Es lo Cotidiano

POESÍA

La celebración

Pamela PeAl

La celebración
La celebración
La celebración



 

Intenté procurar la comodidad de las habitaciones contiguas,
la tranquilidad del sueño que transcurre a las 4 de la madrugada;
no pude evitar el estallido.

En mi garganta se acumularon las energías,
subieron de mi entre pierna, a mi vientre y hasta mi pecho.
Se acomodaron con necesidad de lanzarse,
convertirse en grito;

viajar y predicar el gozo
expulsar las represiones
liberar lo contenido.

Pensé en los huéspedes en un micro segundo;
en evitar alteraciones.
Las vibraciones internas resultaron mayores
a los consensuados modales.  

Germinaron las pasiones en estruendosos aullidos.
Viajaron con intenciones de no ser percibidos.

Ignoro las latitudes alcanzadas
y las molestias ocasionadas,
sólo tengo la certeza de la materia que habito;
recorrida en su totalidad,
sacudida hasta la irrupción.  

Imagino que la detonación viaja
y las alteraciones del accidental público
son más bien celebraciones.
Que las molestias no existen
y que las quejas son en realidad ovaciones;

por predicar el gozo
expulsar las represiones
liberar lo contenido.



 

***
Pamela Pedroza. 24 años. Comunicóloga por título, promotora cultural en la nómina, melómana por herencia y supervivencia, escritora ocasional por exfoliación de ansiedades.  

[Ir a la portada de Tachas 327]