viernes. 19.04.2024
El Tiempo

Futbol • Torneos continentales 2021 [I] • Fernando Cuevas

"...los dos principales torneos futboleros de naciones acabaron coincidiendo en el
tiempo: la Eurocopa y la Copa América..."

Futbol • Torneos continentales 2021 [I] • Fernando Cuevas


 

Debido a la pandemia experimentada a lo largo del 2020, todavía entre nosotros aunque con menor intensidad, los dos principales torneos futboleros de naciones acabaron coincidiendo en el tiempo: la Eurocopa y la Copa América. Así es que habrá algunos días en los que podremos ver hasta cinco partidos de selecciones nacionales, para deleite de la fanaticada y serenidad y paciencia, como diría el clásico, para quienes conviven con ella sin ser aficionados.

Eurocopa (I)

El torneo del viejo continente se empezó a fraguar a finales de los años veinte del siglo pasado, cuando los federados vieron que en América ya estaba instalada la copa correspondiente. Pero fue hasta treinta años después cuando se pudieron poner más o menos de acuerdo, en el congreso de la UEFA de1957, para organizar la primera edición del certamen celebrada de 1958 a 1960, año en el que se llevó a cabo la final entre Yugoslavia y la Unión Soviética, ahora desaparecidos como países, y en la que resultó campeón el segundo para obtener el único título con el que cuentan a la fecha.

La decimosexta edición del certamen, pospuesta para este 2021 y en la que podrá haber aficionados en los esadios con las debidas precauciones sanitarias, se llevará a cabo por primera vez en once ciudades de igual número de naciones (Londres, Bakú, Múnich, Roma, San Petersburgo, Ámsterdam, Bucarest, Budapest, Copenhague, Glasgow y Sevilla) y por segunda ocasión participarán 24 equipos en esta fase definitiva, buscando llevarse el trofeo Henri Delaunay, llamado así en honor al primer secretario general de la UEFA e importante impulsor de esta copa.

Antes de iniciar el partido inaugural, se presentó la banda de la policía como preludio al saludo de Totti y Nesta, ídolos de la Roma y el Lazio respectivamente, aparecieron en el campo para darle la bienvenida a 24 grandes balones con las banderas de los países contendientes, que acompañaron a su vez el Nessum Dorma de Puccini en la voz de Boccelli, delante de una sencilla coreografía para dar paso a en lógica virtual a la mitad de U2 –The Edge y Bono en holograma- y al technostar Martin Garrex, quienes interpretaron We Are the People, el himno de la justa compuesto en clave de arena rock con las consabidas escaladas motivantes.

Batalla triplotiania: todos los caminos inician en Roma

Como en aquella guerra de 1911-1912 entre el imperio otomano y el reino de Italia en los terrenos de la actual Libia, los anfitriones se lanzaron al abordaje en el Olímpico de Roma desde el inicio, tratando de presionar desde arriba y tener la pelota, mientras que la muralla roja se sostenía en pie sin fisuras demasiado visibles. Los del calcio atacaban sobre todo por el lado izquierdo, desde donde generaron más llegada, también aprovechando el disparo de media distancia y el tiro de esquina como alternativas de ataque; los turcos inquietaban poco a la poderosa defensa italiana, en tanto varias manos se presentaban en su área, de las que al menos una sí debió haber sido penal.

Para la segunda parte, Italia mantuvo la misma disposición para buscar la puerta de enfrente y Turquía parecía adelantar ligeramente las filas, estrategia que se pudo apreciar muy poco porque pronto sucedió lo que tanto se anunció en la primera mitad: Berardi, hombre clave del juego, desbordó y mandó poderoso centro al ‘53 que acabó empujando en propia puerta Merih Demiral, defensa de la Juventus; aprovechando el descontrol, los azurri, ahora de blanco, siguieron atacando y al ’66 Immobile aprovechó una buena parada del arquero para contrarrematar con precisión; él mismo sirvió al pequeño talentoso Insigne para que le pegara como venía con técnica depurada y colocar el tercero al ‘79. Mancini le ha dado un nuevo sentido a esta selección, por primera vez anotando tres goles en un partido de la Euro. 

Microcuento: De espaldas

Se acostumbró a ver los partidos a través de las reacciones de la tribuna. De espaldas al campo y vigilando el comportamiento del respetable, las imágenes de las formaciones y jugadas más relevantes, incluyendo las fallas arbitrales, transitaban por su cabeza, siempre erguida. Con la llegada del COVID, seguía buscando alguna manifestación o señal entre los asientos vacíos y mudos, mientras escuchabacon nitidez los gritos de técnicos y jugadores.