lunes. 27.05.2024
El Tiempo

Tigres de Papel • Van y vienen • Francisco Javier Mares

“Hoy, la alcaldesa de León es una gota en la cascada…”
Tigres de Papel • Van y vienen • Francisco Javier Mares

Alejandra se va… y amaga regresar por más.

Su secretario del ayuntamiento es ya el cuarto jefe del cabildo, interino o sustituto, en el capítulo panista que comenzó el uno de enero de 1989. En la noche larga del priismo, los relevos imprevistos asistían pérdidas irreparables, ajustes de cuentas o desbarajustes plenos. Hoy, la alcaldesa de León es una gota en la cascada de ‘representantes populares’ que alargan su estadía en las nóminas del poder. Ahora es democrático.

La circunstancia es algarabía. Casa llena, retraso obligado. El salón es insuficiente. Los titulares del gabinete convocado se apretujan al fondo. Alumnos de una de las prepas militarizadas son los invitados de ocasión. Un cuarto de hora tarde, Alejandra Gutiérrez, en pantalón y blusa en blanco y negro, abre la sesión. Están todos, salvo Erika Rocha, regidora de Morena. Avisó con tiempo. Los escribanos, dispusieron una orden del día con catorce puntos. Clara la convocatoria, únicamente dos importan: X. Solicitud de licencia de la presidenta municipal. XII. Propuesta de designación del presidente municipal interino. XIII. Lo demás es lo de menos. Rinde protesta la regidora Lizbeth Árciga. Sustituye a Jared González. Aprueban el plan de previsión social en apoyo a las familias de los policías municipales muertos en servicio. 45 millones de pesos en becas a sus hijos. Una larga discusión hasta definir a los merecedores de calentadores solares bajo sospecha. 30 millones, compran 5 mil 560 de esos artefactos. La grilla de la feria despierta a la concurrencia. El síndico José Arturo Sánchez Castellanos deja el consejo por diferencias con el presidente del club, David Novoa Toscano. “Yo lo solicité porque no estoy de acuerdo en la postura de los consejeros, en la postura del presidente en que los privilegios se justifican, eso desvirtúa la participación ciudadana.” Se regalan entre ellos boletos VIP de los jolgorios que se organizan para disfrute del pópulo. “Privilegios que se autorizaron a escondidas”. Así no. Bandera irrefutable que enarboló Carlos Medina para arrasar en el año 1988 del siglo pasado, esa participación ciudadana derivó en juego de tronos.

Ya se fue hora y media desde el inicio anunciado. Por fin encuentran el ‘Punto Diez’. “Solicitud de licencia de la C. Maestra Alejandra Gutiérrez Campos para separarse del cargo de Presidenta Municipal”. El respetable guarda silencio y atiende. Alejandra agradece al cabildo y al gabinete su labor. “Nos estaremos viendo próximamente en junio, porque el trabajo no para”. El regidor Antonio Cabrera, de Morena, reprocha. En campaña no dijo que endeudaría al Municipio. El hospital de mascotas es un capricho personal. La estrategia de seguridad es ineficiente. La movilidad es de un avance nulo. Crecen la desigualdad y la pobreza. No va a ser un día de campo. El pueblo no es de memoria corta. De todos modos, que le vaya bien. Que no será un día de campo. O sí. El berrinche de doña Claudia Sheinbaum allanó la senda a Alejandra. La reta, pura chiquillada. Del PVEM, Gerardo Fernández González. De Movimiento Ciudadano, MC, Juan Pablo Delgado; y del ‘Clan Sheffield’, que durante esta temporada todavía viste de guinda… Vanessa Montes de Oca. Sexto contra tercero. Algo así. La solicitud de licencia se aprueba por unanimidad. Hay aplausos. Aplica de las 17:00 horas del 22 de marzo al 16 de junio próximo. Bufé de recalentado de la jornada electoral. El secretario del ayuntamiento, Jorge Daniel Jiménez Lona, pasa a ser el alcalde interino. Rendiría protesta a la tarde siguiente, en sesión extraordinaria. Las veinticuatro horas le vieron con una sonrisa de emoji. Pero esto se está haciendo costumbre. 

En las décadas recientes, tras el despojo al doctor Juan Manuel López Sanabria, blanquiazul, el priismo gobernante impuso a León al empresario Roberto Plascencia Saldaña (1977-1979) al frente de lo que dieron en llamar la Junta de Administración Civil, la JAC. Don Antonio Torres Gómez (1984-1985) sustituyó al finado, Rodolfo ‘Fito’ Padilla (1982-1984). Arturo Villegas Torres (1987-1988) salió al quite del desgarriate que se traía Antonio Hernández Ornelas (1986-1987). Carlos Medina Plasencia (1989-1991) aceptó la gubernatura que el presidente priista Carlos Salinas de Gortari regaló al panismo, y dejó al abogado Facundo Castro (1991) a cerrar el trienio. Concluyeron sus mandatos: Eliseo Martínez Pérez (1992-1994), Luis. M. Quirós Echegaray (1995-1997), Jorge Carlos Obregón Serrano (1998-2000), Luis Ernesto Ayala Torres (2000-2003), Ricardo Alaniz Posada (2003-2006), Vicente Guerrero Reynoso (2006-2009) y hasta Ricardo Sheffield Padilla (2009-2012), aunque entregó el mando de la ciudad al bando contrario. La priista María Bárbara Botello Santibáñez (2012-2015) trajo el desorden de nuevo. Abandonó el barco para ir como diputada federal. Dejó en calidad de sustituto al médico Octavio Villasana Delfín (2015). Con un altar de culto al ego, el PAN recuperó la casa en 2015. Héctor Germán René (2015-2018) encargó el negocio a su jefe político, Luis Ernesto Ayala Torres (2018), antes de caer de nuevo sobre los leoneses para un segundo trienio. La democracia en aplauso a la reelección de Héctor Germán René (2018-2021). Entonces llegó Alejandra Gutiérrez Campos (2021-2024), y corre tras el eufemismo de la ‘elección continua’. Jiménez Lona es alcalde interino (2024).

Todos los nombres

La palabrería reeleccionista paseó por el país. Denise Dresser, todavía enmascarada como investigadora académica, llegó a León. Loas a la ‘buena nueva’. El electorado premiará el buen desempeño. Con su voto en contra, castigará a los malos gobernantes. La reelección sería la piedra filosofal que trastocara la desdicha en felicidad, a un pueblo agobiado por gobiernos de políticas clientelares, partidos políticos podridos, que cooptan el voto con tinacos o… calentadores solares, y caciques trasnochados en desvaríos de poder hereditario. De este tamaño son las bondades de la reelección: en el estado de Guanajuato, 30 de sus 46 presidentes municipales creen merecer un segundo turno. En el corredor industrial, el PAN detenta los municipios de San Francisco del Rincón, León, Irapuato, Celaya y Apaseo el Alto. En ese orden, Antonio Marún, Alejandra Gutiérrez, Lorena Alfaro, Francisco Javier Mendoza y Guadalupe Mendoza, van de nuevo tras el cofre al pie del arcoíris. En esa ruta hay dos morenistas: Carlos Villaseñor, en Silao, y César Prieto, en Salamanca. También van. Laura Villalpando es verde y tiene Huanímaro. Quiere. En Moroleón, Alma Denisse Sánchez Barragán, de MC, también. Los priistas de Abasolo, Cuerámaro, Ocampo, Tarimoro y Uriangato, igual. Aquí no importan colores, extensiones ni latitudes. Todos son de excelencia. Tierra Blanca, Santiago Maravatío, Comonfort, Jaral del Progreso, Pueblo Nuevo y más, viven bajo esa amenaza.

En León, a Alejandra Gutiérrez, contrario a la hoguera de las vanidades que recuperó para el PAN la alcaldía tras el vendaval de Bárbara –historia que terminó como aquí se anticipó a los odiadores del sentido común-, la acompaña una planilla muy desmejoradita y venida a menos. La conseja ‘Si es erario, sea federal estatal o municipal’ trae a Román Cifuentes Negrete, de regreso de la cámara baja del Congreso de la Unión a la primera sindicatura. En la segunda, Ma. Esther Santos de Anda. Ok. Entusiasta hasta en el cabildo, Hildeberto Moreno salta como primer regidor, y tras él, en ese orden: María Valeria Aurelio; Luis Gerardo González; Luz Graciela Rodríguez; J. Ramón Hernández; Luz Karen Irazú Anguiano; Javier González. Y en el ocho, con el mínimo de las posibilidades y todas las veladoras encendidas, Rebeca González Pasini. El resto, ni al caso. Con sus hermanos mayores, aspirantes a diputados locales, federales, ¡senadores! y ni se diga, gobernadora, el uno de abril saldrán a la calle a pedir el voto a una ciudadanía de la que no merecen sino desdén. 

La Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2023, ENCIG, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el INEGI, hurgó esta semana en la profunda desconfianza de la población hacia las figuras y las instituciones públicas.

Las instituciones de las que más desconfían los mexicanos son, acertó, ¡los partidos políticos! Apenas 30% de los encuestados manifestaron confiar en algo de lo que dicen desde esos feudos. Apenas tres de cada diez les creen –y muy probablemente sean sus militantes-. Mismo porcentaje de (des) prestigio comparten los partidos políticos con los diputados y senadores.

Un peldaño arriba, en un empate inesperado, se encuentran los policías, a los que sólo 40% de la población les tiene confianza, idéntico porcentaje cree… en los jueces y los magistrados…

Suerte, pues, a estos buscadores de empleo.

(A)La Jaula

Más atole

En esa misma sesión, a propósito de la golpiza que ‘cadeneros’ propinaron a un joven, allá en los ‘asuntos generales’, nomás por no dejar, la síndica Leticia Villegas suelta un rollo de nada en el que refiere a las empresas de seguridad privada. Ni una sola mención al ‘Chabola Bar’, que ya anuncia un cierre unilateral. “Para asegurar un retorno a nuestras operaciones con máxima garantía de seguridad, estamos en un proceso exhaustivo de selección de una empresa que cumpla con las expectativas de nuestro establecimiento. Regresaremos después de esta pausa con la determinación de mejorar”. Ajá. Así regresaron después del muertito en 2019 –el ‘Chabola Bar’ se apega a la máxima aquella, de: ‘Diez segundos antes de que me clausures, cierro’. ¿Y la Autoridad? En las moras…

Correspondencia: tigresdepapel001qgmail.com