al calor de la fogata o aburridos académicos.

La leyenda de Sleepy Hollow, de Washington Irving

El Jinete Sin Cabeza persiguiendo a Ichabod Crane es una de las escenas más características del género de terror. Ésta es la historia original, s más un relato costumbrista estadounidense que una historia de miedo.

El osito de peluche del profesor, de Theodore Sturgeon

Obra de uno de los maestros de la ciencia ficción que retoma otro personaje arquetípico del género de terror: el muñeco viviente. Estructurado por medio de diálogos, aborda los terrores infantiles de forma magistral.

 

Los palomos del infierno, de Robert E. Howard

Del creador de Conan el Bárbaro, es una historia totalmente gringa y sureña, sobre una casa maldita ubicada en unas plantaciones, que se llena de palomos al atardecer: se trata de las almas de los condenados.

 

La lotería, de Shirley Jackson

Antecedente directo de Battle Royale y Los Juegos del Hambre, escrito en 1948. Maneja con maestría temas como normalización de la violencia y lascostumbres arcaicas en comunidades pequeñas.

 

El lobo hombre, de Boris Vian

La luna llena sobre París ha transformado en hombre a Denis… la rola ochentera y emblemática de La Unión se basó en este cuentazo de Vian, que le da un giro al hombre lobo: en esta ocasión, es el animal quien se vuelve humano.

 

El corredor, de Ib Melchior

Cuento de terror y ciencia ficción famoso gracias a sus adaptaciones cinematográficas. En un futuro lejano se lleva a cabo un rally donde los conductores tienen el derecho de atropellar gente. Recorren todo Estados Unidos, y quien mate más transeúntes, gana.

Se lo podemos hacer al por mayor, de Neil Gaiman

Peter es un hombre mediocre a quien engaña su mujer. Un día, en la sección amarilla descubre que en la A se puede contratar asesinos a sueldo. Para su fortuna, la agencia que contrata ofrece descuentos especiales. Este relato de negrísimo humor ha sido adaptado varias veces en cortometrajes aficionados, disponibles en Youtube.

La venganza de Nitocris, de Tennessee Williams

Cuento ambientado en el antiguo Egipto, que toma elementos ficticios e históricos. La protagonista es la última faraona de la sexta dinastía. Su autor, el mismo de Un tranvía llamado deseo lo escribió cuando tenía tan solo 16 años.

El huésped de Drácula, de Bram Stoker

La precuela de Drácula. Se trata de un capítulo inédito que fue suprimido del libro original, y cuenta lo que acontece a un caballero inglés que llega al castillo antes que Jonathan Harker.

Pesadilla a 20,000 mil pies, de Richard Matheson

Relato del autor de Soy Leyenda, famoso gracias a Los Simpson y Dimensión Desconocida. Bob Wilson viaja en avión y le toca sentarse del lado del ala. En pleno vuelo, descubre un monstruo que destroza las turbinas y lo mira, retador. Avisa a la sobrecargo y al piloto, pero nadie le cree.

El guardavía, de Charles Dickens

Dickens escribió varias historias de fantasmas además de aquella con Scrooge por protagonista. Es un relato de espectros tradicional, sobre las almas de quienes mueren en accidentes ferroviarios.

Compañeras de labor, de Alan Moore

El mejor escritor de cómics con vida es también un excelente cuentista: en este relato, describe el tormento de unas brujas siendo quemadas, mientras narran sus acciones. Lo fascinante del relato es que todo sucede en tiempo real, mientras las llamas las consumen.

El tren al infierno, de Robert Bloch

Otro de trenes y pactos con el diablo: Martin es un vago que un día se topa con el diablo en las vías del tren. Él le vende su alma a cambio de un reloj que le permitirá congelar el tiempo en el momento más feliz de su vida, por lo que en busca de la felicidad se supera a sí mismo para alcanzar ese instante. Sin duda, auténtica superación personal y no los libros de Carlos Cuauhtémoc Sánchez.

La pata del mono, de W.W. Jacobs

Relato muchas veces parodiado e imitado, nunca superado. Una pareja recibe un pata de mono, que concede cualquier deseo… desgraciadamente, cuando el deseo se cumple va acompañada de una terrible desgracia.

El diablo y Daniel Webster, de Stephen Vincent Benet

Le da un giro genial al tema del pacto satánico: Jabez Stone es un granjero que le vende su alma al chamuco, y cuando aquél se lo va a llevar, éste pide ayuda a Daniel Webster, audaz abogado que existió en realidad.

La gallina degollada, de Horacio Quiroga

Un clásico del terror y la literatura latinoamericana. Tres niños idiotas que imitan el arte de degollar a una gallina… con su hermana.

El gran dios Pan, de Arthur Machen

Uno de los clásicos de terror decimonónico. Elogiado por todo escritor de terror, que van desde Lovecraft hasta Stephen King. ¿Qué sucede cuando alguien se somete a una operación para poder ver el mundo sobrenatural? Esta historia es la respuesta.

Silba y acudiré, de M.R. James

Uno de los mejores escritores de historias de fantasmas de todos los tiempos es, sin duda, M.R. James. Todos y cada uno de sus cuentos de espectros son inquietantes, macabros, inusuales e insuperables. En Oh, Whistle, and I'll Come to You, My Lad sigue los pasos de un escéptico académico de Cambridge y su destino.

Nightcrawlers, de Robert Mc Cammon

En la década de los 1980's, Mc Cammon llegó a ser tan popular como Stephen King. En este cuento, también adaptado en Dimensión Desconocida, cuenta lo que pasa cuando un veterano de Vietnam descubre que sus pesadillas pueden hacerse realidad.

La leyenda de don Juan Manuel, anónimo

Leyenda típica de la Ciudad de México, sobre un tipo que vende su alma al diablo para saber con quién se acuesta su mujer. Se dice que aparece en la noche y pregunta la hora. Si le respondes, de dirá Dichoso usarcé que sabe la hora en que va a morir y te acuchilla.

El vampiro, de John William Polidori

Una de las grandes historias clásicas de vampiros, antecedente directo del conde Drácula. El nosferatu protagonista, Lord Ruthven, ha sido el modelo de todo aristócrata chupasangre.

Té verde, de Joseph Sheridan Le Fanu

Sigue los pasos del reverendo Jennings, un hombre a quien atormenta un fantasma que toma la forma de un mono, que lo exhorta a cortarse la garganta. Inquietante historia por el autor de Carmilla.

La historia de la enfermera, de Elizabeth Gaskell

Gaskell fue quizá una de las más importantes cuentistas de la época victoriana. En éste relato, así como en The haunted house, describe no sólo las costumbres de la Inglaterra decimonónica sino todos los elementos de las creencias de la época en los fantasmas.

Los sauces, de Algenon Blackwood

Considerada por Lovecraft como la más fina historia de terror inglés, The Willows. Cuenta con todos los elementos de una historia de terror ambientada lejos de la civilización: bosques, una región apartada del Danubio, sentimiento de incertidumbre, peligro e inseguridad, y la conunción del mundo natural con el sobrenatural.

The body snatcher, de Robert Louis Stevenson

No toda la obra terrorífica de Robert Louis Stevenson es El extraño caso del Doctor Jekyll y Mr. Hyde. También destacan El Diablo de la Botella y The Body Snatcher, que se convirtió en una siniestra película protagonizada por Boris Karloff, ambientada en Edimburgo de finales del siglo XIX.

The Sorcery club, de Elliott O' Donnell

Lo que parece la trama típica de una historia de terror (tres tipos realizan rituales mágicos para obtener poder, pero las cosas no salen según lo planeado) es narrado con gran maestría por O'Donell, escritor inglés que dedicó su vida no sólo a escribir sobre espíritus, sino a cazarlos, ya que para él dedicar su vida a lo sobrenatural era su destino –según él mismo declaraba-, pues de niño se le apareció un fantasma. Se puede leer online aquí.

El monte de las Ánimas, Gustavo Adolfo Becquer

Pilar de la literatura española y de las historias de fantasmas. La acción transcurre durante la noche de difuntos, en Soria. Folclor tradicional y aparecidos, sin duda un relato insuperable.

[Ir a la portada de Tachas 144]