miércoles. 29.05.2024
El Tiempo

Tigres de Papel • ¿Qué hacemos con la Gálvez? • Francisco Javier Mares

“La olla está a punto de reventar…”
Tigres de Papel • ¿Qué hacemos con la Gálvez? • Francisco Javier Mares

Apenas 18 días duró el juramento de continuar los programas sociales del presidente Amlo, que ‘con tinta sangre del corazón’ –cantaría, Julio Jaramillo-, Xóchitl Gálvez firmó en Guanajuato...

Al día 19, en la Ciudad de México, amagó a los capitanes de la Coparmex: ¿‘Me apoyan o educación para el trabajo o la asistencia de por vida’?

El banderillazo que el diario ¡Reforma! acomodó esta semana en el lomo de su candidatura, con una encuesta en la que pierde por ¡24 puntos! contra Sheinbaum, tiene a la Gálvez viviendo días amargos.

Bueno, eso como quiera, aunque, Xóchitl, a cada paso, parece más una carga para el proyecto de Acción Nacional en Guanajuato.

Xóchitl Gálvez Ruiz, Senadora panista con licencia, saltó a la esfera pública con aquella primera vacilada del presidente, Vicente Fox, la de los ‘headhunters’ que armarían su gabinete. Los ‘caza talentos’ la pusieron a cargo de laOficina para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. En 2010 fue la candidata perdedora del PAN y el PRD a la gubernatura de Hidalgo; en 2015 se hizo jefa delegacional de la Miguel Hidalgo, y enseguida, senadora panista por la vía plurinominal.

Ocho años antes de su debut como funcionaria, en 1992, fundó ‘High Tech Services’, empresa de diseño de edificios y áreas inteligentes -estudió Ingeniería en Computación en la UNAM. El propio AMLO la acusó de entregar mil millones de pesos en contratos a su propia empresa, mientras fungía como delegada de la Miguel Hidalgo.

En alguna ‘mañanera’ la señaló de pretender eliminar los programas sociales. Ella exigió su ‘derecho de réplica’ en Palacio Nacional, pero nunca le abrieron las puertas -sus propagandistas difundieron que ese ‘momentum’ la hizo candidata presidencial. En realidad el propio AMLO la había ‘destapado’ ya, y ellos sólo confirmaron su dicho.

Xóchitl Gálvez y su entorno son un estuche de antimonerías. Su hermana Jaqueline Malinali está presa desde 2012, acusada de secuestro. Ella misma, suele ostentar su presunto origen indígena -y que habla la lengua ñähñu-, aunque desdeña impulsar la educación en esas comunidades. “Si los indígenas quieren vivir como están, ¿por qué les vas a llevar educación?”-, soltó como jefa de la oficina que los representaba.

Acusa a ‘los pobres’ de no tener siquiera ideas propias -“ellos nomás van a tratar de seguir atacándome, porque los pobres no tienen pensamiento propio, eso es su problema. Yo ni hablo de ellos en mis eventos, yo ni les dedico un minuto”, dijo a Azucena Uresti. 

El territorio nacional mismo es un conflicto para Gálvez. En el sureste no trabajarían ocho horas diarias, compartió en agosto de 2023, en un foro del Frente Amplio. En Tabasco, del ‘pejelagarto’, platillo tradicional, dijo que –“está duro y espinoso, le falta sabor. Señorita, tráigame mayonesa o salsa Valentina para darle sabor”. Xóchitl pasó por Tijuana y fue a Quintana Roo. Allí reflexionó: “Tijuana no es nada bonito como Cancún eh, la verdad, pero se está volviendo un destino turístico por su gastronomía, por la ruta del vino en Mexicali”.

Nominada por el FAM, encendidas las primeras alertas, en el Monumento a la Revolución, so pretexto de su último informe como senadora y frente a sus prosélitos, Xóchitl refería su propia superación personal…, y se le apagó el telepromter -“ya se me fue el discurso”, balbuceó. Fracasó en la improvisación y acusó luego que aquello fue un complot, que alguien ‘corto el cable…’

De allí pa’l real, imparable.

En gira por Chiapas, vomitó contra los priistas, en pleno discurso -“Hay muy malos priistas con los que yo no trabajaría como Bartlett, o como ‘Alito’, o como ahora el ex gobernador de Hidalgo, Fayad… son una bola de oportunistas que están en un momento y brincan para otro” –ups, un par de segundos después, aseguró su profundo respeto por ‘Alito’ y se confesó complacida de trabajar con el PRI.

Conforme avanzan las semanas, los jefes del PAN, PRI y PRD abandonan a la Gálvez. Se ocupan de lo suyo. Se apropian los puestos de elección popular en el Congreso de la Unión, estados y municipios. Hay prioridades. Xóchitl, se queja de no tener dinero, y encuentra ahí la razón de sus derrotas en las encuestas. Acusa que le regatean los spots, así que ahora organiza una cooperacha ciudadana –al viejo modo de los ‘Amigos de Fox’.

Caras y gestos

El primero de marzo, en el arranque de la campaña, acá en Irapuato, la candidata presidencial de ‘Fuerza y Corazón por México’ firmó con sangre su compromiso de continuar los programas sociales de AMLO, y que la pensión universal para los adultos mayores sea a partir de los 60 años de edad. Gálvez pidió un notario que diera fe de su huella sanguinolenta en el documento obligado.

Pero apenas este martes 19, por la mañana, en el foro ‘Diálogos por la democracia’, organizado por la Coparmex, llamó a los empresarios a hacer campaña durante dos meses ‘para convencer a los trabajadores de que voten por mí’, y no ser timoratos: “Sepárense dos meses y medio de sus empresas y pónganse a hacer campaña, convenzan a sus empleados, no hay mañana. O autoritarismo o democracia, educación para el trabajo o la asistencia de por vida…”. Habrá que buscar al notario.

La olla está a punto de reventar. Según la encuesta de Reforma, Claudia Sheinbaum registró en marzo el 58 por ciento de las preferencias; Gálvez, un 34 por ciento: 24 puntos porcentuales de diferencia -Sheinbaum tuvo el 64 por ciento de muy buena o buena opinión; Xóchitl sumó 38 por ciento.

¿Se puede peor? Claro que sí. El presidente Andrés Manuel López Obrador tuvo una aprobación del 73 por ciento, su nivel más alto desde marzo de 2019. Un salto de once puntos. Gálvez, en Radio Fórmula, se quejó así: “Estoy en una elección de Estado, Claudia tiene a todo el Estado, al presidente, a los gobernadores, a los servidores de la nación, a los empresarios...”

Todo esto cansa. Esta semana, en pleno mitin de Xóchitl en Ciudad de México, ‘Roberto’, su jefe de logística, empuja a ‘Jair’, jefe de logística de Alejandro Moreno. En respuesta ‘Jair’ le suelta tremendo cabezazo sobre su ojo derecho…. 

Los chicles quedarán pegados a la mesa de la anécdota, una vez confirmado el desastre de una candidatura que nació muerta. Xóchitl se ha permitido ese feo gesto tres veces; la primera, nada menos que en su registro ante el INE como ¡candidata presidencial!

El Movimiento de Regeneración Nacional no tendría mayor problema en hacerse de nuevo de la presidencia de la República. Claudia Sheinbaum ganaría incluso el único estado que AMLO perdió. Lo otro es la gubernatura que busca la panista Libia García, y que amenaza Morena (‘clan Sheffield’ en Guanajuato). Sobre sus aspiraciones, el desempeño de Xóchitl Gálvez se perfila como un auténtico ‘peligro para Guanajuato’…

(A)La Jaula

Que luego vemos

¿Ya clausuraron el ‘Chabola Bar’ en León? Les van a preguntar en las campañas…

Correspondencia: [email protected]

‘X?: TigresDePapel