Fondeo de proyectos tecnológicos, misión POSIBLE para empresarios y emprendedores

Fondeo de proyectos tecnológicos, misión POSIBLE para empresarios y emprendedores

“Sistema, poeta, sistema.

Empieza con por contar las piedras,
Luego contarás las estrellas.

León Felipe

Los testimonios que hemos recogido durante más de dos sexenios como despacho especializado  en fondear proyectos tecnológicos revelan que, lamentablemente,  muy pocas empresas mexicanas logran  a la primera  obtener apoyo para un proyecto tecnológico.

De la experiencia de cientos se deduce que el intento no fracasa al someter el proyecto a una evaluación de especialistas, es decir, en el proceso final de una gestión, sino en los primeros pasos de la misma.

En el caso de proyectos a presentarse en las convocatorias de CONACYT, el primer descalabro suele suceder justo en los preámbulos, durante el proceso de registrar a la empresa en el RENIECYT (Registro Nacional De Empresas Científicas Y Tecnológicas). Sin estadísticas a la mano, pero con la experiencia documentada, podemos afirmar que a lo mucho, sólo dos o tres de cada 10 empresas que inician el trámite por primera vez, logran obtener el preciado registro.

¿Misión imposible? No. Realmente realizar la gestión de este registro, y luego el obtenerlo y con ello poder estructurar, fundamentar, documentar y justificar una propuesta, no es una misión imposible, como tampoco lo es el obtener un fondeo para los proyectos. La prueba es que miles de empresas lo han logrado.

Lo que sí es cierto es que cada trámite para acceder a estos fondos tiene un grado de dificultad importante, porque el proceso está diseñado para que lo lleven a cabo expertos, con una secuencia impecable, conocimiento previo de los requisitos y vuelcos del lenguaje tecnológico y sí, hay que decirlo, con un probado conocimiento del manejo de aplicaciones on line o sistemas electrónicos para subir propuestas.

Claro que existen despachos especializados en facilitar esa gestión –como el nuestro, por cierto-, así como especialistas independientes y entidades de consulta y orientación, y  en las propias dependencias hay varios recursos para auxiliar a un proponente novato en estas lides.

En el caso de que nos ocupa, los apoyos de CONACYT,  hay que reconocer que luego de más de dos sexenios de funcionamiento, actualmente sus plataformas son mucho más ágiles y cuentan con tutoriales o guías para cada paso, amén de el clásico número 01800 para solucionar problemas puntuales, asesorados por ejecutivos bien preparados y, sobre todo, bien intencionados.

La cuestión es que en muchas ocasiones, a los proponentes les falta una cultura metodológica para sustentar una tarea tan minuciosa y detallista como la de gestionar una propuesta tecnológica...

Ya lo planteó con precisión y poesía el investigador venezolano Pedro José Salinas en el prefacio del libro “Iniciación  Práctica a la Investigación Científica” (Salinas y Pérez 1993):

La investigación en general y la investigación científica en especial, es una actividad que se ha considerado, erróneamente, difícil y hasta reservada a las personas más inteligentes de la sociedad. Esta tergiversación de la verdad se debe principalmente a la confusión que existe entre la investigación normal, metodológica, que va aportando conocimiento en la medida que va logrando resultados y los grandes descubrimientos e inventos en ciencia y tecnología, algunos de ellos logrados casi fortuitamente.

Y puntualiza el experto:

El método de investigación científica puede resumirse en esas tres condiciones: curiosidad, disciplina y mística. La curiosidad lleva a investigar en áreas desconocidas o dejadas de lado, donde pueden encontrarse soluciones a grandes problemas; la disciplina señala orden y perseverancia en el trabajo y la mística indica actitud positiva, es decir "amor" hacia la investigación que se realiza. Con estos tres componentes cualquier persona, con ciertos conocimientos y facilidades en su campo de trabajo puede desarrollar investigaciones muy importantes.

Entonces, si ya tenemos la curiosidad y la mística, y además tenemos el legítimo deseo de obtener apoyos a fondo perdido para apuntalar nuestros proyectos de innovación, lo que falta tal vez es seguir un modelo metodológico eficaz para tener éxito.

Contacto Consultores Empresariales, S.C. asume su responsabilidad, como expertos en el tema –con más de 200 proyectos apoyados con cerca de 250 millones de pesos en los últimos 12 años- y propone a los interesados un modelo metodológico para acceder a los apoyos que ofrece el CONACYT y otras instancias del gobierno, que pueden resumirse en 10 pasos, a saber:

  1. Punto de partida. Características de una empresa de perfil innovador. La innovación como factor de competitividad. Revisión de casos de éxito de empresas beneficiadas con fondos de CONACYT. Temas con mayor posibilidad de apoyos, sectores estratégicos.
  2. Diagnóstico. Trabajo conjunto con los asistentes y expertos para hacer un diagnóstico de las capacidades de las PYMES o emprendimientos participantes, y la viabilidad de que sus proyectos sean apoyados por los fondos: sectorial de Economía-CONACYT (FINNOVA) y Programa de Estímulo a la Innovación. Definición de prioridades en una cartera de proyectos.
  3. Fondos a Fondo. Definición de los fondos disponibles, sus características y alcances del fondeo (gastos atribuibles, porcentajes, apoyos complementarios, etcétera).
  4. Trámites básicos. Guía práctica para que las empresas participantes logren su registro en el RENIECYT y tengan acceso a la plataforma web de CONACYT.
  5. Manos a la obra. Determinación de un proyecto por cada empresa participante, que tenga altas posibilidades de fondeo. Agenda para una gestión exitosa. Línea crítica de la gestión (puntos especiales a considerar para que las propuestas que presenten las empresas participantes sean beneficiadas con los fondos solicitados).
  6. Documentación de propuestas. Revisión, análisis de la documentación que solicita cada fondo: desglose financiero, estudios de mercado, análisis de viabilidad técnica, financiera y de negocios, cartas de vinculación, reportes y otros adjuntos.
  7. Subir y enviar información. Puntos clave para subir de manera correcta y documentar con precisión una solicitud de apoyo. Manejo en aula de la aplicación web de CONACYT.
  8. Administración de recursos. Estrategia para una óptima administración y gestión de los apoyos obtenidos.
  9. Vinculación efectiva. Estrategia para una vinculación exitosa con universidades o centros IDT.
  10. Puntos Finales. Reportes, auditorias y otras responsabilidades para los beneficiarios de los fondos.

Estos pasos constituyen una ruta crítica que si se resuelven ordenadamente, con curiosidad y una buena mística empresarial, seguramente derribarán los inconvenientes, omisiones u obstáculos que hasta ahora han impedido a cientos de empresarios o emprendedores, acceder con éxito a los Fondos de EL CONACYT y otras instancias de apoyo.

Hoy momento  perfecto para revisar, analizar,  profundizar y llevar a cabo cada paso esta metodología porque en septiembre aparecerá publicada una de las convocatorias más apetitosas de esta institución:  La que corresponde al Programa de Estímulo a la Innovación (PEI), orientado a apoyar con recursos complementarios a las empresas que invierten en proyectos de investigación, desarrollo de tecnología e innovación dirigidos al desarrollo de nuevos productos, procesos o servicios. Dichos apoyos “a fondo perdido” oscilarán entre un 35 a un 75 por ciento.

Si como empresario, emprendedor, líder tecnológico, asesor, consultor, estudiante o académico, tienes interés en explorar esta ruta con nosotros, te recomendamos que  contactes de inmediato con nuestros asesores y  participes en   uno de los talleres que dictamos para tal fin: 10 pasos estratégicos para acceder a  Fondos de El CONACYT. Estrategias y metodologías para definir una cartera de proyectos tecnológicos y aprender el uso de herramientas para su exitosa gestión.

Mayor información: [email protected].