Es Lo Cotidiano

Charlan sobre paleografía de las Actas de la Diputación Provincial de Guanajuato

Luis Ernesto Camarillo expone la labor realizada con estos documentos de 200 años
Foto para nota del Congreso Charla sobre actas
Congreso Charla sobre actas
Charlan sobre paleografía de las Actas de la Diputación Provincial de Guanajuato


Guanajuato, Gto. Desde la biblioteca del Archivo Histórico del Congreso del Estado de Guanajuato, libros que integran documentos con 200 años de antigüedad contemplaron desde el cerro de Las Enredaderas a la ciudad y el estado que les dieron existencia.

Luis Ernesto Camarillo Ramírez, licenciado en historia y maestro en Investigación Histórica, guerrero de las batallas por la memoria de Cándido Navarro, redactor de cómo la diputación maderista guanajuatense enfrentó los embates políticos, bebió café para hablar de las Actas de la Diputación Provincial de un estado que se negó a ser integrado a San Luis Potosí y que reclamó una independencia que preludió su autonomía.

La “Charla de Café” esta vez tuvo como tema "Investigación, paleografía y divulgación: las Actas de la Diputación Provincial de Guanajuato (1822-1824)”. Fue el marco para recordar que Camarillo Ramírez realizó el trabajo de paleografiar en 2010 esos documentos que ya empezado a ser trabajados por los emblemáticos Isauro Rionda Arreguín y Alfredo Pérez Bolde.

Los libros compilan documentos en tres tomos. Gracias al trabajo paleográfico de Camarillo, ahora son actas ya “traducidas” a una tipografía legible, digitalizadas y accesibles en una computadora o un teléfono celular.

El historiador mostró los libros a un público integrado en su mayor parte por estudiantes de derecho de la Universidad Santa Fe. Explicó el proceso de lectura de una escritura que hay que abordar con la visión, sentir y espíritu de la época de su redacción. Resaltó la belleza de la escritura a mano y leyó fragmentos escritos a la manera de este castellano que ya estaba regulado por una Academia Real de la Lengua, labor menos compleja que paleografiar documentos del siglo XVI cuando no había reglas firmes de gramática.

Charló con Alberto Macías, el responsable del espacio para consulta documental y bibliográfica en el congreso de la entidad, para explicar detalles como el que los sellos de las actas eran los del reinado de Fernando VII, el último monarca de la Nueva España; explicó a un Guanajuato que debía recurrir a la norma virreinal para darse gobernabilidad, de cómo fue el proceso de elección indirecta de los diputados.

Un Guanajuato que rechazó ser potosino, un estado que mantuvo su orgullo e identidad y que conservó esas actas, que ahora resguarda su Congreso, para ser el único de los 32 del país que conserva documentos de su origen legislativo.

El de la voz solemne fue afable, ameno, sin solemnidades, apasionado y pródigo en detalles. Sus guantes de látex azul hojearon libros, tocaron hojas y leyeron textos en una charla que llama a sumergirse en el mundo de los documentos que son el pilar de la historia de Guanajuato. 

Comentarios