Es Lo Cotidiano

VAMOS A LA ÓPERA ESTE DOMINGO, EL MIÉRCOLES 13 Y SÁBADO 16

En Tosca, una suma de pasiones, virtuosismo musical y magia escénica

En Tosca, una suma de pasiones, virtuosismo musical y magia escénica

León, Gto. La mesa quedó puesta. Tosca viene con toda su carga pasional a conquistar lágrimas por los sufrientes, ira por la maldad de que son objeto, y deseos de castigar al perverso. La pulcra, armoniosa y lírica complejidad escénica de la ópera pucciniana, que abrevó del teatro shakesperiano, que tanto habrá bebido de los griegos y así hasta los orígenes, iniciará este domingo 10 su temporada de producción leonesa en el Teatro del Bicentenario, para continuar luego con otras dos fechas, el miércoles 13 y sábado 16.

El espectáculo se anuncia así: “El idilio de los amantes Floria Tosca y Mario Cavaradossi pervive en medio de la opresión y la agitación política de la Italia de Mussolini. Éstos intentan ayudar a Angelotti, preso político que se ha fugado de la prisión, pero, todos son descubiertos por el oscuro jefe de la policía, el Barón Scarpia, dando pie a un dramático desenlace. Nueva producción del Teatro del Bicentenario.”

Pero tras este sencillo párrafo informativo hay un trabajo de producción que inició hace por lo menos un año, con las primeras conversaciones formales de la producción con Violeta Dávalos, Floria Tosca, Andeka Gorrotxategi, Mario Cavaradossi y Rubén Amoretti, arropados por la Orquesta y Coro del Teatro del Bicentenario y los Coros del Valle de Señora.

Estos profesionales de la seducción, junto con Enrique Singer, director de escena que trasladó esta puesta a la misma Italia de la versión original, pero ambientada bajo la dictadura de Benito Mussolini, participaron en una charla conducida por Alonso Escalante, director del Teatro del Bicentenario.

En el que sería apenas primer día de descanso en medio de los agotadores ensayos finales, los protagonistas y el director escénico develaron así, en una sabrosa charla ante un público que también aprovechó la oportunidad para preguntar, Violeta Dávalos comentó, por ejemplo, la diferencia entre su primera interpretación de Tosca a los 19 años, y la de esta temporada con el TB: Ahora entiende al personaje mejor como mujer, su intensidad, su necesidad de vivir cada instante al máximo, dado que en lo histriónico  requiere un alto grado de madurez emotiva, al punto de ser éste el papel que mayor fuerza actoral le ha exigido en su carrera operística.

Andeka Gorrotxategi, el intérprete de Mario Cavaradossi, se declaró un “visitante asiduo” de este personaje operístico, sobre todo tomando en cuenta que Puccini es el autor que más le llega al público, y que las arias de su personaje están entre las preferidas universales.

El bajo Rubén Amoretti –aunque aquí se le exige un registro de barítono-, el Barón Scarpia de esta temporada, hizo referencia a las tres veces que ha interpretado al personaje durante el 2014, en distintas puestas de esta obra. Comentó sobre esa condición animal, violenta, que esta música exige para su papel, aunque jocosamente lo halló equilibrado para él, dado lo buena persona que es.

El director escénico Enrique Singer se refirió a ese todo que se ha hecho con Tosca en la historia de sus puestas en escena, por lo que el principal compromiso de ésta, dijo, es contar la historia lo mejor que se pueda. Habló de las tantas cosas sucedidas desde que fue escrita en los 1900, y de su transposición a la Italia de Mussolini: En cada obra que abordo, suelo preguntarme si puede estar ambientada en México. Ésta ofrecía problemas que dificultaban esa solución, así que terminé ubicándola en Europa, en días de la Segunda Guerra Mundial.

El resto de lo dicho ahí es casi secreto, para sorprender al público, así que… pongámonos operísticos y disfrutemos a Tosca en cualquiera de sus tres funciones.

Comentarios