Buscar
10:17h. Domingo, 22 de Octubre de 2017

Un clavado a las ciencias del mar

 El Fondo de Cultura Económica presenta libro sobre Ciencias del Mar, de su colección La Ciencia para Todos

1-HEAD_Clavado0308
1-HEAD_Clavado0308

Ciudad de México.- Los océanos y mares guardan en su interior vida, procesos y mecánicas que se necesitan entender y divulgar, pues se han visto afectados a causa de la explotación del hombre, deteriorando los ecosistemas y agotando los recursos acuáticos.

En la librería Octavio Paz del Fondo de Cultura Económica (FCE), se llevó a cabo la décima mesa temática de la colección de libros de divulgación científica titulada La Ciencia para Todos, con el tema de ciencias del mar.

En esta ocasión, el evento fue moderado por Iris Flores, jefa de información de la Agencia Informativa Conacyt, y como invitados participaron el doctor Juan Luis Cifuentes, la doctora Pilar Torres y la doctora Elva Escobar, profesionales de la ciencia que han dedicado sus carreras a investigar los misterios que encierra el vasto mundo marino mexicano.

Dentro de los 12 números que abarca la colección "El océano y sus recursos", coescrita por Juan Luis Cifuentes, Pilar Torres y Marcela Frías, se explora el interior de las aguas desde distintas perspectivas, como la de la biología, la química, la ingeniería y las matemáticas.

Actualmente esta colección ha llegado a los 433 mil ejemplares impresos, mismos que se han distribuido en toda América. Cifuentes destacó que la labor de esta serie de libros es lograr que las personas se interesen en estos temas, de forma que ayuden a la conservación del océano.

“Pienso que la especie humana tiene la obligación de conocer a los microorganismos, a los vegetales, a los animales, así como al ambiente donde vive, porque lo que se conoce, se quiere; y lo que se quiere, se cuida”.

Un valioso recurso académico

La doctora Elva Escobar reconoció la importancia de la serie "El océano y sus recursos", pues antes de la aparición del primer tomo no existía material que estuviera escrito en español, y mucho menos por alguien mexicano que conociera y pusiera ejemplos de México en sus libros, por lo que se ha convertido en una lectura obligada para aquellos alumnos interesados en las ciencias del mar.

“Había muchos libros americanos, ingleses y europeos traducidos en España que llegaban a México, pero los ejemplos eran en Francia, en el Mediterráneo, pero nada de México”, expresó la directora del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

De acuerdo con la doctora Escobar, es necesario encontrar un idioma accesible para cualquier persona, de forma que sea posible la interacción entre los científicos y la sociedad para que el conocimiento se pueda transmitir de una forma simple y las personas hagan algo por el cuidado de los mares.

Escobar se refirió a la necesidad de rejuvenecer la colección por medio de la digitalización del material, ya que los recursos electrónicos ofrecen la posibilidad de mantener la información actualizada.

Asimismo, Cifuentes declaró que para la actualización de los materiales que se han quedado rezagados a consecuencia de los cambios que se han presentado con el paso del tiempo, es necesario hablar con los autores para que ellos agreguen la nueva información.

Recalcó que en algunos casos es necesario cambiar por completo la información. Ejemplo claro es el caso de la tortuga, reptil que aparece en los libros de la colección como un recurso pesquero, pero en la actualidad, es una especie en peligro de extinción.

Actualmente el doctor Cifuentes se encuentra trabajando en un nuevo libro para la colección del FCE que trata sobre el proceso de reproducción de los animales. El libro tratará desde la reproducción de las amibas, hasta la reproducción de la especie humana, y se espera que esté listo a principios de 2018.

Ampliar la colección

En su intervención, la doctora Pilar Torres recordó que en el tiempo en que se escribieron los 12 tomos que integran la colección, los temas del cambio climático y contaminación del agua no se tocaban, ya que apenas se estaban vislumbrando.

Mencionó la necesidad de que existan nuevos libros que aborden estas problemáticas, a modo de enriquecer la colección, pues es la base con la que las nuevas generaciones de científicos se han formado y se seguirán formando en el futuro.