Tigres de Papel • Claudia es Claudia • Francisco Javier Mares

"...gira inaugural en Guanajuato, nada menos que en León, plaza insignia del enemigo..."
Tigres de Papel • Claudia es Claudia • Francisco Javier Mares

A pesar del diseño zedillista que permea en los mítines de Morena, y del retraso grosero en el inicio de las hostilidades –las campañas políticas no son otra cosa-, nada mal resultó la presentación de Claudia Sheinbaum, como su candidata presidencial, en la gira inaugural en Guanajuato, nada menos que en León, plaza insignia del enemigo.

Primero, un montaje espantoso. Los morenos sembraron sillas a lo largo de toda la Calzada de los Héroes, del Arco al ‘Puente del Amors’, más su anexo del jardín de los Niños Héroes, tan maltrecho por el vandalismo, los comerciantes y los baños públicos, como los originales por el ejército gringo. Miles y miles de sillas en dos categorías, acolchonaditas en las zonas VIP –en el mitin de izquierda, of course- y de plastiquito para los más. Sillas y sillas, para regocijo de sus detractores que las retrataron temprano, vacías, porque nadie llegaba aún, y más tarde, ignoradas bajo un sol de derechas –Así eran, en 1994, amurallados con vallas metálicas, los mítines de don Ernesto Zedillo Ponce de León, candidato priista, tras el asesinato de Luis Donaldo Colosio.

Del mapa nacional en guinda, con apenas un lunar azul al centro, Guanajuato, que resultó de la elección presidencial de 2018, la ciudad de León, la tercera más poblada del país y la economía más sólida en el único estado que perdió Andrés Manuel, fue la elección de Claudia Sheinbaum, para desembarcar en estas tierras. El mensaje no tiene misterio: ni concesiones, ni vacilaciones. A falta de Jardín principal, la Calzada de los Héroes, es buena.

Y el retraso. A la convocatoria formal en redes, a las tres de la tarde, en los corredores de la calzada, deambulaban unos cuantos soldados de partido enchalecados, Nada más. Los primeros contingentes, apiñados, cazaban sombras. A la cabeza del sillerio del dispendio, un tapanco de mitin de barriada. No quedó para más. Estratégicamente dispuestas, mesas de distribución gratuita de botellas de agua. Punto para la logística. A esas horas, más verdes del SIAP que del PVEM. Ninguno del PT. Había que adivinar la militancia, porque nada que repartían las banderas. Abrieron espacio a una banda de sacos de una brillantez multicolor imperdonable. Tocaron un par de canciones. Se retiraron sin que muchos se dieran cuenta. Luego un ‘documental’, así lo anunciaron, aburridísimo, con testimonios de Claudia. Narra su niñez, sus estudios, su incorporación a la grilla y a la administración pública y más. Sobrarían dedos de una mano para contar a quienes atendieron aquello, bajo los rayos del astro rey. Así se fue la primera hora de abandono a los apoyadores, sí, muchísimos en la flor de la tercera edad…

Son las cuatro de la tarde y esto nomás no cuadra. Rato ha que las localidades de sombra se agotaron. Allá fueron a dar las sillas de sol, en apoyo a los niños y a los mayores. Bajo los árboles. A la sombra de las fincas. Los más ‘curros’ atascaron la ‘Destilaría 18’ y abrevaderos adyacentes. Que sufran los ajenos a las dietas y las prerrogativas. Abajo, los vendedores de Amlitos y de los libros de AMLO/ grande, aguantan a pie firme. Hay frituras y helados ambulantes a los que, al menos, dios los socorre. Los morenos, ya van, ya vienen. Desde la Andrade asoma la batucada del ‘verde’, con saltimbanquis que aseguran un balcón al rostro. Los del SIAP ceden la cancha a los titulares. Caminan cabizbajos a la banca. A las cuatro y veintisiete, el jilguero en turno anuncia que Claudia ‘ya llegó’. Un dron pequeñito comienza su ‘en vivo’. La candidata, entre las vallas, recibe amor. Desde el templete animan a la multitud que, ahora sí, domina la calzada, a gritar: “¡Fuera el PAN!”

No jodan. Dan las cinco y veintidós cuando la candidata presidencial de Morena, se hace del micrófono. Una espigada Claudia, que viste discreta de pantalón azul marino y blusa guinda de manga larga, zapatos como para caminar lejos, arenga a ganar Guanajuato…

¿QUIÉN DA MÁS?

Con Claudia alcanzan tapanco su candidata a la gubernatura, Alma Alcaraz Hernández, y como aspirantes al Senado de la República, Virginia Magaña y Ricardo Sheffield.

Claudia y Alma, ni modo, están impedidas de rehuir al tema que les ‘madrugó’ Libia Dennise García, la candidata del PRIAN a suceder a Diego Rodríguez: la violencia criminal en Guanajuato –púdicamente refugiada en el eufemismo de ‘inseguridad’, en la jerga de campaña de unos y todos.

Regresar la tranquilidad y la paz a Guanajuato es la misión, ataja Claudia. Que recupere sus posibilidades de desarrollo, dice. Lo resume facilito: las autoridades del estado ‘fueron desobligadas’. La sociedad puede apoyar, pero hay una obligación del estado, de coordinarse con la autoridad federal.

Primera en el discurso, cosas de protocolo, Alma Alcaraz, todavía con el vuelo del arranque en Dolores Hidalgo, anima a los guanajuatenses a, “independizarnos de la pobreza, de la violencia, de la desigualdad, de la corrupción” –su promesa primera es: sacar a Carlos Zamarripa. “El primero que se va a ir cuando tomemos protesta es el Fiscal –Hm. Eso ya lo había dicho Libia…

-“Tiene que cambiar el gobierno de Guanajuato. Sólo con honestidad disminuye la inseguridad. Vamos a traer más programa para los jóvenes, para sacarlos de la delincuencia, para que no tengan que acercarse a las adicciones, atender las causas”, declama, Sheinbaum –Libia asoma apenas a ese discurso. De Gálvez, ni hablar: Cárceles, es su oferta.

Claudia habla en un tono didáctico. A veces, ‘desgastador’, como Henry Martín. Pone el énfasis en lo que llama la consolidación de ‘la cuarta transformación’. El segundo piso de la ‘Cuatro T’, en palabras suyas –Y en esa consolidación, claro que sí, los programas sociales...

El derecho a una pensión universal, con aumentos por encima de la inflación. Universal para las mujeres de 60 a 64 años. Lo mismo a las personas con discapacidad. A los niños. Compromete empleos bien pagados. La continuación de la política de austeridad Republicana. Gobernar con responsabilidad y humildad.

Claudia, llegó con una bolsa de celofán grande para Guanajuato: echar a andar el tren rápido de pasajeros en el estado. Programas de escrituración en beneficio de los más vulnerables. Un satélite mexicano dotaría de internet gratuito. Justicia salarial en Guanajuato. Un plan hídrico para el municipio de León…

-“Este 2 de junio vamos por el ‘Plan C’. A ganar la presidencia de la República, las senadurías, diputaciones federales, la gubernatura de Guanajuato, diputaciones locales y presidencias municipales. Les dejo una tarea: armar su comité de 10 personas y llevarlos a votar el 2 de junio…” –Por lo pronto, el más contento fue el que rentó las sillas…

(A)La Jaula

Ah, Bárbara

Temprano, Claudia Sheinbaum concedió una rueda de prensa. Ahí se sacó de encima las preguntas de los reporteros sobre la candidatura de María Bárbara Botello Santibáñez. La primera mujer alcaldesa de León aspira de nuevo al cargo, con los colores de Morena. La candidatura para el municipio de León todavía no está definida, respondió Claudia. Y es cierto. Hay municipios en todo el país en los que Morena, fiel a sus modos, anima a la especulación. La candidata evitó más interrogantes. Ahora, tampoco es que una aspirante presidencial, ninguna, traiga al dedillo la grilla de los 2 mil 469 municipios y demarcaciones del país. Vamos, ni siquiera los enjuagues políticos de cada una de las capitales de los estados. Y León, ni capital es. Eso se conoce por ahí del 15 de marzo, se zafó. Es decisión de la Comisión Nacional de Elecciones de Morena. Allí mismo en el mitin, la aludida, Bárbara Botello, contestó que ella sigue firme por la postulación. “Todas las candidaturas se revisan. Yo gané una encuesta y el comité dio a conocer el resultado. Sí, los registros son hasta el día 15…” –Así son en Morena.

Correspondencia: [email protected]

‘X’: TigresDePapel