Renovando el armario pa’ distinguirte bien

"Pues empezaron los cambios en el ICL: Antonio Alvear en la dirección académica y Katia Nilo en la dirección de desarrollo en la artes"

Renovando el armario pa’ distinguirte bien

Pues empezaron los cambios en el ICL: Antonio Alvear en la dirección académica y Katia Nilo en la dirección de desarrollo en la artes.

Platicando con diversas personas que trabajan en proyectos culturales tienen alguna idea de cómo serán las cosas. Por ejemplo, Alvear está al 50% de aceptación: hay quien cree que será muy bueno su trabajo y quien supone que aquello será un desastre. Lo que es extraño, o lo quieren y respetan con entereza o se le denosta con la misma fuerza. El caso Nilo es distinto.

A Katia Nilo se le asocia con un grupo específico, algo como un VIP social con una postura sobre el arte restringida a lo que consume dicho grupo. Varias personas consideran que apoyará muchos proyectos de su marido. Gente con la que ha trabajado no la ven con buenos ojos; sin embargo, sus exjefes la consideran una persona proactiva, casi en demasía: suele transformarse en una imagen pública más que un elemento operativo. También se le ve como una repetidora del pensamiento y gusto dictado por gente como Mario Méndez (ex director del ICL), que no sabe colocar ese gusto a escalas sociales más bajas, pero suele apropiarse de aquellos esos gustos kitsch y darles una envoltura pop en estratos sociales altos (lo contrario de aquello que habló el presidente municipal el día de toma de protesta al nuevo consejo). También se escucha que piensa defender a Alejandra Sánchez, la directora del museo de las identidades leonesas.

Si bien habría que esperar a que sus proyectos progresen y podamos juzgarlos, esos movimientos han hecho que otras cosas estallen y se desborden.

Al nuevo director general, Carlos María Flores, ya le están dando el tratamiento regio que el Partido Verde le ofreció a José Luis García Galeano: periodicazos y motines falseados. Advertidos estaban que dejar a Carlos Zaragoza era un peligro. La cara visible del problema es José Luis Santelises. Quien es maestro de escultura de la escuela de artes plásticas, también se autopropuso para consejero y después para director general (apoyado por el Partido Verde). Este personaje, junto con una exalumna de la ESAP (esposa de un funcionario del PVEM), juntaron firmas para algo distinto: que el espacio no era el adecuado para la escuela y las usaron para decir que la coordinadora de dicha escuela es de baja calidad, que se contrata a los amigos y lo que haga falta. También hay firmas falsas, de gente que dice no haber firmado dicha carta y se puede comprobar con la rúbrica de su credencial de elector. Dicho maestro tiene fama de maltrato a alumnos y hasta a la modelo para trabajar el desnudo. “Marce”, la exalumna, es la misma que organizó la manifestación afuera de la presidencia en la época de García Galeano y el pretexto para ello es muy similar: que las instalaciones no eran las adecuadas y que no se realizara el MIL.

El grupo está proponiendo que se cambie a la coordinadora por alguien que ellos puedan manejar a su antojo. Y a la organización de todo este tinglado se le nota la mano de Carlos Zaragoza. No lo pusieron como hombre visible, pero toda la información que manejan es con la que trabaja Zaragoza. Quien por cierto, ya no lo dejan tener injerencia dentro del ICL. Tampoco puede hacer lo de antes: ser un aviador bien pagado. Supongo que eso debe molestar.

Con este pequeño problema podremos ver si Carlos María tiene las suficientes agallas para manejar las situaciones políticas. Pues si se deja tratar como le sucedió a García Galeano, se pensará que se puede meter la mano por abajo y hacerlo hablar cual guiñol. Lo que mermará cualquier decisión que tome.

Esperemos los siguientes cambios y la fuerza que ellos tengan.