Tigres de Papel • Policías rehenes • Francisco Javier Mares

“…en Guanajuato los policías caídos se acumulan más rápido que en cualquier otro rincón del país…”

Tigres de Papel 070521
Tigres de Papel
Tigres de Papel • Policías rehenes • Francisco Javier Mares


Víctimas de la violencia criminal, en Guanajuato los policías caídos se acumulan más rápido que en cualquier otro rincón del país.

Desde las campañas electorales los candidatos les arropan con promesas huecas, sin que en ningún lado atinen a asegurarles mayores garantías —y a los ciudadanos, menos.

Los relevos, sean quienes sean, traerán para todos más de lo mismo.

La tarde del martes, en Uriangato, enfrentaron a tiros a policías estatales alertados de un vehículo involucrado en un caso de homicidio. Murió uno de los delincuentes y cayó una agente de las fuerzas oficiales.

En León, el miércoles, un policía municipal atendía la llamada de auxilio de una de sus compañeras en su 'día franco', sometida por su ex pareja. El uniformado forcejeó con el agresor y murió de un tiro.

Y esto es, prácticamente todos los días.

Apenas al inicio del quinto mes de 2021, ya han asesinado a más de 150 policías en México; el promedio es de 1.24 al día.

Sí, también el top de las entidades con más policías asesinados —como objetivos fijos o en enfrentamientos- lo encabeza Guanajuato, que sumó 32 hasta este jueves —le seguirían el Estado de México, con 23; Chihuahua, 13; y Veracruz y Zacatecas, con 12, al cierre del mes pasado. Los cometidos en el estado son el 19.8 por ciento del total en el país, de acuerdo con 'Causa en Común'.

Aquí es donde la población escucha voces.

En la primera semana de abril, el gobernador Diego Rodríguez dijo que ocurren por los golpes que se dan a la delincuencia. Alega que el 90% de las consignaciones al Ministerio Público las hacen las fuerzas estatales —es de suponer que incluyen a los ministeriales de Zamarripa-, y apenas el 10% restante las policías municipales. Que son intentos de grupos criminales de amedrentar a las instituciones. Eso fue el día que el gober propuso que los policías lleven sus armas de cargo en sus días de descanso.

Libia Denisse García Muñoz Ledo —quien todavía no acaba de acomodarse en su oficina de secretaria de Gobierno- coincidiría, a propósito del atentado contra el director del Cereso de Valle de Santiago, en que esos embates son una reacción a la estrategia de seguridad del estado. 'Una estrategia que el gobernador nos ha instruido, muy efectiva, que está dando resultados' —nada qué agregar.

Sophía Huett, herencia del peñismo a Guanajuato, quien como vocera de la Secretaría de Seguridad fue incapaz de articular un discurso medianamente creíble en defensa del desempeño oficial en esa asignatura, ahora como secretaria del Sistema Estatal de seguridad, considera que los candidatos 'de oposición' crean falsas ilusiones de que un gobierno puede detener las conductas antisociales de tajo.

A esto íbamos.

Si acaso, habría qué precisar a Sophía que no únicamente los candidatos 'de oposición' fantasean con resolver la violencia. Los oficialistas también; peor aún: los aspirantes todos a las alcaldías de Guanajuato, el color que defiendan, nada traen en sus cabecitas locas para ofrecer a los ciudadanos secuestrados por la violencia. Y si no se tratara de asuntos tan serios, moverían a la ternura.

Síndrome de Estocolmo

Habría que comenzar por León. Ahí, Alejandra Gutiérrez Campos, la candidata del PAN a jefa del Ayuntamiento, nos dice que 'todo ciudadano quiere vivir tranquilo' y que por ello el principal objetivo de su plan de trabajo —que no existe siquiera como oferta de campaña- es lograr esa meta. '¿Cuántos de ustedes no quieren estar tranquilos?' Ah, verdad. En la semana, en el Foro de la Ibero León, dijo que tendría 3 mil policías de a 18 mil 500 pesos mensuales —lo mismo que dice Héctor Germán René desde 2015, sin entender que esos billetes no seducen ni al más necesitado en un León presa del crimen.

En Irapuato, Lorena Alfaro, ex compañera de bancada de 'Ale' —como la llaman sus aplaudidores-, recita sin pudor que el tema de la inseguridad es complejo y debe de atenderse. desde distintos frentes, uno de ellos el fortalecimiento de la policía municipal, con equipamiento, capacitación e inversión en infraestructura y la mejora de sus prestaciones laborales. Que hay 'áreas de oportunidad'.

Isaac Piña, el candidato panista en Salamanca, promete que para combatir la inseguridad iniciará con una preparatoria militarizada... y con la Secretaría de Seguridad (¿..?) Que la policía municipal tendrá una preparación más eficiente y gestionará dotarlos de mayor equipamiento —enseguida se pregunta si lo dijo o lo pensó.

Y en Celaya —por citar únicamente a los municipios tradicionales del corredor industrial de Guanajuato-, Javier Mendoza, el abanderado albiazul, hilvana que hay que atender el problema desde el origen, reconstruyendo el tejido social, y que son importantes la capacitación, el equipamiento, el uso de nuevas tecnologías y de inteligencia. En su 'spot' de televisión, aventura que va a combatir al crimen organizado con un grupo de reacción inmediata, otro, fuertemente armado... y sin miedo.

Los panistas, desde que el 'marketing político' dicen que es, están convencidos de que los mensajes de las campañas electorales han de ir al corazón, no al cerebro —¿Para qué un documental sobre los derechos y las libertades civiles, si podemos ponerles una película de Pedro Infante?-, y actúan en consecuencia. Escuche dos minutos a 'Ale' o Lorena con atención, y verá.

Pero si eso hacen y dicen en la horneada oficialista en turno en Guanajuato, la sedicente oposición, al menos la de Morena, está igual... o peor.

En León, el ex Profeco Ricardo Sheffield, abanderado del movimiento de AMLO, ofrece un omelet harto sospechoso que lleva ingredientes como las asambleas y los policías de barrio y una 'policía científica' y un C5i, en su compromiso de 'cambiar el modelo de seguridad en la ciudad'. Qué bien.

Luego de que Morena y el IEEG organizaron una verdadera pachanga para resolver las candidaturas guinda en los municipios de Guanajuato, en Irapuato, José Aguirre se queja de que las policías municipales sólo han ido a 'los temas fuertes' —es bueno saberlo-, pero que ahora sí se preocuparán por la integridad y el bienestar de las familias, de los niños, que ya presentará un programa específico que irá 'muy ligado' al gobierno federal.

En Salamanca, con la marca del clan, César Prieto arremete primero contra su ex compañera de partido, alcaldesa con licencia y ahora contrincante por el PT, Beatriz Hernández. Va a rifar —no es broma- la camioneta blindada que utilizaba ella, porque 'es insultante' —y si fuera un avión, también-, en fin, que a través de un plan estratégico para 'la recuperación del tejido social', regresará la seguridad a los salmantinos.

En Celaya, desde su arranque de campaña en Rincón de Tamayo, nadie sabe mucho de Carmen Castrejón Mata, la candidata morenista. A ver si pronto.

Así que tan malos los pintos, como los azules y los coloraos...

Mientras los candidatos transitan su temporada trianual de bronceado al sol, el Instituto Electoral del Estado de Guanajuato (IEEG) afina los debates que no lo serán, como jamás lo han sido.

Por favor no se ría, pero en encuentros que no les llevarán más de dos horas, los aspirantes a ocupar las sillas en las cabeceras de las mesas de los ayuntamientos —de diez a doce postulantes en algunos municipios- presentarán al respetable, en tandas de dos minutos, sus propuestas en desarrollo social, cultura y recreación, política y gobierno, seguridad y justicia, salud, derechos de comunidades, pueblos y personas indígenas, paridad de género e igualdad de oportunidades, salud, educación, economía y empleo, desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas, y para erradicar la discriminación a grupos vulnerables... ¡14 temas!

Eso, señores, es una vacilada.


 

(A) La Jaula

El Tribunal Electoral.

Náufrago en esa sopa, el presidente del Tribunal Electoral del Estado de Guanajuato, TEEG, Gerardo Arzola, habrá de explicar cómo es que se permitió promover y votar —a favor, 'of course'-, la integración de tres familiares suyos en la planilla de Morena al Ayuntamiento de la ciudad de Guanajuato, que había vetado el IEEG. El magistrado Arzola fue nada menos que el ponente de la resolución que la hizo posible. Su señoría, al no excusarse, violentó el artículo 159 de la Ley de Instituciones y Procesos Electorales para el Estado de Guanajuato, que le impide conocer de asuntos en lo que tenga parentesco con los involucrados 'en línea recta sin limitación de grado, en la colateral por consanguinidad hasta el cuarto grado'. ¿Pero eso a quién importa, caray?

Correspondencia: [email protected]
Twitter: TigresDepape