Tigres de Papel • Azul pintado de azul • Francisco Javier Mares

"...las 'grillas’ de Ricardo Sheffield –senaduría en el bolsillo- antepusieron al avance de la causa guinda su futuro político personal, y llevaron a la Morena de AMLO al desastre..."
Tigres de Papel • Azul pintado de azul • Francisco Javier Mares

Después del papelazo de Morena en el proceso electoral en León, la tercera ciudad más poblada del país tendrá, por voluntad de los reeleccionistas y, puestos en esas, de la mayoría de los votantes, un trienio más bajo el mandato de la alcaldesa panista -que no necesariamente del Ayuntamiento-, Alejandra Gutiérrez Campos.

Ni la ola nacional de apoyo a Claudia Sheinbaum Pardo, que le dio 36 millones de votos, para hacerla la primera presidenta de México, el 59.75% de los sufragios, una ventaja de 19 millones 421 mil 535 votos -32.3 puntos porcentuales-, sobre su competidora –por supuesto que es un decir- Xóchitl Gálvez, ni el ‘Plan C’, de Morena, que consiguió la mayoría absoluta en la cámara de Diputados y, menos tres senadores, en la Cámara alta del Congreso de la Unión, tocaron a León.

En este municipio las 'grillas’ de Ricardo Sheffield –senaduría en el bolsillo- antepusieron al avance de la causa guinda su futuro político personal, y llevaron a la Morena de AMLO al desastre.

Ricardo decidió que la candidata de Morena a la Presidencia municipal sería Vanessa Montes de Oca, una ex regidora priista en el Ayuntamiento de León 2018-2021 -aquel segundo trienio, para variar, de esa calamidad que fue como alcalde Héctor Germán René López Santillana-. A cambio de cargar con la derrota le ofreció la plaza de ¡segunda regidora! –a ver, su candidata a presidenta municipal ni siquiera encabezaría, en la vida real, a su mínima representación, pero allá iremos más adelante-, y la dama ya tiene ese empleo.

Así que Morena se queda en el gobierno de León con tres regidores, mismo número que tienen en el ayuntamiento en funciones. A partir de octubre diez estarán ahí, la mencionada Vanesa Montes de Oca Mayagoitia, Guillermo Medina Plascencia –quien en los apellidos y la parentela se asegura, de entrada, la atención de la prensa-, y alguien que responde al nombre de Gabriel Durán Ortiz, quien, nos informa alguien, ya ocupó ese cargo -baraja corta, pues.

En la toma de decisiones del gobierno de León en las sesiones del Pleno del Cabildo sus participaciones servirán, como las de sus pares actuales, para dos nadas.

Morena tampoco ganó un solo distrito local, ni federal, para hacerse de un diputado allá ‘en el centro’ –expresión que nos remite al priismo de los setenta del avasallamiento al que se asemeja la marea guinda-, y ni siquiera en el feo edificio del Congreso del estado, clavado en una meseta de la ciudad capital. Nada, ni un solo diputado ganó en León el tan llevado y traído ‘Plan C’ de Morena –en una de esas, hasta Claudia Sheinbaum se da cuenta de lo que ocurrió acá.

Más de lo mismo

Pero estábamos en lo del Ayuntamiento de León.

Morena, entonces, se queda con sus tres humildes regidores, dispuestos a necear -al menos, es de esperar, como lo hacen los actuales-, frente a la aplanadora azul que suele dictar como órdenes los ‘acuerdos’ del ayuntamiento.

A doña Alejandra Gutiérrez Campos, tras su berrinche por no ser la candidata a gobernadora, la dejaron hacer lo que quisiera con su planilla. Se deshizo –de buenas maneras, fórmulas legales y demás-, de la síndica Leticia Villegas, la única con autoridad para atajar sus gritos –según nos dicen-, y del ya muy incómodo síndico Arturo Sánchez Castellanos –quien si bien gusta a un par de editores de medios, no al panismo y, mucho menos, a los opositores, a quienes se dirige cual subalternos en su despacho contable-. En fin, en octubre se va.

Así que la representación del PAN repite con la Alcaldesa, las dos sindicaturas y siete regidores, suficientes para hacer y deshacer –como hasta ahora y desde el primero de enero de 1989, salvo el trienio 2012-2015, que les arrebató la entonces priista María Bárbara Botello Santibáñez-, aunque con una alineación bastante desmejoradita.

Ahí le van los nombres.

Los síndicos serán: Román Cifuentes Negrete, quien inició su carrera en la administración pública sacando copias en la oficina de comunicación –lo hacía bien, y es de reconocer, claro que sí-, luego se hizo jefe del panismo estatal y hasta diputado federal, de donde regresa a la posición de síndico, desde la que soñará con la alcaldía –unos seis años, es un lapso placentero-. Su par será Ma. Esther Santos de Anda, hasta ahora, ahí a la sombra del panismo.

Los regidores, tan divertidos siempre. Repiten ¡en la cabeza de la lista! Hildeberto Moreno Faba, de participaciones infalibles contra el insomnio, y con él Luz Graciela Rodríguez Martínez, de esa fuente inagotable del panismo que es la AMMJE, ahora Amexme, y el profe, J. Ramón Hernández Hernández, siempre puntuales a la hora de votar a favor –o en contra, si así conviene.

Se ‘acompletan’ con María Valeria Aurelio Vázquez, Luz Karen Irazú Anguiano Gutiérrez y Javier González Saavedra, quienes ya se irán dando a conocer –o no-, en comisiones, sesiones del pleno y encuentros con los reporteros, No hay prisa. 

Por lo que ordenarían los números, a la maquinaria panista y los tres regidores de Morena los acompañarán –literalmente- uno más de Movimiento Ciudadano -movimiento que también se movió nadita- y otro del Partido Verde -el PVEM está de regreso.

De los verdes entra Norma Patricia López Zúñiga, quien ¿qué cree usted?, ya fue regidora por el PRI –¿existen todavía las ideologías?-, en la administración municipal de León 2015 2018. 

Movimiento Ciudadano viene bien. Mejora –eso dicen ellos- su representación con la presencia de la todavía diputada local Dessiré Ángel Rocha –si ya estuvo ahí, algo le ha de saber. 

La mala, sin duda aún para algunos, seguramente, es que el ex partidazo, el PRI, por primera vez en la historia se queda sin representación en el Ayuntamiento de León. Ni un maldito regidor alcanzó ya, caray. Estos días, al menos cobra ahí la única regidora tricolor Araceli Escobar Chávez. Toda una efeméride para el priismo leonés, guanajua incluso, la elección de junio de 2024.

De alguna manera, cobraron como ‘aspirantes’ a la presidencia municipal de León, Alejandra Gutiérrez Campos, alcaldesa con licencia, que logra el plato doble; sí, Vanessa Montes de Oca, de Morena; Gerardo Fernández González, de los verdes del PVEM; Zukeily López, del agónico PRI; Juan Pablo Delgado Miranda, perdedor repetidor en Movimiento Ciudadano; Vladimir Santos Salcedo, que del PT, y del extinto PRD Karla Lira Díaz. Salvo Alejandra, nada qué hacer por ellos.

A La Jaula

Libia Gobernadora

Libia Dennise García Muñoz Ledo, del PAN, aunque le impongan al PRI y hasta al fantasmal PRD, recibió la Constancia de Mayoría que la acredita como gobernadora electa del Estado de Guanajuato. La primera en la historia. Así de notable. Obtuvo para tal, 1 millón 270 mil 186 votos, equivalente al 51.25% de la votación. Ni qué patalear enfrente. “No puedo dejar de traer a mi mente a tantas mujeres guanajuatenses que nos abrieron camino, que lucharon…”, dijo Libia, pero eso es rollo. Lo importante es conocer qué hace con las expectativas. Suerte, pues.

Correspondencia: [email protected]

‘X’:TigresDePapel