Liguilla Clausura 2024 (III): La ida a las semifinales

“Se definieron los finalistas del certamen y la serie definitiva será capitalina con un enfrentamiento de larga historia”
IMG_9345
Cruz Azul
Liguilla Clausura 2024 (III): La ida a las semifinales

Se definieron los finalistas del certamen y la serie definitiva será capitalina con un enfrentamiento de larga historia. Ya veremos.

El clásico del fútbol nacional quedó a deber a propios y extraños, sobre todo en el primer partido, durante el cual ambos equipos se mostraron ineficientes para generar peligro de manera consistente. El Guadalajara empezó tratando de presionar al frente y apostar por la velocidad, mientras que el América mantenía una actitud cauta; fueron veinte minutos de esta lógica con aproximaciones que apenas levantaban un discreto suspiro en medio de los bostezos. Fue hasta el 22’ que el local se presentó con más peligro y tres minutos después, tuvo un mano a mano tras un largo y preciso despeje del arquero pero achicó bien su colega rival, tal como lo hizo en otra ocasión, ya cerca del final de una sosa primera mitad.

La tendencia soporífera se extendió al segundo medio. Fue hasta pasados diez minutos cuando un disparo desde fuera del área, bien desviado por el portero visitante, que la tribuna pudo experimentar algo parecido a una emoción. Algunos disparos a puerta que se dirigían justamente a donde estaban los guardametas y descolgadas prometedoras que terminaban de forma anticlimática por abanicadas o malos controles de pelota, fueron las notas de una segunda parte que nunca terminó de explotar y que, conforme pasaba el tiempo, orillaba a ambos equipos a pensar en dejar todo para la vuelta. Un olvidable empate en favor de las Águilas que obligaba a las Chivas a ganar en el Azteca.

En el partido de vuelta, el América recuperó un poco la memoria reciente, en tanto el Guadalajara se presentó con disposición para buscar pronto la diferencia: un prometedor inicio que con quince minutos ya había superado al partido de ida en emociones, como la primera que tuvo el visitante a los seis minutos en buena jugada tejida por Alvarado, quien después dejó una pelota en el larguero tras volea desde fuera del área. Se empezó a reponer el anfitrión y tuvo la suya en tiro de esquina pero el remate salió desviado, mientras que los de Jalisco consiguieron generar otra llegada que se quedó en un buen intento. No se movió el marcador pero sí se percibió un poco de mayor sensación de liguilla.

La segunda parte fue siendo dominada por el cuadro amarillo, que desde cerca del silbatazo inicial generó llegada con peligro, al igual que las Chivas con un contragolpe que culminó con un disparo ligeramente desviado. No hubo mucho más para el cuadro tapatío al frente y el rendimiento empezó a venir a la baja, sobre todo a partir del gol recibido en contra anotado en pelota parada por Reyes, mismo que obligaba a meter dos tantos en media hora: tiempo sí había, pero lo corto que se había visto al ataque la visita, no auguraba nada bueno. En contraste, los de Coapa fueron creciendo y llegó un punto en el que dominaban toda la situación y estuvieron cerca de ampliar la ventaja ante un Guadalajara que lucía derrotado antes de tiempo.

Cruz Azul empezó mejor el partido, controlando la pelota y analizando cómo generar algunas incursiones al frente, mientras que el Monterrey, en plan de anfitrión, salió con un planeamiento más conservador, quizá esperando a ver la postura del rival para ir acomodándose en la cancha y por ahí atacar en contragolpe, como sucedió finalmente alrededor del minuto veinte con una jugada que terminó en disparo por arriba, en tanto los cementeros se apoderaban de la pelota y enviaban tres avisos. Tras la pausa de deshidratación, tuvo Romo el gol pero el arquero colombiano Mier logró desviar en el mano a mano; poco después, la Máquina paseó la pelota de lado a lado en gran jugada para culminar con elusivo disparo de Rotondi desde fuera del área con la parte interna del zapato y romper el cero pasada la media hora de partido.

Los Rayados salieron a la segunda parte con otra disposición: de entrada parecían funcionar los cambios y el reacomodo propuesto por Ortiz al 61’ estuvo cerca el visitante de ampliar la ventaja, ya cuando el partido estaba en proceso de ruptura, sobre todo por la urgencia de los norteños para empatar el trámite. La tuvo el equipo neoleonés en buena jugada del Tecatito pero no pudo concretar Vázquez, ambos ingresados en la parte complementaria; siguieron presionando los bigotones del norte, incluso dejando una pelota en el poste, pero no les alcanzó para emparejar y tuvieron que irse con una situación muy comprometida para el segundo enfrentamiento.

El Monterrey era el equipo obligado para el partido de vuelta. Buscaba ganar por dos de diferencia para poder llegar a la final y así se plantó desde su estructura, en tanto el Cruz Azul, siguiendo con su estilo, no parecía dispuesto a cuidar la ventaja. Esta combinación provocó una primera mitad agradable, primero con la Máquina teniendo un par de llegadas que controló el portero y después, mostrando una buena reacción a pesar de las condiciones adversas del global en contra y de jugar en patio ajeno, los Rayados se presentaron en la puerta contraria con al menos tres llegadas que merecían mejor término, incluyendo un mano a mano y un remate que pasó muy cerca del poste. A pesar de que el marcador no se movió, la dinámica y fluidez del encuentro resultó acorde a las expectativas.

Para el segundo medio, los norteños propusieron algunos cambios y pronto pusieron un cabezazo que exigió a Mier en la desviada. Tuvieron otro remate con la testa para romper el cero pero otra vez el portero resolvió y de ahí Sepúlveda, tras una buena descolgada, anotó al 61’ para ampliar la ventaja de los Cementeros y poner la eliminatoria en un lugar muy complicado para los visitantes, que sin embargo mostraron pundonor y en un centro con un ligero desvío, Berterame logró empujar la pelota seis minutos después para emparejar el juego y acercarse en el global. Gallardo dejó ir una de manera inverosímil con la puerta abierta de par en par pero casi de inmediato, con un Cruz Azul desconcertado, el mismo Berterame anotó el segundo con más de quince minutos por jugarse y los fantasmas para el local se acercaban: pudieron anotar el tercero y definitivo los de la Pandilla pero no lo concretaron y, tras un inesperadamente emocionante final, el Cruz Azul se instala en la final tras sufrir más de lo presupuestado.