sábado. 20.04.2024
El Tiempo

Mujeres y Arte • Celia Calderón, grabadora mexicana • Mónica Muñoz Carmona

“…dejó un maravilloso legado plástico y contribuyó como formadora de artistas…”
Celia Calderón de la Barca - Foto INBAL
Celia Calderón de la Barca - Foto INBAL
Mujeres y Arte • Celia Calderón, grabadora mexicana • Mónica Muñoz Carmona


 

Lo que me llamó la atención, lo que me hizo ingresar, fue la finalidad del Taller de la Gráfica Popular, que consiste en unir el arte al vivir del pueblo. Además, un artista no debe estar produciendo solo; yo lo hice y comprendí que estaba mal.
Celia Calderón


 

Celia Calderón de la Barca nos dejó un maravilloso legado plástico y contribuyó como formadora de artistas. Su talento con el grabado la hizo ser parte de la Sociedad Mexicana de Grabadores en 1947, y dos años más tarde fue miembro fundador del Salón de la Plástica Mexicana. En su obra siempre tomó en cuenta personajes populares y héroes nacionales. En su época fue reconocida en el ámbito artístico, aunque tras su fallecimiento cayó en el olvido.

Biografía

Celia Calderón de la Barca Olvera nació el 10 de febrero de 1921 en la ciudad de Guanajuato. En 1942 asistió a la Escuela Nacional de Artes Plásticas y al taller de Francisco Díaz de León, para aprender grabado.​ En 1950 recibió una beca del consulado británico para finalizar sus estudios en la Slade School of Fine Art en Londres, financiada por el INBA.

Produjo importante obra en óleo y acuarela, pero es reconocida por el grabado. Participó y destacó en grupos y sociedades artísticas. Viajó y obtuvo becas que demostraron el reconocimiento recibido por sus contemporáneos. Sin embargo, es interesante reflexionar sobre la época la que vivió Celia. Ella representó un ejemplo de aquellas mujeres que rompieron paradigmas en la sociedad, al vivir del arte y no casarse. Recordemos que hasta 1953 se logra que las mujeres podamos votar en México. Las mujeres y feministas de ese periodo denunciaron que, a pesar de la igualdad jurídica, en lo que respectaba a derechos políticos se seguía viviendo una flagrante discriminación en los ámbitos cultural (en el sentido antropológico del término) y social. Celia, como figura femenina abandonó el papel tradicional de permanecer en el interior de la casa, para emprender la ocupación de otros espacios, como el laboral.

La docencia fue una parte sustancial de la actividad artística de Celia Calderón. En 1946 ingresó como profesora a la Academia de San Carlos con tan sólo veinticinco años. Allí impartió las materias de dibujo, pintura y grabado. En 1947 fue miembro fundador de la Sociedad Mexicana de Grabadores.También fue profesora de varias generaciones de artistas en la Sociedad para el Impulso de las Artes Plásticas y en la Escuela de Artes Plásticas de la UNAM. Sus alumnos coinciden en señalar la extraordinaria calidad de Calderón como maestra, el alto nivel de exigencia y lo riguroso de sus enseñanzas.

Su primera exposición y el TGP

En 1951 tuvo lugar la primera exposición individual de Celia Calderón; eso fue importante porque a partir de ahí su obra recorrió varios recintos en forma individual y colectiva, tanto en México como en Estados Unidos, Canadá, América del Sur y Europa. Ganó el premio del Salón de Invierno que otorga el Salón de la Plástica Mexicana en 1955. En 1957 recibió una invitación del gobierno de la antigua Unión Soviética para viajar por China y estudiar en el Centro de Artistas de Pekín, donde exhibió sus obras. Esto fue algo inusual, y permitió a Celia exponer en el Centro de Artistas de Pekín, donde conoció los talleres de varios artistas chinos prominentes, con quienes trabajó intensamente.

Durante 1963 Celia Calderón adquirió mayor liderazgo, pues junto con Elizabet Catlett y Mercedes Quevedo formó la directiva del Taller de Gráfica Popular. Es interesante mencionar la importancia del Taller de Gráfica Popular como un colectivo de grabadores, fundado en México en 1937 por los artistas Leopoldo Méndez, Pablo O'Higgins, y Luis Arenal Bastar. La primera preocupación del colectivo fue utilizar el arte para fomentar sus causas sociales revolucionarias. Así, el taller se volvió una base de actividad política y desempeño artístico. Además de sus miembros mexicanos, atrajo muchos artistas extranjeros a colaborar. Durante su apogeo, el taller se especializó en grabados en linóleo y en madera. Se producción abarcó carteles, panfletos, banderas y ediciones de portafolio. Su arte apoyaba causas como el antimilitarismo, la unión obrera y la oposición al fascismo. En el Taller Celia Calderón aprendió mucho, tanto de las grandes personalidades que allí conoció, como de la importancia del trabajo colectivo y sobre todo, ligado con las causas populares de forma profunda y verdadera.

El Salón de la Plástica Mexicana es una institución dedicada a la promoción del arte contemporáneo mexicano. Se estableció en 1949 como una galería de ventas libres. Cuenta con aproximadamente 400 artistas miembros reconocidos y realiza múltiples exposiciones cada año. Funciona de forma autónoma, aunque también es parte del Instituto Nacional de Bellas Artes. Celia Calderón fue miembro fundador de esta institución, y en 1955 ganaría y se le otorgaría el Premio de Invierno.

Trabajó con óleo, acuarela, xilografía, litografía, y linóleo. A través del color y con un estilo nacionalista, Celia narraba la vida indígena y el mestizaje que nos otorgó una identidad cultural. Celia se suicidó el 9 de octubre de 1969, pegándose un tiro en la cabeza, en la Academia de San Carlos.

Reflexiones finales

Aunque algunas obras de Calderón se encuentran custodiadas en colecciones de arte mexicano destacadas, principalmente en el Museo Nacional de la Estampa y en la colección Andrés Blaisten, y ocasionalmente son exhibidas en exposiciones colectivas, la obra de la artista no ha sido objeto ni de nuevas exposiciones individuales, ni de estudios especializados, con excepción de algunos textos breves.

Celia Calderón manifestó un marcado interés por los retratos de mujeres, tanto anónimas como históricas. Su iconografía habla de la sororidad, esa solidaridad entre mujeres, especialmente ante situaciones de discriminación e ideología machista. Celia representó la posibilidad de las mujeres al unirnos con otras mujeres, para así resistir muchas de las opresiones comúnmente impuestas de diversas formas, comenzando por la de la normalización del mandato patriarcal de la sociedad. Las temáticas de las artistas mujeres del TGP solían coincidir con sus reivindicaciones en torno a la maternidad, la felicidad de la infancia, y la defensa de la juventud, manteniendo el patrón de domesticidad que supuestamente correspondía al ámbito femenino.

El tema de este artículo también nos hace reflexionar sobre el suicidio que de acuerdo con el INEGI, a nivel internacional se asume que el suicidio es altamente prevenible, pues la decisión de quitarse la vida es resultado de un proceso que va desde la ideación, lo cual escala a preocupaciones autodestructivas, la planificación del acto letal, y finalmente el intento o consumación. El suicidio es uno de los grandes problemas de salud pública en México, asociado a la agenda de la salud mental.

Celia Calderón, aportó una vida talentosa, dinámica, y vivió grandes oportunidades gozando del reconocimiento. Tuvo el arte como terapia y propósito, hasta que no pudo más.