Chispitas de Lenguaje • Más de la evolución del idioma • Enrique R. Soriano Valencia

"Si la sociedad cambia, es natural que el idioma también, pues es el instrumento para describir, atrapar o comprender la realidad..."
Chispitas de Lenguaje • Más de la evolución del idioma • Enrique R. Soriano Valencia

El idioma evoluciona junto con la sociedad. Esto ya lo he comentado en varias ocasiones. Si la sociedad cambia, es natural que el idioma también lo haga pues es el instrumento para describir, atrapar o comprender la realidad. Entonces, los hablantes necesitan de vocablos que le refieran, reflejen o describan el entorno. 

Pero con esa lógica, solo podría darse cabida a vocablos nuevos (neologismos), acorde a los avances científicos, técnicos o comerciales. Sin embargo, el dinamismo de la sociedad es mucho más complejo. Cuando alguien dice, comenta, trastoca o se le ocurre un vocablo y le satisface, se adopta. Entonces un determinado grupo mantiene vigente esa voz. Y si, por alguna razón, un grupo mayor la escucha yrefleja totalmente su sentimiento, entonces se adopta. 

Así llega a multiplicarse el efecto hasta que un país o una región termina por incorporar ese término y con el paso se recoge en el Diccionario, para que los demás hablantes sepan de qué trata o a qué se refiere la palabra.

Aquí en México para todos es común y se comprende la intención de güey (ya recogida en el Diccionario oficial). De centrarme en vocablos aquí comunes, no se comprendería exactamente el punto que deseo destacar. Por ello, pongo como ejemplo una voz muy utilizada en España, poco común en México: flipar. 

También ya recogida en el Diccionario, flipar es un vocablo utilizado para cuando algo maravilla, agrada o sorprende: «Flipo con tu nueva moto». Por supuesto, se refiere a que le ha causado sorpresa o agrado, o ambas condiciones para quien lo enuncia.

El origen de la palabra flipar procede del inglés to flip out, que se usa en el habla inglesa para cuando alguien pierde el control a causa de una droga. Las otras acepciones fueron incorporadas con el uso en España.  

Por supuesto, pasó por el proceso antes descrito. Según tengo entendido empezaron a usarlo muchachos en Madrid y terminó por generalizarse a todo el país, pues satisfizo este sentido de sorprenderse emocionalmente por algo. Aquí en México muchas personas utilizan el verbo alucinar, para asombrarse, pero no está incorporado los sentidos de maravillarse o disfrutar.  

Algunas de las palabras que nos son poco usuales en México, pero que ya son muy comunes en otras latitudes de la amplia zona donde se habla español, son: 

1. Palabro, se aplica para palabras raras o mal dichas. 2. Asín, se trata de un el vulgarismo, es decir, para la forma incorrecta de decir así. 3. Culamen, es una forma trastocada mucho más vulgar para referirse a las nalgas. 4. Descambiar, es un vocablo muy práctico, sobre todo cuando se regresa una mercancía y se reclama el dinero. 5. Abracadabrante, es un adjetivo aplicable para cuando algo sorprende y desconcierta. 6. Vagamundo, es claro el sentido del vocablo por las palabras que la integran (vagar y mundo); no obstante, en México no ha desplazado a vagabundo pues sigue muy arraigada. 7.  Friqui o friki, es un vocablo procedente del inglés freaky, que se aplica a algoextravagante, raro o excéntrico.