Buscar
03:15h. Viernes, 19 de Octubre de 2018

Celebra el Centro de Investigación en Matemáticas 35 años de su fundación

Busca el CIMAT ser más influyente en Iberoamérica

Guanajuato, Gto. A 35 años de su fundación, el Centro de Investigación en Matemáticas, A.C. (CIMAT), tiene el potencial para aspirar a que en pocos años sea un centro de matemáticas con mayor influencia en Iberoamérica. Así lo expresó José Antonio de la Peña, director del CIMAT, al presidir la ceremonia por el 35 aniversario de ese centro de investigación. 

La ceremonia se realizó al mediodía de ayer con la presencia de Jorge Hernández Vázquez, director adjunto de Centros de Investigación del CONACYT; en representación de Enrique Cabrero Mendoza, director de CONACYT; Antonio Vega Corona, director general del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Guanajuato, en representación del gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez; y José Manuel Cabrera Sixto, rector general de la Universidad de Guanajuato.

En su discurso, José Antonio de la Peña recordó que el CIMAT juega un papel especial en la historia reciente de las matemáticas de México. “No solo es uno de los centros matemáticos más importantes del país, tanto en tamaño como en calidad de las matemáticas que produce, sino que también lo es en el ámbito latinoamericano. Es el único centro de matemáticas en el país que mantiene actividad en los 3 frentes de la investigación académica científica, la formación de estudiantes de alto nivel y la vinculación con el sector empresarial”.

De la Peña dijo que el CIMAT es un centro con grandes fortalezas, en pleno desarrollo institucional y potencialidades mayores para tener un impacto profundo en las matemáticas de México. 

“La actividad actual del CIMAT se extiende y profundiza –abundó-. Todos sus posgrados de investigación son considerados de excelencia internacional. Ha ganado el concurso de fondos mixtos en siete estados del país, obtuvo más cátedras Conacyt que ninguna otra institución del país. 

“Pero no es con una visión autocomplaciente que el CIMAT alcanzará su verdadero potencial. El CIMAT debe mejorar su eficiencia e impacto en todos los aspectos de su quehacer: investigación, formación de recursos humanos y vinculación. Como consecuencia, el CIMAT debe aspirar a ser en pocos años uno de los centros de matemáticas más influyentes en Ibeoramérica”.

Explicó que para alcanzar este fin hay dos estrategias son fundamentales: “en el aspecto interno, la consolidación institucional es necesaria; crecimiento en áreas estratégicas, desarrollo de las unidades foráneas y profesionalización de algunas oficinas, son algunas de las tareas que debemos impulsar. En el aspecto externo, una mayor proyección internacional es esencial: posgrados internacionales, mayor número de estudiantes de otras latitudes y formar parte efectiva del sistema de centros de investigación de América del Norte”. 

Durante el acto, y en el espíritu de que la opinión de sus egresados es la medida de lo bien o mal que la institución ha hecho en la sociedad, tres egresados de doctorado de los programas del CIMAT hablaron de su experiencia como estudiantes y ahora como profesionales formados en el CIMAT.